Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

La Senda Rúnica (Partida)


624 respuestas al tema

#1 knox

knox

    Antediluvian

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4896 posts

Posteado 06 May 2016 - 12:58 PM

LA SENDA RÚNICA

 

 

 

 

JARUS ALZAREO

 

Tras correr durante unos instantes, finalmente decides parar antes de adentrarte más en la floresta, pues bien sabes que estás en terreno desconocido, es de noche, y bien podrían prepararte una emboscada de la que posiblemente no salieses con vida. Así te das la vuelta y maldiciendo vuelves a lugar donde habías montado el campamento. Una vez allí observas detenidamente los dos cadáveres tendidos junto al pequeño fuego que habías preparado antes de dormir, y descargando toda tu frustración en ellos los pateas hasta quedarte sin fuerzas.

 

Más calmado, te sientas junto a un árbol y sopesas tus opciones, claramente la idea de acampar en este lugar no fue buena, por lo que decides levantar el campamento y a pesar del cansancio acumulado, poner rumbo a Punta Arena.

 

Mientras vas recogiendo tus cosas, las observas detenidamente por si hubiera algo más que echases en falta, pero afortunadamente no es así, aunque la verdad es que lo que te han quitado no es poco.

 

Recogido tu campamento vuelves al camino y comienzas a andar con paso rápido, pero sin perder de vista los lindes del camino por si esos malnacidos decidiesen volver para terminar lo que empezaron. Afortunadamente para ti no es así. El sol hace un par de horas que ya se alza en el horizonte cuando finalmente tras una curva del camino ves ante ti la ciudad de Punta Arena. Ante la visión de la ciudad aligeras el paso, esperando poder recibir la ayuda de los guardias para así recuperar lo que te han robado. No tardas más de media hora en llegar hasta las puertas de la ciudad, las cuales franqueas bajo la atenta mirada de los guardias, quienes una vez entras en la ciudad dejan de observarte para fijar su mirada en el camino que tienen delante.

 

Ante ti se abre una pequeña ciudad de casas bajas de madera con cimientos de piedra, a excepción de algunas propiedades, las cuales sin duda pertenecen a las familias pudientes de la ciudad. Al parecer has llegado en un momento importante para el pueblo, pues a pesar de la temprana hora todo el mundo parece ajetreado preparándose para realizar algún tipo de gran festival.

 

Tras pasar toda la noche caminando lo primero que viene a tu mente es buscar un buen lugar donde descansar, por lo que preguntas al primer lugareño que pasa cerca de ti, el cual te indica que el pueblo dispone de dos posadas, El Ciervo Blanco (3) y El Dragón oxidado (37). Por último preguntas por el cuartel de la guardia (10). Tras indicarte donde puedes encontrar cada una de las posadas así como el cuartel, el lugareño se despide de ti aludiendo a que está muy atareado preparando el festival de las mariposas.

 

 

 

LAIA

Pasas toda la noche viajando en la parte trasera del carromato, no es el lugar más cómodo, pero por lo menos tienes un lugar en el que dormir a salvo a la vez que haces camino. La verdad, tuviste suerte de encontrar a este carretero con cierta prisa por llegar a Punta Arena, según te comentó antes de que te durmieras se celebra algún tipo de festival, algo de unas mariposas, al que pretende llegar para vender algo de mercancía, no lo recuerdas bien, pues apenas le prestabas atención, simplemente ponías buena cara mientras te dedicabas a pensar en tus cosas.

 

Sin darle más importancia a las palabras del hombre te acomodas como buenamente puedes y dejas a Asud pendiente por si fuese necesario que te despierte. Pero eso no fue necesario, pues la noche afortunadamente pasa tranquila.

 

A la mañana siguiente te despiertas cuando el hombre posa su mano sobre ti y te zarandea ligeramente, cosa que te sobresalta y te molesta a la vez, como se atreve a ponerte sus sucias manos encima, quizás en otro momento se lo habrías hecho pagar caro, pero pronto te das cuenta de que te encuentras en la plaza de alguna ciudad con gran cantidad de gente alrededor, supones que debe ser Punta Arena, por lo que te reprimes para no llamar la atención y forzando una sonrisa agradeces al hombre que te haya despertado.

 

Tras bajarte del carro te alejas de éste sin ni siquiera despedirte del hombre que te ha traído hasta este lugar, a la vez que echas un vistazo a lo que tienes alrededor. La ciudad en la que te encuentras está constituida por casas bajas de madera con cimientos de piedra, a excepción de algunas propiedades, las cuales sin duda pertenecen a las familias pudientes de la ciudad y una gran catedral (1) a la que se accede por la plaza en la que te encuentras. Por las calles y en la plaza en la que te encuentras ves gran cantidad de gente ajetreada, cargando con cosas de un lugar a otro, hay hombres montando lo que parece ser un escenario, y mujeres decorando las calles con guirnaldas.

 

 

 

LURRIDEM

 

Sin rumbo fijo decidiste tomar la carretera de la Costa Perdida. Has pasado por varios pueblos buscando algún tipo de trabajo para así ganar unas monedas, pero a pesar de encontrar algo que hacer en ellos, no te duraron más que unos días, así que decidiste seguir camino hacia  el siguiente pueblo, que según te dijero se llama Punta Arena.

 

Tras varios días de largas caminatas por llegas a las afueras de la ciudad, aunque no muy grande, esta parece ser algo más importante que los últimos villorrios en los que estuviste, por lo que animado en logra encontrar alguien que necesite ayuda, avanzas a paso rápido hacia la ciudad.

 

Tras cruzar la puerta de la ciudad bajo la atenta mirada de los guardias, te adentras en esta, sorprendiéndote la frenética actividad que rebosa la ciudad. Por todos lados ves gente de arriba para abajo cargando todo tipo de cosas, por lo visto algo grande se está preparando, lo que te anima aún más.

 

No tienes muy claro por donde empezar, así que decides que lo mejor es buscar una posada donde poder alojarte durante unos días, y en la que seguramente puedan informarte de puedes encontrar algún trabajo en la ciudad o los alrededores.

 

Tras parar a uno de los lugareños, preguntas por la posada de la ciudad, informándote éste que el pueblo dispone de dos posadas, El Ciervo Blanco (3) y El Dragón oxidado (37), y tras indicarte cómo puedes llegar a ellas el hombre se despide de ti alejándose por la calle.

 

 

 

MATMED

 

Hoy es un día de mucho trabajo, por eso, a pesar de haber pasado casi toda la noche trabajando, te has levantado pronto, pues mañana se celebrará el festival de las mariposas y aún tienes muchas cosas que hacer antes de que termine el día. Tras asearte y vestirte sales de tu estancia y tras adentrarte en el comedor te encuentras con Naffer, el hombre en cuya casa vives, quien ya tiene sobre la mesa preparado un suculento desayuno.

 

Te sientas a la mesa con Naffer, y tras devorar tu comida te preparas para salir, pero antes de que tengas tiempo de hacerlo Naffer te detiene poniendo su mano sobre tu hombro.

 

- ¿A dónde crees que vas muchacho?, Hoy no hace falta que trabajes. Anoche llegaste tarde, y tienes que descansar, de lo poco que queda por hacer ya me ocuparé yo. Sal afuera y disfruta del día, o si quieres echar una mano busca alguna jovenzuela a la que ayudar en sus tareas, seguro que te lo agradece mejor que yo. –dice el hombre riendo- Venga, ya me has oído. –Dice Naffer a la vez que abre la puerta y te empuja hacia el exterior de la casa, tras lo cual la cierra dejándote fuera.

 

Agradecido por que el viejo Naffer te dé el día libre, te alejas de la casa y observas el ajetreo de las calles, con la gente yendo de aquí para allá preparándose para el festival de las mariposas.

 

 

 

SANDRO VITTERI

Tras atraparte la noche buscas un lugar en el que descansar del largo camino recorrido, supones que no te queda mucho de viaje, puede que en unas horas hubieses llegado, pero prefieres no caminar de noche.

 

Tras salirte del camino y buscar un poco, localizas un pequeño claro en el que montar tu campamento. Dejas tus cosas y tras recoger unas cuantas ramas secas montas un pequeño fuego con el que calentarte e iluminarte.

 

Tras reponer fuerzas comiendo algo de tus raciones dejas que el sueño se apodere de tu cansado cuerpo. La noche pasa tranquila, y cuando te levantas, temprano, justo cuando el sol comienza a despuntar, te sientes con energías renovadas. Tras tomar un frugal desayuno recoges tus cosas y te preparas para partir, pero antes de hacerlo extiendes ante ti tu baraja del tarot por última vez antes de llegar a tu destino. Con las cartas boca abajo te preguntas por lo que te deparará el futuro en Punta Arena, y comienzas a levantar algunas de ellas, y al finalizar analizas detenidamente el resultado. Pero tras hacerlo no sabes determinar si será bueno o malo, pues las cartas se debaten entre los dos resultados. Claramente algo sucederá, y puede que no bueno, pues de lo contrario las cartas habrían sido claras.

 

A pesar de lo que has visto estás convencido de que haces lo correcto visitando ese lugar, pues las cartas antes así te lo han mostrado, razón por la que este último resultado te deja algo intrigado. De todos modos la única forma de averiguarlo es volviendo al camino, así que sin darle más vueltas te pones de nuevo en marcha.

 

Tras caminar varias horas finalmente llegas a las afueras de Punta Arena, donde tras atravesar las puertas bajo la atenta mirada de los guardias accedes al interior de la ciudad. Ante ti se abre una pequeña ciudad de casas bajas de madera con cimientos de piedra, a excepción de algunas propiedades, las cuales sin duda pertenecen a las familias pudientes de la ciudad. Al parecer has llegado en un momento importante para el pueblo, pues todo el mundo parece ajetreado preparándose para realizar algún tipo de gran festival.

 

Preguntas al primer lugareño que te encuentras y este te responde que mañana se celebrará el festival de las mariposas, confirmando de este modo que algo grande se está preparando. Por último preguntas por la catedral de la que tanto has oído hablar y la cual has venido a visitar, y tras recibir las oportunas indicaciones del hombre te pones en marcha.

 

No tienes mucho que recorrer, pues tras avanzar unos cuantos metros por la calle en la que te encuentras finalmente llegas a una amplia plaza en la que destaca la catedral (1), sin duda la impresionante catedral es el edificio más alto del pueblo, y el más nuevo al parecer.

 

 

 

SYEIRA

Siguiendo con tu viaje a lo largo de la región, avanzas por la calzada de la Costa Perdida, en dirección al último pueblo que visitaste con tu familia, es la ciudad más cercana, y un buen punto des del que iniciar tu búsqueda. Según escuchaste que contaban algunos de los tuyos la última vez que estuvieron por aquí, en la ciudad hay un erudito de la historia varisiana, además de una tienda de libros bastante interesante, por lo que quizás puedas encontrar algo de información sobre tu objetivo en este lugar.

 

El camino hasta Punta Arena es largo y la noche te sorprende antes de que puedas llegar, por lo que buscas un buen lugar donde acampar cerca del camino, y tras dejar a tu fiel compañera vigilando te sumes en un profundo sueño, en el que finalmente logras alcanzar lo que buscas, el sueño casi te parece real, y te cuesta despertarte, pues hacerlo significa alejarte de lo que más ansías.

 

Te despiertas por la mañana, nada más despuntar el sol. Mientras degustas una de tus raciones no puedes evitar pensar en el sueño de la noche anterior, quizás sea simple casualidad, o haya sido tu anhelo, pero también puede que haya sido algún tipo de señal, quien sabe, quizás te esté indicando que te encuentres en la senda correcta.

 

Finalizado tu frugal desayuno, y con energías renovadas emprendes de nuevo el camino y a las pocas horas alcanzas la ciudad de Punta Arena. Te acercas poco a poco a las murallas bajo la atenta mirada de los guardias, quienes dejan de prestarte atención una vez accedes al interior.

 

Ante ti se abre una pequeña ciudad de casas bajas de madera con cimientos de piedra, a excepción de algunas propiedades, las cuales sin duda pertenecen a las familias pudientes de la ciudad. Al parecer has llegado en un momento importante para el pueblo, pues todo el mundo parece ajetreado preparándose para realizar algún tipo de gran festival.

 

Ansiosa por localizar al erudito del que hablaban los tuyos preguntas al primer lugareño que te encuentras, quien tras pensar durante unos segundos te responde que a quien debes estar buscando es Brodert Quink. Tras indicarte donde puedes encontrarlo te alejas del hombre sin ni siquiera despedirte y avanzas a paso rápido siguiendo las indicaciones que te ha dado, hasta que llegas a un antiguo edificio (8). Te acercas a la puerta, y tras golpear esta nadie te abre, al parecer el hombre al que buscas no se encuentra en su casa.

 

Spoiler


Editado por knox, 09 May 2016 - 01:49 PM.


#2 darkho

darkho

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 409 posts

Posteado 06 May 2016 - 03:06 PM

Largo y solitario ha sido el camino que me ha traído a Punta Arena, al ir acercándome a la ciudad en mi cabeza da vueltas la ultima tirada de cartas de la mañana, me ha dejado cierta desazón en el cuerpo, mas que desazón quizás es la incertidumbre de una moneda bailando de canto.

 

-Oh Desna guía mi mano para que todo vaya bien”-musito a medida que me voy acercando al pueblo. Algo va a ocurrir y acabe siendo bueno o malo mi persona tiene que cumplir su papel.

 

A pesar de mi preocupación , no puedo evitar sonreír al ir adentrándome en el pueblo , y ver la vida y ebullición que lo recorre, este viaje ha sido solitario y para un alma errante como la mía, la gente es como el buen vino para un sediento.

Tras adentrarme mas en el pueblo parece que algo ocurre en la comunidad , hay mas ajetreo y actividad que de costumbre, así que me decido a informarme aprovechando que unos artesanos están descansando a mi lado.

-”Perdonar compadres , que ocurre para que la haya tanto trajín y si no es molestia donde queda la magnifica catedral de Punta Arena Pregunto animadamente

 

-”La festividad de las mariposas es mañana y todavía queda mucha labor por hacer forastero, la catedral queda calle abajo , no tiene perdidaMe responde uno de los artesanos.

 

-”Gracias compadre y que tu suerte brille” le digo mientras sigo avanzando y me despido, me habría gustado preguntarle mas pero la experiencia me ha enseñado que la gente suelta mas información cuando esta relajada y no ocupada.

 

Encaminadome por donde me indico el artesano , llego a una plaza donde se yergue una majestuosa catedral , el objetivo de mi viaje o por lo menos lo que creía hasta ahora, intento disfrutar de su majestuosidad pero algo rebulle sin descanso en mi cabeza , el pensamiento de que algo malo pueda ocurrir …... o no, maldita sea la claridad opaca de mi visión.

 

Bien, preocupándome no consigo nada” musito,, parándome en la plaza mientras empiezo a trazar un plan para la mañana.

1º Presentar mis respetos a mi diosa orando en la catedral y dejando un pequeño obolo (1 plata)

2º Buscar alojamiento para los próximos 3 días por lo menos.

3º Reunir mas información sobre lo que pasa por aquí , algo va a ocurrir y si he de hacer algo , necesito información.

Ya tenemos una guía, ahora a cumplirla”empiezo avanzar hacia la catedral , sin prisa pero sin pausa.

 

 

of toppic”

A menos que pase algo , mi idea es rendir respetos , preguntar por la posada mas cercana y asequible,buscar alojamiento y pasarme el resto de la mañana reuniendo información.

Si es posible tirada de reunir información


Editado por darkho, 06 May 2016 - 05:31 PM.

Como decían los romanos... Morior invictus


#3 mik

mik

    Sauron, Senor de Mordor

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 3505 posts

Posteado 06 May 2016 - 04:05 PM

Laia

 

Abro los ojos esta mañana para finalmente encontrarme con el Destino que llevo años evitando. He demorado mi llegada a Punta Arena mucho tiempo, buscando escusas para no llegar nunca. Una parada aquí para vender algunos aceites, una parada allá para ganar algunas monedas ayudando en un parto, tratando enfermos, o vendiendo alguna que otra pieza de caza menor, lo que fuera para demorar lo inevitable, para posponer tan solo un poco más lo que es irremediable.

 

Pero las voces no cesan en su empeño, me hablan de día y de noche, es un clamor a gritos, un cacareo incansable: Punta Arena, Puunta Areena, areeena, ena, ena… Así que finalmente claudique, me rendí ante ellas, y aquí estoy a punto de encontrarme con aquello que las voces ni si quiera se atreven aun a desvelarme.

 

El comerciante que me ha traído aquí apesta, es un ser insignificante, efímero, pero una herramienta útil, un desdichado del que aprovecharse. Las voces me avisaron de que podría intentar algo conmigo, y yo he visto el deseo en sus ojos, pero solo necesite de una intensa mirada para acobardarlo, ni si quiera necesite maldecirlo, una pena, hubiera disfrutado al ver el miedo en sus ojos.

 

Cuando me despierta estoy tentado de maldecirlo, de envenenarlo con palabras sibilinas que retumben en su memoria, atormentándolo con pesadillas inconcebibles que no le dejen descansar. Pero hoy es su día de suerte, las voces me hablan y tengo cosas que hacer.

 

Así que a modo de despedida le digo. Lamento tu perdida- Me regodeo unos instantes al ver el asombro y la incredulidad en sus ojos­,  para implacable continuar-  Tu primogénito morirá el próximo Otoño fruto de unas inexplicables fiebres. Sin más me doy la vuelta y me pierdo entre la multitud.

 

 Laia(Lori): -Ya falta poco, muy poco, jejeje- la risa de lori es un tormento, maniaca, cruel, que te hiere solo de oírla- Mi pequeña niña,  essstate preparada porque ya vienennn, ya esstán casssi aquí.

 

Laia(Lisa): Jijij- la risa de Lisa retumba en mi cerebro, es aguda y estridente, completamente distinta a la voz de Lori, gutural, de largas viperinas eses, y fuerte acento draconico. – Disfruta pequeña del poco tiempo que queda, porque el dolor y el sufrimiento están por llegar.

 

Trato de ignorarlas de recluirlas en algún rincón de mi mente que no me tormenten, que no me torturen. Necesito algo que hacer, ocupar mi mente, lo que sea….

Deambulo un poco por la feria, seguramente pueda sacarme algunas monedas haciendo algún brebaje crece pelo, o un elixir afrodisiaco… pero no voy a pagar a las autoridades por un puesto, así que he de encontrar una manera discreta de hacerlo.

 

Me gustaría encontrar una posada, y conseguir alojamiento, la ciudad estará abarrotada y no quiero dormir en un establo, así que eso es lo primero. Lo segundo es echar una ojeada a la ciudad, me interesa sobre todo saber si hay tienda de objetos mágicos, bibliotecas privadas o públicas en las que profundizar mis conocimientos, y alguna oportunidad para ganarme unas monedas. Si las voces se callaran aunque solo fuera un instante…. podria pensar con mas claridad.

 

 
Dunienia_peq_zpsv7lzpo36.jpg
 
Laia
PG: 9/9
CA: 14 ; Desprevenida: 14; Toque: 10
TS Fort: +2 / TS Ref: +4 / TS Vol: +2
Iniciativa +10 / Cuerpo a Cuerpo +0 /A Distancia +4(+1 arco)
 
Armas
- Arco largo dgc(1D8, x3, Perforante)
- 20 Flechas
Maldiciones
Mal de ojo (CD:16): -2(Elegir uno:CA, ataque, chequeos habilidad, Ts)8 turnos(1 TS con exito) 
Infortunio (CD:16): El objetivo tira dos veces y elige el peor resultado. 1 turno(TS niega)
 
Conjuros
Nivel 0(ilimitados; CD15): Detectar magia, orientacion divina, leer magia
Nivel 1( 1+2/día; CD16): Bola de nive, Bola de barro, curar heridas leves

Editado por mik, 06 May 2016 - 04:06 PM.


#4 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12315 posts

Posteado 06 May 2016 - 04:54 PM

Syeira Melantha

Esta no era la primera vez que Syeira visitaba la villa portuaria de Punta Arena. Aunque la hechicera nunca reconocería lugar de nacimiento alguno que no fuera la tierra de Varisia en conjunto, la Costa Perdida había sido desde siempre lugar de tránsito para la caravana en la que se había criado, y Punta Arena, junto con los diferentes asentamientos de la zona, sus lugares de paso y parada habituales. A pesar de esto, para ella continuaba siendo un lugar desconocido, un lugar extraño, y las inquisitivas miradas de los paletos locales no ayudaban a que su inquietud mejorase.

Tampoco contribuía a sentirse mejor la añoranza que sentía, pues, a diferencia de anteriores ocasiones, esta era la primera vez que se encontraba realmente sola. Aunque de carácter independiente, crecer rodeada de los suyos le había hecho dar una oportunidad a trabajar en grupo, a convivir con gente y, en cierta manera, hasta a depender de ella, y ahora no tenía a nadie alrededor. Sí, estaba así porque quería, pero estaba sola al fin y al cabo. A pesar de esto, se sentía lo suficientemente confiada como para exhudar un sentimiento de seguridad que se reflejaba en su gesto altivo y en el brillo de sus bonitos ojos.

Aunque la Festividad de las Mariposas seguro que hubiera proporcionado recursos al convoy, su enigmática familia prefería lugares menos concurridos donde pasar más o menos desapercibidos. Entre otras cosas, esa era una de las muchas diferencias que Syeira tenía con ellos: la falta de entusiasmo ante las vicisitudes. Por ejemplo, donde Syeira veía una oportunidad de salir y triunfar, ellos sólo los problemas que traerían después esos actos. Por eso habían decidido abandonar la zona antes de que todo diera comienzo, en previsión de que su estancia traería más problemas que beneficios.

Ella no lo entendía. Lo achacaba a que la inteligencia de sus familiares a veces nublaba sus mentes y sus juicios, e impedía además que siguieran sus instintos y pasiones, o quizá fuera que sus poderes les hacían ver cosas que ella aún no era capaz de percibir, pero, sea como fuere, la hechicera estaba ahí, y no tenía intención de dar marcha atrás. Estaba convencida de que el camino escogido era el correcto.

Además, otra diferencia con sus místicos parientes era que a ella las festividades locales le encantaban. Juegos, risas, y abundante comida y bebida, maridado todo ello con las diferentes costumbres de cada lugar, era algo digno de ver. Resultan ser acontecimientos únicos que para una joven de culo inquieto siempre tienen algo que ofrecer, y con un poco de suerte en esta ocasión no iba a ser diferente...


 

Y ahí estaba yo, mascando una brizna de hierba totalmente abstraída mientras miraba el pomo de la puerta de ese tal Brodert Quink sin siquiera pestañear. Ni idea de cuánto tiempo había pasado desde que la golpeé, pero parecía como si mi mirada fuera a hacer que se abriera por arte de magia. Lamentablemente, conocía a la perfección mis actuales capacidades, y esa no estaba en la lista. Seguramente fuera cosa del cansancio que arrastraba, pero hasta que no percibí un sentimiento de apatía procedente de mi diminuta compañera no volví en mí, y es entonces cuando, haciendo caso a Zar, decidí que ya había pasado suficiente tiempo frente a ese umbral; aunque confiaba en el criterio de mis parientes, odio tener que esperar, de forma que ese erudito tendría que confiar en que volvería a buscarlo. Si no, pues peor para él, que se pierde la oportunidad de conocerme.

- Qué pasa, ¿Tú no te quedas nunca atontada? -le pregunto entonces a la serpiente, mientras me alejo de la puerta en dirección al centro de la ciudad. Obviamente Zar no me responde, porque no comprende realmente mis palabras, pero el hecho de sacar su bífida lengua es suficiente como para responder de nuevo-: Si claro, ahora va a resultar que eres doña perfecta, lo que hay que oír... Pero... ¿Cómo dices? -Pregunto, extrañada, mientras me alejo de la casa, y tras un segundo, ladeando la cabeza hacia mi fiel compañera que está enroscada entre mi biceps y el hombro, finalizo-: Gracias monada, adoro tu sincerosa sinceridad; sé que en realidad sólo hay una Doña Perfecta, y soy yo... ¿Parece que no tengo abuela, verdad?

Seguí con mi soliloquio durante un poco más, hasta que llegué a un cruce y ahí me paré en seco tratando de buscar el mejor camino. Aunque había visitazo la ciudad en el pasado apenas recordaba nada de ella, de forma que todo parecía nuevo para mí. Podría buscar la dichosa tienda de libros, pero de uno que puede llamar mi atención ciento uno son un maldito bodrio, y lo cierto es que no tengo ganas de nadar entre hojas ahora mismo. Lo que en verdad sí llamó mi atención era el ajetreo local. La verdad es que no sé ni en qué día vivo, de forma que lo primero que hago es preguntar.

- Oye, tú -Le digo al primero que pillo en el cruce, tratando de llamar su atención. A ver si con un poco de suerte no se asusta por mi apariencia o por la "intimidante" Zar-, ¿Qué celebráis?

Si me responde, deambularé por la ciudad hasta toparme con el primer sitio que vea para echar algo al cuerpo; no tengo intención de preguntar, pues me creo capaz de encontrarlo por mi cuenta. Si no me responde, o veo en él cualquier gesto extraño, dejaré al pueblerino con la palabra en la boca y preguntaré al siguiente que pille. Después, buscaré una taberna donde llenar el buche.

Off: Por si alguno nos encontramos, aunque bastante simple, la indumentaria de Syeira es un tanto llamativa por su vistoso color; lleva unas polvorientas sandalias, un pantalón suelto carmesí y una camisa a juego, que se unen mediante un fajín púrpura.

 

Syeira Melantha

SyeiraPeq.jpg
PG: 8/8
CA: 13; Desprevenido: 13; Toque: 13
Iniciativa: +4
TS Fort.: +2 / TS Ref.: +3 / TS Vol.: +2
BMC: +0 / DMC: +13
 
Ataque:
+0 Bastón ((1d6/1d6 - x2 - Contundente/Contundente)
+0 Daga (1d4 - 19-20/x2 - Cortante/Perforante - 10')
+3 Ballesta ligera (1d8, 19-20/x2; Perforante - 80') [20 virotes]
Aptitudes especiales:
Tatuaje varisio: Luces danzantes (3/día) [3/3]

Conjuros:
-Nivel 0: Detectar magia, leer magia, rayo de escarcha, salpicadura de ácido, sonido fantasma (CD 14)
-Nivel 1: Escudo, manos ardientes (CD 15) [4/4]
Rojo: Evocación (+1CD, +1NL)
Púrpura: Evocación + Especialización en conjuros (+1CD, +3NL)


Dinero: 6 po 2 pp


Editado por Wyrmslayer, 06 May 2016 - 06:09 PM.


#5 Kharfax

Kharfax

    Elder

  • Miembro
  • PipPipPipPip
  • 640 posts

Posteado 06 May 2016 - 05:25 PM

Matmed se rascó la cabeza mientras observaba la puerta. Se podía escuchar como el viejo Naffer atrancaba la vieja puerta de madera. Sonrió.

Le agradaba ese anciano, con el tiempo había llegado a apreciar esa cara fea y cubierta de arrugas. Ya estaba en ese pueblo cierto tiempo, siendo la mayoría de él recuperándose del mal trago que le supuso el naufragio. Pero el tiempo que llevaba en ese pueblo el viejo Naffer lo había cuidado hasta que se repuso. Algo de pulmonía por allí, un par de costillas rotas por allá y muchas noches con fiebres y delirios. Todo eso había soportado Naffer a su lado, lo cual hizo que el viviera.

 Y ahora era su turno en devolverle algo de su amabilidad. Su cuerpo deforme le dificultaba las tareas a veces. Pero nunca se quejaba y trabajaba con afán hasta en las tareas más mundanas.

 

Matmed siempre trataba de ayudarlo, tanto en hace sonar las campanas, lo cual no le suponía ningún problema, hasta en ir en misiones simples por los alrededores para ganar unas cuentas monedas de oro, a fin de poder comprar ungüentos para cuando los achaques lo atacaban.

Matmed recordó, apenas se había recuperado el viejo Naffer mismo cayó enfermo, sin duda debido a todo el trajin al tratar de mantenerlo con vida. Por lo que fue su turno de cuidarlo. Esto había hecho entre Naffer y Matmed una sincera amistad.

Pero hoy no tenía que hacer nada de eso, nada de arreglar la casa, ayudar en el pueblo o matar a unos ladrones, o espantar a los niños que le tiraban piedras al viejo Naffer. Aparentemente tenía el día libre – Lo quiera o no - pensó mientras se seguía escuchando el ruido de la cerradura en acción, como si una tormenta se avecinara. ¿En serio Naffer?

 

Caminó hacia el centro del pueblo donde la gente a pesar de ser muy temprano realizaba los preparativos. Los gritos y las risas desde denotaban el ambiente festivo. ¿Qué es lo que pasa?

 

-       Eu – dijo Matmed a un hombre que se encontraba apoyado en la pared - ¿Qué pasa que hay tanto movimiento?

-       Es la festividad de las mariposas – dijo el hombre sin prestarle demasiada atención.

 

Era verdad, Naffer se había pasado toda la semana anterior hablando de la misma. Se levantaba hablando de esta, comía hablando de esta, y hasta Matmed lo había escuchado hablar dormido y susurrar “mariposas” de vez en cuando.

 

Se veían caras nuevas por todos lados: caras nuevas amistosas, caras nuevas hostiles y lo de todos los días: caras conocidas hostiles y caras conocidas (pocas) amigables. En el pueblo no lo veían con buenos ojos, quizás por Narffer, o quizás por él. Todavía no lo tenía decidido.

 

Por todos lados se olía comida, y sus cantidades eran suficiente como para alimentar un ejercito. Aparatos extraños llevados por más extraños personajes, bailarinas, malabaristas y gente iban y venían. Aumentando la excitación. Unos chiquillos casi lo llevan por delante al pasar jugando que mataban monstruos.

Carros y carruajes cargaban y descargaban mercancías para el festival para llevar de un punto a otro.

En mitad del jolgorio, un carruaje llamó la atención de Matmed. Un grupo de mujeres trataban de subir a un carro una enorme vasija de barro, pero no podían. En ese momento recordó las palabras del Naffer sobre que ayudara a alguna jovenzuela y la verdad no estaban de mal ver. Sobre todo la muchacha rubia. Se acercó y les dijo:

 

-          Disculpen, pero déjenme ayudarles – se acercó y trató de levantar la pesada vasija para ponerla en el carro. – ¿O es que quieren llevarlo a algún lugar cercano?

Una vez que Matmed terminó, le dijo a la más linda, cualquier cosa estaré en el ciervo blanco. Sonrió y se fue.

 

Si bien prefería ir a El Dragón Oxidado, ya que el ambiente le apetecía más, ya había caminado mucho y tendría que ir a la otra punta del pueblo y realmente no se sentía con ganas de hacerlo. Ya que era su día libre, hasta caminar le resultaba excesivo.

 

Se dirigió entonces hacia la posada, donde lo recibieron las dos estatuas de ciervos blancos que flanqueaban la entrada. Entró (agachándose un poco para no golpear su cabeza con el dintel de la puerta) y miró en su interior, ya había varias personas charlando adentro.

 

FDI: tirada de fuerza para ayudar a las mujeres y tirada de percepción para observar detalles de la posada



#6 Daerrec

Daerrec

    Lone Wolf

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 8299 posts

Posteado 06 May 2016 - 07:48 PM

Jarus Alzareo

Sin haber pegado un ojo en toda la noche y con el carácter bastante avinagrado, continuo con la marcha hasta finalmente vislumbro a la distancia Punta Arena, antiguamente una parada más en mi camino pero ahora el lugar en el que tendré que asentarme hasta resolver el "asunto". Tras otra media hora de caminata por fin arribo a las puertas de la ciudad y aunque los guardias me permiten pasar luego de examinarme de arriba abajo con su mirada, es el mal humor el que me impide continuar en paz y en silencio.

 

-Que bien que defendéis la región, apenas he tenido problemas en los caminos pero cuando decido acampar a menos de un día de aquí soy atacado por una pequeña horda de goblins ¿Acaso la guardia sois solo vosotros dos que ni siquiera podéis mantener seguros los alrededores de la ciudad? -escupo con odio pero inmediatamente recapacito y tras quitarme el sombrero y colocarlo en mi pecho continúo- Os pido disculpas si os he ofendido, caballeros, es la falta de sueño y la indignación por la emboscada quienes hablan.

 

Sin intención de meterme en más problemas, les dedico a los guardias una rápida reverencia y comienzo a alejarme a paso rápido antes de que se les ocurra la idea de meterme en la cárcel y hacerme pasar una temporada...

 

Habiendo dejado atrás a los guardias, detengo al primer lugareño con el que me cruzo pero antes de que pueda responder a todas mis preguntas este se marcha con mucha prisa argumentando que está ocupado con los preparativos del festival. Tras un breve instante de cavilación en silencio y en solitario, decido dejar para más tarde la visita al cuartel y dirigirme hacia una de las posadas para echar una cabezadita antes de que la falta de sueño me cree más ojeras y empeore aun más mi humor. Aunque la opción más lógica sería "El Ciervo Blanco" puesto que me queda de paso, decido dirigirme hacia "El Dragón oxidado", el cual se encuentra cerca del muelle. El bullicio natural del puerto, el aroma salado del mar, el sonido de las aves marinas y el chirrido de las maderas de barcos y muelles siempre me hacen recordar a mi hogar en Augustana y seguramente en esa posada podré conciliar mejor el sueño.

 

Siguiendo las indicaciones que me dio el aldeano, me dirigiré hacia "El Dragón oxidado" pero no perderé la oportunidad de detenerme ante cualquier bella lugareña con la que tenga la fortuna de cruzarme, a la cual saludaré galantemente y le preguntaré que puede decirme del festival, sobretodo en que momento dará comienzo y en que consistirá.

Una vez arribe a la posada, pediré algo de desayunar, un cuarto y un poco de agua para asearme y quitarme de encima el polvo del camino. Además, solicitaré que me despierten para el mediodía.

 

 

Jarus Alzareo
cNx0Jy8.jpg

Espadachín Nv1
Experiencia: 0/1300


Puntos de Golpe: 12/12
CA: 18; 14; 14
Iniciativa: +6
Velocidad: 30'
BMC: +2 // DMC: 16

Aptitudes especiales:
-Estilo (3/día) [3/3]
Ataque:
+6 Espada ropera (1d6+4 - 18-20/x2 - Perforante)
+5 Daga (1d4+1 - 19-20/x2 - Cortante/Perforante)

Armadura:
-Armadura de cuero tachonado (+3 CA - Máx. Des +5 - Pen. -1)
-Rodela dgc (+1 CA - Pen. -0)

Dinero: 104 po 8 pp 7 pc
Carga transportada: 49 lb (Carga ligera)



#7 Ficticio

Ficticio

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 403 posts

Posteado 07 May 2016 - 05:46 AM

Lurridem Ginthax

Despues de pasar un buen puñado de dias de haber dejado el ultimo pueblo, por fin diviso a lo lejos la ciudad de Punta Arena, echo un largo vistazo al camino para verificar que este libre de los típicos salteadores u otro peligro, no observo nada asi que salgo de la espesura y me echo a a andar.

Al acercarme a la puerta de la ciudad veo que los guardias me dedican una larga mirada , alzo la mano para saludarles y esbozo mi mejor sonrisa mientras detallo disimuladamente, el estado tanto de sus armas como de sus armaduras; abolladuras en los cascos, hojas de espadas cuarteadas, prendas de cuero desgastadas, ese tipo de detalles suele significar problemas con forajidos o monstruos, y donde hay problemas siempre son bienvenidos un arco y una espada adicional. Los guardias ignoran olimpicamente mi saludo y continúan observando las personas que vienen y van. Avanzó hacia la ciudad.

La actividad el dia de hoy es frenetica, hay todo tipo de gente cargando barriles de cerveza, cestas de frutas, guirnaldas de flores, y un sin fin de cosas propias de un festival, parecé que he llegado en buen momento. Continuo paseando por las distintas calles de la ciudad y observando todo cuanto puedo, todo me indica que es un pueblo relativamente prospero y pacifico, algo inusual dada su condición de pueblo fronterizo.

Me animo a pedir información a uno de los ciudadanos -Disculpe mi buen amigo, podría indicarme la ubicación de las posadas y el cuartel de la ciudad- (y la ubicación de una buena casa de lenocinio) pienso para mis adentros, el lugareño me indica la dirección de dos posadas y del cuartel que esta al otro extremo de la ciudad, luego se excusa diciendo que tiene trabajo que hacer para el festival de las mariposas. Curioso nombre para una celebración.

Decido encaminarme hacia la posada del Dragon oxidado con la firme intención de conseguir un buen pichel rebosante de cerveza, algo de comer, información sobre algún trabajo que pueda hacer, quizás una buena cama y si es por pedir, compañía femenina para esta noche.

Off rol: Solicito una tirada de Reunir Informacion para acceder a los rumores

Enviado desde mi ultra S7-722U mediante Fictitalk

Editado por Ficticio, 07 May 2016 - 05:49 AM.


#8 knox

knox

    Antediluvian

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4896 posts

Posteado 08 May 2016 - 03:14 PM

JARUS ALZAREO

 

Dejando para más tarde la visita al cuartel, pones rumbo hacia el Dragón Oxidado, la posada localizada cerca de los muelles, pues estás seguro que su ambiente te ayudará a recordar a tu antiguo hogar. Por el camino observas todo a tu alrededor, des de luego que los lugareños están preparando un buen festival, pues las calles están completamente adornadas, y comienzan a montarse puestos de venta en cada esquina.

 

No puedes evitar fijarte en la gente junto a la que pasas, en especial a las jovenzuelas, las cuales cargan guirnaldas de flores decorando las calles. Te acercas a uno de estos grupos, y tras presentarte educadamente comienzas preguntar por el festival, las jóvenes te indican  que el festival se celebrará mañana, comenzando este a primera hora y se realiza para conmemorar la reciente reconstrucción de la catedral de Punta Arena. Habrá discursos, juegos, mercado, se liberará una gran cantidad de mariposas, habrá una gran comida y finalmente se consagrará la catedral. Por último, te dedicas a hablar con ellas, explicando tus hazañas, las cuales no dudas en adornar. Ante tus relatos las jóvenes sueltan exclamaciones y pequeñas risas, claramente has llamado su atención, seguramente con un par más de frases lograrías que alguna de ellas te siguiera sin dudarlo, pero lamentablemente todo se va al traste cuando aparece una anciana mujer ordenando a las chicas que se pongan a trabajar, y haciendo que estas se dispersen en todas direcciones, dejándote solo.

 

Lamentando la intervención de la vieja, te pones de nuevo en marcha en dirección a la posada, pero de que puedas avanzar un par de pasos, tu vista se fija en la mujer más hermosa que hayas visto jamás, una joven pelirroja de sinuosas curvas, la cual te mira fijamente. Viendo otra oportunidad no dudas en acercarte a ella, pero antes de que tengas tiempo de cruzar la calle un carro se interpone entre tú y la joven, y para cuando este pasa la chica ya no está.

 

Claramente hoy no es tu día de suerte, así que decides de nuevo ir a la posada, descansar y probar suerte más adelante. Tras unos minutos caminando finalmente llegas ante un gran edificio sobre el que destaca un, impresionante y bastante oxidado, dragón de hierro que se alza sobre el tejado. Entras en la posada, la cual es bastante espaciosa y acogedora. A la derecha puedes ver un gran comedor, con un gran chimenea al fondo, en el que varios hombres y mujeres desayunando en el comedor, a la izquierda ves una barra atendida por una joven, y varias puertas cerradas, que seguramente lleven a la cocina y la despensa, por último frente a ti están las escaleras que dan acceso a los pisos superiores.

 

Te acercas a la barra, y tras pedir una habitación la joven te indica el precio de estas y te entrega una llave, indicándote además que en la habitación encontrarás todo lo necesario para quitarte el polvo del camino. Tras recoger la llave subes a tu habitación y una vez te has aseado te tumbas en la cama quedándote profundamente dormido, hasta que al medio día, tal y como has indicado, la posadera te despierta.

 

 

LAIA

Mientras deambulas entre los puestos que hay en la plaza de la catedral, piensas que quizás pudieras sacar un par de monedas vendiendo ungüento o brebaje, pero claro, eso implicaría tener que pagar, algo que no estás dispuesta a hacer.

 

Tras dar una vuelta y ver todo lo que se ofrece en el mercado decides que lo mejor será encontrar una posada, y también ver si la ciudad cuenta con tiendas de magia, bibliotecas o cosas similares, por lo que te acercas al primer lugareño que encuentras, un humano un tanto rechoncho, que está ayudando en la construcción de un escenario, y sin presentarte le sueltas tus preguntas y esperas un tanto impaciente que este sea lo suficientemente listo como para responderlas.

 

Tras escucharte el hombre te mira de arriba abajo, para luego, negando con la cabeza levantarse y responderte. Éste te explica que en la ciudad hay dos posadas, El Ciervo Blanco (3) y El Dragón oxidado (37), siendo la del Ciervo Blanco la que queda más cerca de tu actual posición. Además el hombre te cuenta que si buscas una biblioteca puedes ir a La Vía al Norte (4), a La Casa de las Piedras Azules (18), un monasterio de los seguidores de Irori, pero es probable que no te dejen acceder a su biblioteca, también podrías visitar El Goblin Curioso (22), en cuanto a las tiendas de objetos mágicos, el hombre te comenta que puedes ir a La Despensa de la cochinilla (16), Soluciones Embotelladas (17), La Serpiente emplumada (44) o La Tienda de Hannah (45).

 

Tras indicarte el hombre como llegar a cada uno de los lugares que te ha indicado, y viendo que no tiene nada más que aportar, te das la vuelta sin mediar palabra y avanzas unos pasos mientras piensas a dónde dirigirte primero.

 

 

LURRIDEM

 

Con paso rápido avanzas hacia la posada el Dragón Oxidado, lugar donde piensas alquilar una habitación mientras estés en la ciudad. Por el camino no dejas de mirar a los ajetreados lugareños, y en especial a las jovencitas, sin lugar a dudas este será un buen lugar para ti.

 

Tras caminar varios minutos, finalmente llegas a la posada, un gran edificio sobre el que destaca un, impresionante y bastante oxidado, dragón de hierro que se alza sobre el tejado. Entras en la posada, la cual es bastante espaciosa y acogedora. A la derecha puedes ver un gran comedor, con un gran chimenea al fondo, en el que varios hombres y mujeres desayunando en el comedor, a la izquierda ves una barra atendida por una joven, y varias puertas cerradas, que seguramente lleven a la cocina y la despensa, por último frente a ti están las escaleras que dan acceso a los pisos superiores.

 

Tras acercarte a la barra y alquilar una estancia, decides sentarte en el comedor a comer y beber algo, a la vez que intentas entablar conversación con las personas que se encuentran allí, a fin de intentar averiguar algunos de los rumores que circulan por la ciudad.

(Reunir información CD 10, 20+0=20 éxito, 4 horas)

 

Tras compartir comida y bebida con varios de los presentes en el comedor, y debatir durante horas sobre los temas más variopintos, poco a poco vas obteniendo retazos de lo que se cuece en el pueblo. Al parecer el alguacil, un tal Hemlock tiene algún tipo de romance con la madame del burdel local.

 

No logras sacar mucho más a la gente que hay en la sala, probablemente si quieres averiguar algo más tendrás que visitar las tabernas de la ciudad, o la otra posada. Pero aún así has logrado algo, y tienes la dirección del burdel, por si te apetece visitarlo más tarde.

 

 

MATMED

 

Caminas por la ciudad observando todo a tu alrededor, saludando a los conocidos y evitando a aquellos que no te aprecian, encuentras un grupo de mujeres a las que ayudar, las cuales te lo agradecen, sobretodo la muchacha rubia, que se ruboriza tras escuchar tus palabras, alejándose entre risas junto al resto.

 

Sin mucho más que hacer te diriges a la posada El Ciervo Blanco, para tomar algo y ver que se cuece en el lugar. Nada más llegar te reciben un par de ciervos blancos de madera a escala real tallados en madera, alzándose a ambos lados de la puerta de entrada. Según recuerdas Naffer te dijo que muchos de los edificios de la zona norte eran nuevos, pues se quemaron en el incendio de la antigua catedral, y probablemente este también lo sea, pues su aspecto exterior es impecable.

 

Accedes al interior ves el amplio comedor y la barra donde aguarda el dueño del local, un tal Garridan, sino recuerdas mal. Por lo que puedes ver en el comedor hay varias personas bebiendo y comiendo, no reconoces a ninguna, por lo que seguramente sean extranjeros que han acudido llamados por el festival.

 

Viéndote quieto en la puerta del local, el dueño, con cierto tono avinagrado se dirige a ti.

 

- ¿Qué quieres muchacho?

 

 

 

SANDRO VITTERI

Avanzas hacia la catedral, y al llegar a ella empujas la pesada puerta de madera que da acceso al lugar, esta se desliza suavemente dándote acceso al interior. El edificio es impresionante, de techos increíblemente altos y esbeltas columnas que hacen parecer más grande si cabe el lugar. La luz del exterior se filtra a través de inmensas vidrieras de colores iluminando el interior.

 

Avanzas unos pasos observando todo con detalles, las espléndidas vidrieras, las tallas y esculturas, tan embelesado te encuentras que no te das cuenta de cómo un hombre se acerca a ti presentándose como el sumo sacerdote Abstalar.

 

Tras presentarte y preguntar por la capilla dedicada a Desna, el hombre te indica el lugar y se marcha agradeciéndote la limosna que entregas, la cual deposita en una caja de madera que hay junto a la entrada.

 

Solo de nuevo te diriges a la capilla dedicada a Desna, donde te dedicas a rezar tus oraciones y plegarias a tu diosa. No sabes cuánto tiempo has pasado rezando, pero seguro que ha sido bastante, aún así no te importa, pues te sientes más renovado.

 

Sales de la catedral y te acercas al primer grupo de hombres que encuentras, a los que preguntas por la posada más cercana, indicándote estos que se trata del Ciervo Blanco (3), lugar al que te diriges dispuesto a alquilar una de las habitaciones y de paso refrescarte el gaznate mientras hablas con los parroquianos buscando algo de información.

 

Tras caminar poco más que un par de minutos finalmente llegas a la posada, un gran edificio de tres plantas, y un par de ciervos blancos de madera a escala real tallados en madera, alzándose a ambos lados de la puerta de entrada. Accedes al interior donde puedes ver el gran comedor donde hay algunas personas bebiendo y comiendo, así como una gran barra tras la cual hay un hombre de aspecto malhumorado.

 

Tras acercarte a la barra preguntas al hombre por las habitaciones, y tras indicarte este el precio accedes a alquilar una, tras lo cual después de indicar que te lleven algo de comida y bebida, te sientas en el comedor para ver si alguno de los presentes tiene algo de interés que contar.

 

(Reunir información CD 10, 9+5=14, 2 horas)

 

Tras pasar un par de horas charlando y bebiendo con los presentes, no es mucho lo que estos tienen para contarte, pues al igual que tu son extranjeros que han venido atraídos por el festival, que según te cuentan se celebra para consagrar la construcción de la nueva catedral. Lo único que logras averiguar es lo que te cuenta uno de los presentes, que al parecer a escuchado comentar a alguno de los locales, sobre que por lo visto hace bastante tiempo hubo un asesino en serie en el pueblo, alguien a quien llaman el Carnicero, y que según cuenta la isla en la que vivía, que se encuentra en la zona norte del pueblo, está embrujada.

 

 

SYEIRA

Harta de esperar en la puerta sin que nadie te abra, decides dar media vuelta y buscar un lugar donde te den algo de comer. Caminas hasta encontrarte con un hombre al que llamas, el cual tras verte se te queda mirando de arriba abajo, claramente tus tatuajes le han llamado la atención. Viendo que el hombre no sale corriendo al verte te acercas a este y le preguntas el por qué de tanto ajetreo en el pueblo y por donde puedes encontrar un lugar donde comer algo.

 

Por lo que el hombre te cuenta, mañana se celebra el festival de las mariposas, el cual se hace para consagrar la nueva catedral, pues la antigua quedó reducida a cenizas hace varios años, junto con parte de la zona norte del pueblo. Ante tu pregunta sobre donde poder comer algo, el hombre te indica que podrías ir al Ciervo Blanco (3), o bien al Dragón Oxidad (37), las dos posadas que hay en la ciudad, aunque si lo prefieres también hay varias tabernas como La Taberna del Diente Roto (18), El Pez Bruja (33), La Destilería los dos Caballos (39) o El Morral del Gordo (42).

 

Tras indicarte como llegar a ellos, y viendo que el hombre no tiene nada más que decirte, te das la vuelta y te alejas del lugar mientras piensas cual sería el mejor sitio al que ir.

 

 

Spoiler


Editado por knox, 09 May 2016 - 01:51 PM.


#9 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12315 posts

Posteado 08 May 2016 - 05:05 PM

Syeira Melantha

Aunque resulta interesante conocer el motivo de la festividad que se va a celebrar en la localidad, lo cierto es que esperaba otra cosa; quizá una boda entre hermanos, o entre primos, o algún bautizo o acto similar. En lo que no estaba errada era en que se trataba de algún tipo de conmemoración relacionada con las deidades y la devoción que siente la mayor parte del mundo por ellos. Yo, en cambio, no necesito realizar ofrendas, sacrificios, o construír enormes monumentos para saber que soy observada por Nethys desde el momento en que nací con mi sobrenatural don.

Agradecido tiene que estar el pueblerino de que me despida de él con una sonrisa, y sin dudar pongo rumbo a lo desconocido camino adelante. Me paro de nuevo tras andar un par de metros, pues recuerdo que tengo para barajar entre seis posibles opciones y que aún no me he decantado por ninguna. Así pues, comienzo a reflexionar sobre los diferentes nombres, y como no soy muy amiga de los animales, ni me gustan los tipos gordos, decido desechar de primeras tanto el Ciervo Blanco como la Destilería los dos Caballos o El Morral del Gordo.

En el fondo algo he conseguido, pues sé que acabo de reducir a una única posibilidad mis opciones de pasar la noche bajo techo, pues no quedan más posadas que la del Dragón Oxidado; eso, o convencer a alguien para que me de cobijo. Sin embargo, aún hay tres opciones para tomar un trago, que quedan reducidas a dos en el momento en que me doy cuenta de que tampoco soy muy amiga de los peces, y odio cuando me llaman bruja, de forma que me quedo con la Taberna del Diente Roto y el Dragón Oxidado.

Sonrío sabiendo que ya sólo me quedan dos opciones, pero de pronto mi volátil naturaleza cambia repentinamente y, aburrida de pensar, decido dejar de lado la opción de ir a beber algo y vuelvo tras mis pasos con intención de aporrear de nuevo la casa del tal Brodert Quink. Seguro que ese maleducado estaba en el interior de la casa y no ha querido abrirme.

Así pues, giro sobre mi misma y recorro el camino de vuelta hasta el edificio. Una vez ahí, con sólo un pensamiento Zar desaparece al fusionarse con mi cuerpo, dejando plasmada su figura en un colorido tatuaje que recorre mi brazo izquierdo. Golpearé insistentemente y sin dudar el portón, y me quedaré en el umbral durante unos minutos. Si nadie contesta, conjuraré hasta en dos ocasiones un "sonido fantasma" que equivalga a cuatro personas gritando al unísono, y diciendo algo atractivo y que quizá llame la atención del inquilino como "¡Thassilon le espera!". Es una ilusión, pero el ruido está ahí y yo como tal no pienso gritar.

Si tampoco sale nadie, daré una vuelta alrededor de la zona donde está el edificio. Si veo a alguien preguntaré por Brodert Quink, a ver qué me pueden decir de él. Si no veo a nadie en la zona que pueda contarme algo sobre el tipo al que estoy buscando, me iré a la Taberna del Diente Roto a tomar un trago. Creo que es la más cercana de las que he dejado para el final, y además me pregunto del por qué del nombre...

 

Off: Si el sonido no pudiera ser inteligible, haría como si cuatro personas aporreasen la puerta mientras yo esperaría frente al umbral.

 

SyeiraPeq.jpg
PG: 8/8
CA: 13; Desprevenido: 13; Toque: 13
Iniciativa: +4
TS Fort.: +2 / TS Ref.: +3 / TS Vol.: +2
BMC: +0 / DMC: +13
 
Ataque:
+0 Bastón ((1d6/1d6 - x2 - Contundente/Contundente)
+0 Daga (1d4 - 19-20/x2 - Cortante/Perforante - 10')
+3 Ballesta ligera (1d8, 19-20/x2; Perforante - 80') [20 virotes]
Aptitudes especiales:
Tatuaje varisio: Luces danzantes (3/día) [3/3]

Conjuros:
-Nivel 0: Detectar magia, leer magia, rayo de escarcha, salpicadura de ácido, sonido fantasma (CD 14)
-Nivel 1: Escudo, manos ardientes (CD 15) [4/4]
Rojo: Evocación (+1CD, +1NL)
Púrpura: Evocación + Especialización en conjuros (+1CD, +3NL)


Dinero: 6 po 2 pp


Editado por Wyrmslayer, 08 May 2016 - 06:37 PM.


#10 knox

knox

    Antediluvian

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4896 posts

Posteado 08 May 2016 - 10:44 PM

SYEIRA

Tras pasar unos minutos pensando en hacia adonde dirigirte finalmente decides volver a probar suerte con la casa del viejo, pues es posible que aún estando dentro haya decidido hacer oídos sordos a tu llamada. Caminas de vuelta siguiendo tus pasos hasta situarte de nuevo ante el umbral de la puerta de Broderty alzando la mano vuelves a golpear la puerta en repetidas ocasiones, pero tras esperar durante varios minutos nadie te abre la puerta. Probando de nuevo recurres a tus poderes y generas una fuertes voces que retumban por todo el lugar haciendo que el hombre con el que hablaste te mire extrañado.

Los segundos pasan y nada sucede, ya te dispones a marcharte cuando escuchas como la puerta se abre apareciendo tras ella un anciano un tanto malhumorado.

- ¿Acaso no te enseñaron modales?, ¡Sí no te abrí la primera vez sería por algo!, ¿acaso crees que quería que me molestaran?, pero no, tú no podías darte por aludida, ¿tienes algo de sesera ahí arriba? Porque la verdad parece que no -dice el viejo señalando tu cabeza- Además, ¿Qué es eso de Thassilon? ¿Tú también vienes a reírte de mí?, pues que sepas jovencita que no tengo tiempo para tonterías, si vienes a reírte de mí ya puedes irte con tus bromas a otra parte. Y bien, di, ¿por qué llamas a mi puerta?, rápido, no tengo todo el día.

 

 


Spoiler


Editado por knox, 09 May 2016 - 01:51 PM.


#11 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12315 posts

Posteado 09 May 2016 - 06:56 AM

Syeira Melantha

- Al fin, su Eminencia -Le hago una forzada reverencia a modo de saludo en cuanto el viejo sale al exterior de la casa; no lo entenderá, y seguramente ponga cara de sorpresa, pero todo es parte de mi plan-. Llevo días de viaje para dar con usted, y no podía dejar de lado la oportunidad de localizarle antes de que hubiera más ajetreo en esta demencial localidad a la que llaman Punta Arena... ¿Cómo puede vivir aquí? ¡Qué locura más alocada! Pero bueno, que me voy por los cerros de Malgorian... En realidad no estoy aquí para reirme de usted, sino para escucharle y adquirir parte de su conocimiento.

» Perdone que no me presente, pero sólo soy una insignificante enviada para ayudarle a ayudarme con sus investigaciones sobre la civilización de Thassilon -Lo cierto es que no tengo intención de presentarme, pues no necesita conocerme para darme la información que posea-. A su lado no soy nadie, pues de sobra es conocido por todo Golarion de su supino conocimiento, y necesitamos toda la información que posea para llevarla sobre el terreno. Sí, la intención es investigar sobre el terreno, no bucear entre libros.

» Me han hablado maravillas de usted, de que no hay nada que se escape a su vasto conocimiento, y estoy segura de que eso es cierto con sólo mirarle... -Le sonrío poniendo cara de buenaza, y de seguido finalizo-: Rápido, Señor Quink, al lío, pues como bien dice, no tenemos todo el día; imagínese que pudiéramos encontrar una reliquia de tiempos pasados, se haría famoso... más famoso, quiero decir. Imagínese, ¡El arca perdida de Quink! ¡O el astrolabio Brodert!... aunque quizá sería mejor tratar estos asuntos en el interior de la casa, donde haya menos ojos y oídos espiándonos...

Con un poco de suerte mis misteriosas a la par que aduladoras palabras -junto con mi estupendo físico- harán que despierte su interés, querrá que las partes que son mentira se conviertan en verdad, y él mismo acabará creyendo que en realidad él es el artífice de este plan y la parte más importante de esta farsa cuando en realidad sólo es una pequeña pieza en mi puzzle. Lo cierto es que si le he mentido es por lo que ha dicho de que la gente parece reirse de él. Apelando a la verdad, aunque sea ensalzándola mucho, creo que podré conseguir información.

Off: Solicito una tirada de engañar (+11), para volverle un poco loco, y hacerle creer que lo que digo es cierto y que así me ofrezca esa información.

 

SyeiraPeq.jpg
PG: 8/8
CA: 13; Desprevenido: 13; Toque: 13
Iniciativa: +4
TS Fort.: +2 / TS Ref.: +3 / TS Vol.: +2
BMC: +0 / DMC: +13
 
Ataque:
+0 Bastón ((1d6/1d6 - x2 - Contundente/Contundente)
+0 Daga (1d4 - 19-20/x2 - Cortante/Perforante - 10')
+3 Ballesta ligera (1d8, 19-20/x2; Perforante - 80') [20 virotes]
Aptitudes especiales:
Tatuaje varisio: Luces danzantes (3/día) [3/3]

Conjuros:
-Nivel 0: Detectar magia, leer magia, rayo de escarcha, salpicadura de ácido, sonido fantasma (CD 14)
-Nivel 1: Escudo, manos ardientes (CD 15) [4/4]
Rojo: Evocación (+1CD, +1NL)
Púrpura: Evocación + Especialización en conjuros (+1CD, +3NL)


Dinero: 6 po 2 pp


Editado por Wyrmslayer, 09 May 2016 - 06:57 AM.


#12 Daerrec

Daerrec

    Lone Wolf

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 8299 posts

Posteado 09 May 2016 - 08:20 AM

Jarus Alzareo

En mi camino hacia el Dragón Oxidado soy testigo de los preparativos para el inminente festival e incluso no tardo en toparme y detenerme ante un alegre grupo de lugareñas que, tras una educada presentación que incluye una extravagante floritura con mi sombrero, tienen la amabilidad de ponerme al tanto sobre la razón del festejo y la forma en la que este se llevará a cabo. A pesar de que el cansancio ha hecho mella en mí, este encuentro renueva mis energías y no tardo en terminar sosteniendo alguna que otra escalera mientras que las beldades del lugar se dedican a decorar la zona al mismo tiempo que escuchan mis acertados y "poco adornados" relatos sobre las aventuras que he tenido desde que abandoné mi Andoran natal.
Tras flirtear con cada una de las jóvenes, ayudo a bajar de la escalera a la más atractiva de ellas (aunque en honor a la verdad he de decir que me ha costado horrores decidir cual de todas era la que más merecía mis atenciones) y justo cuando nuestros rostros se encontraban a menos de unos escasos centímetros, una chillona y anciana voz no tarda en hundir mis esperanzas de la misma forma que un bergantín pirata embiste con su espolón mi pobre goleta de amor...
Tras ser expulsado por la vieja arpía a la que seguramente le ha hecho falta un poco de desinteresado afecto en su juventud, me pongo nuevamente en camino hacia el Dragón Oxidado pero antes de que pueda dar un par de pasos, mi mirada no tarda en cruzarse con la de la más bella mujer con la que he tenido el privilegio de cruzarme, una joven belleza pelirroja cuya hermosa figura sería envidiada por cualquier diosa femenina... Tras un instante que se me hace eterno, me dispongo a acercarme a ella pero tras dar el primer paso un carro se interpone en mi camino y para cuando este se aleja del camino la joven desaparece de mi vista dejándome con más dudas que certezas... ¿Acaso debo repetir la historia de mi dios Cayden Cailean? ¿Acaso ella será mi Shelyn o mi Calistra?
 
Con el cansancio apoderándose de la mitad de mi mente y con diosa de Punta Arena ocupando el resto, finalmente arribo a la posada "El Dragón Oxidado", cuyo nombre se debe a la inmensa efigie que custodia el techo del local. Sin siquiera dedicarle una mirada a los presentes, ingreso en el establecimiento y tras comunicar mis peticiones a la joven que se encarga del local, me retiro a descansar pero no sin antes asearme y quitarme el polvo del camino.
 
Luego de un merecido descanso que finaliza con el aviso de la posadera, me vuelvo a equipar y bajo hasta la sala común ahora sí dedicándole un vistazo a cada uno de los presentes. Tras pedirle amablemente a la dueña del establecimiento algo para almorzar, no dudaré en exponerle varias de mis dudas con el mayor tacto posible. 
 
-Os pido disculpas si os empleo como fuente de información pero por lo general las posaderas sabéis cosas que al resto de los mortales se nos escapan, sobretodo a los que somos extranjeros -digo empleando toda mi labia- En primer lugar, si sois tan amable, me gustaría saber quien se encarga de los trabajos y las recompensas para las espadas contratadas como lo es un servidor. Me gustaría pasar unos días en esta alegre ciudad y un trabajo bien remunerado sería de utilidad para costear el hospedaje en vuestro agradable establecimiento -digo amablemente mientras apoyo mi sombrero sobre mi pecho- Y en segundo lugar, me gustaría que me ayudarais a resolver un asunto personal.... Cuando me encaminaba hacía aquí me topé a la pasada con una bella lugareña de cabellos rojizos y figura agraciada que no tardó en desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Por lo general no me preocuparía por ella ya que para mi la mujer ideal debe contar con ciertos rasgos que van más allá de lo físico -agrego con sinceridad y además con intención de no quemar mis naves con la posadera- pero me gustaría resolver mi duda de si en Punta Arena existe una mujer así o ha sido solamente una alucinación por culpa de mi falta de sueño.
 
Una vez que la posadera haya respondido a mis preguntas e independientemente de las respuestas que me haya dado, coloco mi almuerzo en una mesa vacía y apartada y luego subo de un salto a una silla, un banco o una mesa en la que me puedan escuchar todos los presentes. Me da igual que este ocupada o no pero personalmente preferiría una desocupada ya que así cabrearía lo menos posible a los lugareños.
 
-Damas, caballeros... y señoritas -digo haciendo una floritura con mi sombrero ante la mujer más joven que haya en la posada aunque si esta me dice que está casada no tardaré en pedirle disculpas y continuar con mi exposición- Ante vosotros está Jaruz Alzareo, noble aventurero, espadachín de experiencia, cazarecompenzas habitual, mercenario ocasional y muchas otras ocupaciones más que son largas de mencionar y no vienen al caso. En fin, como extranjero que soy desconozco cuales son los problemas habituales que os aquejan pero según lo que he escuchado de los viajeros con los que me he cruzado y lo que he sufrido en carne propia cuando más de diez enemigos me han emboscado mientras acampaba en las afueras de vuestra ciudad, vuestro mayor problema son los goblins -sinceramente desconozco si los goblins son un problema en Punta Arena pero mi intención claramente es avivar el odio hacia ellos- Os doy mi palabra de caballero que no descansaré hasta que la región sea segura, independientemente de la amenaza que se cierna sobre vosotros. Además, si alguien quiere unirse a esta causa será más que bienvenido ¿Tal vez tú? ¿o tú? ¿o incluso tu? -agrego señalando a los parroquianos mejor armados o los que en mejor estado estén.
 

Una vez que termine de hablar, regresaré a mi mesa y me dedicaré a disfrutar mi almuerzo en paz, si alguien decide acompañarme bienvenido sea.

 

[Durante su discurso, es muy probable que Jarus señale a Lurridem así que queda a su discreción como actuar.]


 

Jarus Alzareo
cNx0Jy8.jpg

Espadachín Nv1
Experiencia: 0/1300


Puntos de Golpe: 12/12
CA: 18; 14; 14
Iniciativa: +6
Velocidad: 30'
BMC: +2 // DMC: 16

Aptitudes especiales:
-Estilo (3/día) [3/3]
Ataque:
+6 Espada ropera (1d6+4 - 18-20/x2 - Perforante)
+5 Daga (1d4+1 - 19-20/x2 - Cortante/Perforante)

Armadura:
-Armadura de cuero tachonado (+3 CA - Máx. Des +5 - Pen. -1)
-Rodela dgc (+1 CA - Pen. -0)

Dinero: 104 po 8 pp 7 pc
Carga transportada: 49 lb (Carga ligera)



#13 knox

knox

    Antediluvian

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4896 posts

Posteado 09 May 2016 - 08:45 PM

SYEIRA

El anciano escucha tus aturulladas palabras, las cuales salen de tu boca sin ni siquiera darle un respiro al pobre anciano para poder digerirlas (Engañar 9+11=20 vs 17+2=19 éxito) pero los años de experiencia del anciano le hacen sospechar del discurso de la joven Syeira, a la que no interrumpe, dejando que termine.

 

- Bien jovencita, pasa, dentro estaremos más cómodos y podremos hablar tranquilamente, tal y como tu dices, fuera de ojos y oídos indiscretos.

 

El hombre te franquea el paso al interior de desordenada vivienda, la cual tiene pilas de libros amontonados por todas partes, así como pergaminos y papeles garabateados. Tras indicarte que le sigas el anciano te conduce a un pequeño estudio, y tras sentarse frente a un pequeño escritorio te indica que hagas lo propio en la silla que queda libre.

 

- Está bien muchacha, ahora dime ¿qué es lo que quieres de mí?. Podría haberte cerrado la puerta en las narices, pero no pareces de por aquí, y no creo que hayas venido a reírte de mí, además, de momento ya has demostrado más interés por los conocimientos que atesoro que esos sabiondos de Magnimar, quienes se rieron de mi delante de mis narices. Así que responde, ¿Qué es lo que quieres saber?, si está en mi mano intentaré responderte.

 

Tras esto el anciano se te queda mirando fijamente con las manos entrelazadas sobre la mesa del escritorio, mientras espera una respuesta por tu parte.

 

Spoiler


Editado por knox, 09 May 2016 - 08:56 PM.


#14 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12315 posts

Posteado 10 May 2016 - 06:22 AM

Syeira Melantha

Sonrío sin malicia, tratando de ocultar mi verdadera intención, y me adentro en la casa con paso decidido. Allí me reciben las numerosas pilas de tomos que se amontonan en cualquier parte, en tanto que el anciano me invita a tomar asiento junto a él. Aprovecho la oportunidad para sentarme y descansar, dejando en el suelo la mochila, de la que rápidamente saco mi vial de tinta, junto con uno de mis pergaminos y mi pluma, por si se diera la necesidad de tomar notas de algo importante; en el fondo, hay ocasiones en las que soy un tanto olvidadiza y prefiero tenerlo plasmado en una de mis hojas.

Ahora que he conseguido captar su atención, no necesito andarme con rodeos, por lo que respondo al anciano:

- Podrías haberme cerrado la puerta en las narices, sin duda, o incluso la podrías no haber abierto, como ya hiciste la primera vez que vine, pero no lo has hecho. Confiésalo Brodert -Le sonrío con picardía-, no puedes negar que te pica la curiosidad, y que por esa misma razón estamos aquí sentados. Pues bien, pienso saciártela a cambio de que tu después intentes saciar la mía. Te advierto de que suelo ser insaciable... -sonrío-, así que tendrás que darme una buena dosis de información para que consigas que me vaya.

» Si he venido a Punta Arena, ha sido exclusivamente para localizarte, y las referencias dadas no parecen infundadas -comento, dando un rápido vistazo a la habitación atestada de libros-. He leído lo suficiente sobre esa vieja civilización como para haber llegado a comprender no sólo su criptográfica y casi olvidada escritura, sino también su lenguaje hablado, pero considero eso como sólo la punta del iceberg; casi cualquiera con un poco de sesera y mucha suerte puede llegar a comprender un idioma cuasi olvidado siendo enseñado por la persona adecuada. En mi caso, fui autodidacta, aunque siempre he tenido buenos consejeros. Además, me aburren los libros, quiero ver más, y quiero hacerlo en primera persona.

» Como bien sabrás, innumerables restos de ese vasto imperio recuerdan por toda Varisia su imponente pasado, pero nadie parece querer mirar más allá, y a los que lo hacemos -Hago referencia tanto a él, como a mi misma, dado que en eso quizá podamos parecernos (sólo quizá, obviamente)-, nos acaban mirando raro por una u otra razón. Pues bien, ahora te toca a tí saciar mi deseo de saber; me gustaría conseguir datos tangibles, zonas por donde empezar a investigar ese olvidado pasado, ruinas cercanas que poder visitar y en las que comprender y conocer más sobre Thassilon, en definitiva, quiero saber cualquier cosa que haya salido de esas pilas de libros que tienes por ahí, y que me ahorre el tener que tragármelos...

 

SyeiraPeq.jpg
PG: 8/8
CA: 13; Desprevenido: 13; Toque: 13
Iniciativa: +4
TS Fort.: +2 / TS Ref.: +3 / TS Vol.: +2
BMC: +0 / DMC: +13
 
Ataque:
+0 Bastón ((1d6/1d6 - x2 - Contundente/Contundente)
+0 Daga (1d4 - 19-20/x2 - Cortante/Perforante - 10')
+3 Ballesta ligera (1d8, 19-20/x2; Perforante - 80') [20 virotes]
Aptitudes especiales:
Tatuaje varisio: Luces danzantes (3/día) [3/3]

Conjuros:
-Nivel 0: Detectar magia, leer magia, rayo de escarcha, salpicadura de ácido, sonido fantasma (CD 14)
-Nivel 1: Escudo, manos ardientes (CD 15) [4/4]
Rojo: Evocación (+1CD, +1NL)
Púrpura: Evocación + Especialización en conjuros (+1CD, +3NL)


Dinero: 6 po 2 pp


Editado por Wyrmslayer, 10 May 2016 - 06:23 AM.


#15 darkho

darkho

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 409 posts

Posteado 10 May 2016 - 01:45 PM

Al cruzar las puertas de la catedral , su magnificencia me sobrecoge , la luz cruzando las enormes cristaleras provoca un caótico remolino de colores en la nave central , enormes columnas de soporte se yerguen a lo largo de los laterales de la nave , dando paso a las naves auxiliares ,El núcleo de la catedral es un patio descubierto que rodea un conjunto de siete piedras levantadas, que a su vez rodean un altar circular de piedra. La tradición oral varisiana argumenta que las siete piedras representan las siete torres del palacio ultraterreno de Desna

. Pierdo el sentido del tiempo sobrecogido por el aluvión de sensaciones que me produce la imagen.

 

-“Que belleza , que …... , joder me he quedado sin palabras ,como si fueras una bella danzarina y yo un joven inexperto” musito mientras sonrió, en ese momento escucho un pequeño carraspeo a mi espalda, al girarme veo la figura de un hombre mayor de cabello cano y escaso , que sonriendo me pregunta.

 

-Puedo ayudarte joven ,soy el sumo sacerdote Abstalar , regidor de este templo”

 

No puedo evitar sonrojarme , al darme cuenta de que me ha escuchado antes,carraspeando un poco consigo responderla.

-”Perdone padre abstalar , me podría indicar donde esta el altar de Desna.”

 

-”Tercera nave a la derecha joven , reza el tiempo que quieras , ahora si me disculpas”

 

-”Gracias” digo mientras de camino deposito mi ofrenda en la caja que hay a la entrada , al verlo el sacerdote sonríe y me lo agradece con un movimiento de cabeza.

 

Al adentrarme en la capilla , empiezo a examinarla con cuidado , es preciosa y bien acondicionada pero para mi gusto tendría que estar descubierta para que las estrellas bañaran su altar, como en el antiguo templo donde me forme , o como la nave central de la catedral pero supongo que los feligreses habituales protestarían cuando lloviera, son las pequeñas concesiones que hacemos por el creyente común, las que nos caracterizan y hacen que seamos unas de las fes mas extendidas y antiguas.

 

Dejando mi mochila y mis cosas en un lateral ,me arrodillo ante el altar y comienzo a recitar los versos de los ocho pergaminos , libros sagrados de la fe , no se el tiempo que pasa ya que como casi siempre mi mente entra en comunión con la diosa y el mundo real se desvanece para mi, en ese lugar sin forma , mis preocupaciones ,mis dolores y penas se desvanecen , quedando solo placer y regocijo en su lugar. En el ultimo momento cuando me parece escuchar una dulce risa de mujer vuelvo en mi, despertándome del trance en el que estaba.

 

Aunque esta vez la diosa no me ha hablado , siento el bienestar de que estoy en el lugar correcto para hacer su obra. Me cuesta abandonar la tranquilidad de la capilla , pero el hambre empieza a hacer rugir mis tripas y todavía no tengo un lugar donde quedarme.

 

Pregunto a un joven acólito donde esta la posada mas cercana, el joven con su cara llena de granos me indica que la posada del ciervo blanco esta cruzando la plaza, después de agradecerle la información , marcho de la catedral encaminándome hacia ella.

 

En un lateral de la plaza se llegue un edificio de tres plantas se yergue un par de ciervos blancos de madera a escala real tallados en madera alzándose a ambos lados de la puerta de entrada , me adentro dentro de la posada y veo el amplio comedor y la barra donde aguarda el dueño del local, un hombre de mediana edad, al acercarme a la barra me pregunta con tono arisco.

 

-¿Qué quieres viajero?, mi nombre es Garridan y esta es mi posada.

 

-”Me preguntaba si tendrías una habitación libre para los próximos días, se que con el festival es difícil pero he recorrido un largo camino y necesito descansar y los sacerdotes de la catedral me han recomendado esta posada , como la mejor de Punta Arena.” Lo digo con mi mejor sonrisa , intentando granjearme su simpatía.

 

Tras negociar habitación y pitanza para los próximos días , me acompaña al piso de arriba y me enseña cual es mi habitación, paro un segundo en ella para dejar mi mochila,odre,escudo y una de las dagas en el arcón de la habitación y bajo al comedor.

 

Me acabo sentando en una mesa con otros inquilinos de la posada , varios viajeros , mercaderes y algún lugareño que ha venido a comer en la posada,de echo destacan un par de ellos ,Rufus un mercader chelio venido de Magnimar y Otto un viajero de nacionalidad indescifrable producto tal mezcla de orígenes que puede ser de todas partes y ninguna, rápidamente empezamos a intercambiar historias , rumores y anécdotas tanto del camino como de la propia Punta Arena.

 

Gracias a Rufus , descubro que el festival es por la consagración de la nueva catedral, el mismo a estado trayendo materiales de construcción todo el año,siendo este un evento raro en la zona tras haber traído los últimos bienes , decidió quedarse a los festejos.

 

-”No todo son negocios joven , espero que no esto mi mujer sino me mataría” dijo sonriente , en un momento de la comida.

 

Otto a su vez nos contó la historia de el carnicero de Punta Arena, un asesino en serie que vivía en una isla en la zona norte del pueblo hace bastante tiempo y como la gente sigue desapareciendo en la embrujada isla , victimas del asesino, con un talento propio de un bardo Otto estuvo narrando la historia con tal brío que la piel se nos puso de gallina y a algún comensal se le derramo la bebida encima del susto.

 

Yo por mi parte les narre una vieja historia del camino “El caballero , la dama y el burro”, una divertida ficticia y picante historia de los tiempos en la caravana Vitteri, acababa de contar el final de la historia mientras gesticulaba la escena del caballero siendo empotrado por el burro , rompimos a reír y entrechocamos las jarras de cerveza en un momento de gozo y regocijo.

 

Cuando me doy cuenta llevo un par de horas de esparcimiento y entretenimiento, he conseguido algo de información pero no la suficiente, sin querer toco la bolsa donde guardo la baraja de tarot mientras pienso en subir arriba y ver si consigo traspasar el velo del futuro una vez mas, pero cuanto mas lo pienso menos convencido estoy , mis dones de vidente son limitados y si la diosa hubiera querido darme mas información lo habría echo, mientras acabo la ultima cerveza sentado en la mesa ya casi vacía pienso cual sera mi próximo paso.

 

Podría estar relacionado con el Carnicero mi visión, me pregunto pero me parece mas que dudoso , es una vieja historia y aunque la isla este encantada , eso no seria un evento que puede ser bueno o malo , solo puede ser malo , quizás una vez descubra que pasa aquí podría explorar la isla pero todavía no es el momento.

 

Algo relacionado con el festival , uhmmm podría ser pero me falta información, quizás debería recorrer las tabernas de la ciudad , para charlar con los lugareños , en la posada al estar cerca de la una de las entradas he coincidido sobre todo con viajeros y comerciantes de paso , necesito información de primera mano de la zona.

 

Si eso no funciona siempre me quedaría hablar con la guardia o con los sacerdotes , pero conozco su opinión sobre los mensajes divinos y la videncia , quien diría que los mas excepticos fueran los mismos que tienen contacto con los dioses. Así que todo falla tendré que buscar una buena historia para justificar mi interés en la ciudad.

 

 

Me levanto de la mesa , meditando el camino a seguir.

 

Off rol:Si es posible tirada de persuasión con el posadero arisco.

 

Si Matmed quiere interactuar conmigo , podría ser uno de los que sentaron en la mesa , lo dejo a su elección ,sino preguntare donde suele ir la gente de la zona a beber y me encaminare a la taberna mas cercana a seguir buscando información. Y solicitaría tirada si es posible

 

A efectos de juego solo llevo la armadura mi maza y una de las dagas al cinto ,el resto lo dejo a buen recaudo en la posada que tampoco es plan ir como un legionario por la ciudad, así que paso a carga ligera.


Editado por darkho, 10 May 2016 - 01:55 PM.

Como decían los romanos... Morior invictus




Responder



  


A Bragol. Tus amigos te echan de menos.