Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

Cantar del Grupo Infame

D&D CGI

173 respuestas al tema

#1 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 22 June 2015 - 10:35 AM

La noche ha caído sobre la posada de El Duende Servicial, una pequeña construcción de madera de aspecto ruinoso en la que ninguno de vosotros hubiera reparado de no ser por la tormenta primaveral que todavía atruena al otro lado de las sucias ventanas.
 
La posada, si realmente se le puede dar tal nombre al destartalado edificio en el que os encontráis, está ubicada en la linde de un bosquecillo que no figuraba en vuestros mapas, a varias jornadas de vuestro destino común: la ciudad isleña de Valoss. La ciudad se encuentra situada en la mayor de las cuatro islas que constituyen la cadena conocida como los Dientes de la Serpiente. Valoss es famosa por su comercio, su antigua biblioteca y, sobre todo, por el enorme faro que lleva diez años construyéndose y cuyas obras están a punto de finalizar. Según dicen, va a ser el mayor faro del mundo y a su inauguración acudirán dignatarios de todo el mundo. Este es un acontecimiento que nadie quiere perderse.
 
Sin embargo, aquí estáis vosotros, en una posada miserable donde la cerveza no es buena y el agua se cuela a través de las tejas rotas del tejado. La posadera, una vivaracha halfling con ciertos rasgos de fata que sin duda dan nombre al lugar, corretea de acá para allá colocando alegremente baldes y cubos allí donde la lluvia ha logrado filtrarse en el interior. Por lo menos os queda el consuelo de que los precios son razonables y el fuego arde con intensidad en la chimenea, crepitando con la lluvia que le cae encima.
 
Tumbado en el suelo delante de la chimenea, como si fuera un felpudo mojado, yace un perezoso inmóvil que contempla las llamas con ojos somnolientos y sonrisa risueña. Su amo, un gnomo entrado en años y aspecto desaliñado, trata de ganarse la cena y el alojamiento realizando toda suerte de trucos de magia para divertimento de la ocupada posadera.
 
Los otros dos únicos clientes se encuentran junto a la barra, conversando sosegadamente sobre el clima mientras dan buena cuenta de sus cervezas. El primero es un humano corpulento, con brazos como árboles jóvenes y un cuello ancho como el de un toro; luce una barba de varios días y, si no fuera por la espada que cuelga junto a su cadera y el arco corto que lleva a la espalda, sería fácil confundirlo con un vigoroso leñador.
 
Su compañero, otro humano tan corpulento como el anterior pero sin armadura alguna ni otra arma visible que un nudoso bastón, observa disimuladamente al ruidoso gnomo con una mezcla de curiosidad y desprecio. El hombrecillo parece más un truhan que un auténtico prácticamente de las artes arcanas, pero hay que reconocer que sus trucos de magia son condenadamente creativos.
 
[Pruebas de "Escuchar": 7-1,19+3,1 (CD 12)]
 
De pronto el gnomo detiene su actuación, mira a su alrededor arrugando la nariz con desagrado y aguza el oído. En el exterior, el viento le trae el sonido de ladridos. Nadie más parece haberlo escuchado, la posadera se le queda mirando con una enorme sonrisa infantil a la espera de que el espectáculo prosiga y la pareja de clientes continúa conversando apáticamente.
 
En ese momento la puerta de la posada se abre hacia el interior con un fuerte golpe y hace su entrada en la estancia una empapada joven a lomos de un poni. No. Tardáis un instante en daros cuenta. No hay ningún poni. De cintura para arriba es una muchacha mojada y semidesnuda y, de cintura para abajo, posee las patas de un caballo pequeño o tal vez de un ciervo. Tras ella entra velozmente un perro salvaje, moteado de negro, blanco y pardo, con orejas de hiena y aspecto fiero. La bestia avanza con decisión hacia la chimenea con las orejas echadas hacia atrás, pegadas al cráneo de aspecto lobuno, gruñendo amenazadoramente al despreocupado perezoso.
 
—¡Lycaón, aquí! —ordena la potrilla de centauro con una firmeza que desmiente el agotamiento pintado en sus facciones delicadas pero algo caballunas. De mala gana, el can se arrastra junto a su ama. Satisfecha, la muchacha dirige entonces su atención a los presentes, hablando en Común con un acento algo forzado y una nota de preocupación en su voz—: Tenéis que ayudarme, vienen a por mí. ¡Por favor, no dejéis que me cojan!
 
Antes de que ninguno tengáis ocasión de responder a la joven, la puerta del establecimiento se abre de nuevo y seis figuras armadas cruzan el umbral de la puerta. Unos portan espadas cortas, otros dagas y otros ballestas ligeras, pero todos visten mojadas armaduras de cuero. Cinco de ellos son humanos pero, por las orejas puntiagudas que asoman entre su desgreñada melena, descubrís que el sexto parece tener alguna ascendencia élfica
 
—¡Lycaón, defiende! —grita la asustada muchacha. En respuesta a la orden de su ama, el perro moteado se pone en tensión y comienza a ladrar desaforadamente.
 
—Vaya, vaya, vaya, ¿pero qué tenemos aquí, chicos? —dice el semielfo a sus compañeros—. Este debe ser nuestro día de suerte y eso que alguno decía esta tarde que hoy no íbamos a sacar nada. Mirad por dónde, vamos a conseguir llenar nuestras bolsas con los generosos donativos de estos amigos. Coged a esa yegua y matad a su fiera. Y vosotros, patanes, vaciad los bolsillos y quedaos tranquilitos o compartiréis el destino de esta desdichada. ¿No me habéis oído? ¡Vamos, quiero todo vuestro puto oro, YA!

Editado por Tormenta_Dan, 22 June 2015 - 10:36 AM.


#2 osksp

osksp

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 43 posts

Posteado 22 June 2015 - 11:20 AM

Bruggar nota de inmediato cómo la indignación y la rabia se apoderan de él cuando el desconocido semielfo se dirige a él dándole órdenes y pretendiendo que le entregue su dinero. La entrada de la centauro, una criatura extraña que no había visto con anterioridad, junto con su bestia en actitud hostil ya le había puesto en alerta momentos antes, así que la irrupción del grupo armado no le pilla por sorpresa. No sabe si puede confiar en los dos desconocidos que se encuentran en la posada, y duda que la pequeña halfling sea capaz de plantarle cara a los seis extraños. La única confianza con la que cuenta es para con sus músculos y su espada, así que medio cegado por la ira decide atacar, gritando '¡Si queréis mi dinero, pelear por él!'

 

Acción:

Lanzo la jarra de cerveza hacia el grupo de armados intentando acertar a alguno en la cabeza. No apunto a nadie en concreto ya que mi intención es ganar tiempo para sacar mi espada y escudo y abalanzarme sobre el semielfo.


Editado por osksp, 22 June 2015 - 11:21 AM.


#3 Kead

Kead

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 38 posts

Posteado 22 June 2015 - 02:10 PM

Kead deja caer la cabeza y suspira con resignación para después traspasar con la mirada al semielfo. Años de preparación, sesiones inagotables de estudio, trabajar la armonía entre cuerpo y mente y esforzarse hasta la extenuación...¿y para qué? La primera salida en meses termina en la peor posada a este lado los Dientes, con cerveza aguada, un tiempo de perros y un hechicero que ha convertido la magia en una broma en lugar de la ciencia que debería ser. El grupo de mercenarios es la gota que colma el vaso.
 
Acción: Silenciosamente lanzo sobre mí Armadura de Mago y cogiendo mi bastón doy un paso atrás, con esfuerzo, fingiendo una pronunciada cojera y tratando de adoptar una posición ventajosa.


#4 Gelbin

Gelbin

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 36 posts

Posteado 22 June 2015 - 02:18 PM

Me estaba divirtiendo! La pobre criatura que lleva este tugurio tiene una gracia especial y hacerla reir me distrae de la aburrida tormenta, pero tenían que venir esos rateros sacacuartos a sabotear mi actuación.
La centauro me alegrará la noche, no puedo parar de pensar en como sería cabalgar a su lomo junto a Copérnico mientras ella lucha por quitarnos de encima, quizás lo intente cuando acabe con esos estúpidos.

Acción: Uso mano de mago para lanzar un leño en llamas a la cara del ladrón que tenga mas cerca.

 

Mensaje a Copérnico para que "corra" a esconderse detrás de la barra junto a la halfling.



#5 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 22 June 2015 - 03:43 PM

Primer Asalto (Se aplican las iniciativas)
[Orden de iniciativas: Bandido4 (21), Bruggar (20), Gelbin (20), Bandido1 (19), Kead (15), Lycaón (12), Bandido2 (10), Bandido5 (9), Centauro (6), Bandido6 (4), Bandido3 (2)]
Bandido4 (ileso)
Viendo que os aprestáis a presentar batalla, el primero de los salteadores desenvaina su espada corta y se lanza contra el corpulento Bruggar [ataque en carga: ? (CA 18), pifia]. Para su desgracia, en mitad de su carrera resbala en el suelo mojado de la taberna y cae de bruces a los pies de su adversario.
Bruggar (ileso)
Sin pensárselo dos veces, el guerrero se abalanza sobre su enemigo caído [tirada de ataque: 7+6 (CD ?), golpe, tirada de daño: 6+4] y le hunde, inmisericorde, la hoja de su espada en la nuca. El asaltante se sacude espasmódicamente durante un instante antes de quedarse definitivamente inmóvil.
Gelbin (ileso)
Mientras Copérnico continúa mirando al fuego con indolente beatitud, su amo corre hacia la chimenea y utiliza su magia para extraer de ella un pequeño tronco ardiendo [conjuro lanzado: "mano del mago"; tirada de toque a distancia: 1+ (CA ?), pifia, tirada de daño: 1]. Sin embargo, el hechizo se le descontrola y el leño al rojo levita perezosamente por la sala y termina aterrizando sobre la mujer centauro, causándole una pequeña quemadura y deslumbrándola momentáneamente.
Bandido1 (ileso)
Sobresaltado por el sortilegio que Gelbin acaba de realizar, uno de los bandidos amartilla su ballesta ligera y dispara con ella sobre el hechicero gnomo [tirada de ataque: ? (CA 13), fallo]. Sin embargo, el virote pasa lejos de su objetivo y termina clavándose en la pared de madera situada al fondo de la posada, sin acertar a nadie.
Kead (ileso)
Viendo que vuestros enemigos os superan en número y que los proyectiles vuelan de acá para allá, el musculoso mago opta por ejecutar uno de sus conjuros defensivos [conjuro lanzado: "armadura de mago"]. En respuesta a sus palabras arcanas y a sus pases místicos, un campo de fuera invisible se materializa a su alrededor, ofreciéndole una protección tan eficaz como la de cualquier cota de escamas. 
Lycaón (ileso)
A una orden de su ama, el perro salvaje abandona su posición defensiva para salvar como un poseso sobre el bandido que se le acerca con una afilada daga en la mano [tirada de ataque: 11+3 (CA ?), golpe, tirada de daño: 6+2, prueba de derribo: 15+1+2 vs ?, éxito]. Con un poderoso salto, la fiera propina un terrible mordisco a su presa a la altura del muslo, destrozándole la arteria femoral. El salteador se desploma en el suelo entre gritos y el furioso can se le echa al cuello, acabando con él en cuestión de segundos.
Bandido5 (ileso)
Aprovechando que la fiera está entretenida con su compañero, un segundo salteador corre hacia la hembra de centauro dispuesto a cumplir las órdenes del semielfo [ataque en carga: ? (CA 11), fallo]. Sin embargo, la exótica recién llegada consigue esquivar la acometida por la mínima y se dispone a contraacar.
Centauro (ilesa)
Acosada por su enemigo y por los maderos en llamas que Gelbin hace llover sobre ella, echa mano de su bastón para tratar de defenderse [tirada de ataque: 19+0-1 (CA ?), golpe, tirada de daño: 4+0]. El bandido se ve obligado a bloquear el bastonazo dirigido contra su cabeza con el brazo izquierdo, lesionándose en el proceso.
Bandido6 (ileso)
Viendo que la situación se les está yendo de las manos a sus hombres, el líder de los bandidos decide intervenir, lanzándose contra el poderoso Bruggar, dispuesto a medirse con él de igual a igual [ataque en carga: ? (CA 18), golpe, tirada de daño: 7]. La espada corta del semielfo logra atravesar las defensas de su curtido oponente e infligirle una fea herida en el costado izquierdo, justo por debajo de la línea protegida por el escudo ligero.
Bandido3 (ileso)
Decidido a ayudar a su jefe, el último de los bandoleros coloca un virote en su ballesta y dispara contra el malherido guerrero [tirada de ataque: ? (CA 18), fallo]. Solo los increíbles reflejos de Bruggar le permiten, en el último instante, desviar la trayectoria del proyectil interponiendo su escudo.


Editado por Tormenta_Dan, 22 June 2015 - 03:46 PM.


#6 Kead

Kead

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 38 posts

Posteado 22 June 2015 - 03:54 PM

Más protegido ante los proyectiles enemigos Kead se centra ahora en atraer sobre sí mismo la atención de los tiradores para intentar dar un respiro a Bruggar, esperando que la presencia de un mago siembre el miedo y la duda en los bandidos.

 

Acción: Al grito de: ¡El elfo es tuyo! Localizo a los tiradores y lanzo proyectil mágico sobre uno de ellos.


Editado por Kead, 22 June 2015 - 04:09 PM.


#7 osksp

osksp

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 43 posts

Posteado 22 June 2015 - 04:08 PM

La herida inflingida por el semielfo arrancan un gruñido y una mueca de dolor a Bruggar. Sin embargo, la adrenalina generada al haber acabado con el primero de los bandidos ayuda al guerrero a empuñar con fuerza su espada y dirigir su atención al líder del grupo. Con todas sus fuerzas se dispone a acabar con él cuanto antes y poder proteger al resto de los ocupantes de la taberna.

 

Acción:

Ataco al semielfo con la espada.



#8 Gelbin

Gelbin

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 36 posts

Posteado 22 June 2015 - 04:10 PM

-Absurda madera! casi quemas nuestra montura... y ese holgazán me ha disparado!-
Furioso por el intento de gnomicidio, Gelbin está seguro que está vez el tronco encontrará su camino.

Acción: Uso mano de mago de nuevo para lanzar otro madero del fuego a la cara de Bandido1. (En caso de que ya haya sido aniquilado, elijo otro bandido vivo al azar).

 

Mensaje a Copérnico: Bola de pelo, esta gente es mala, escóndete lejos de la madera voladora.



#9 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 22 June 2015 - 05:01 PM

Segundo Asalto (Se mantienen las iniciativas)
[Orden de iniciativas: Bruggar (20), Gelbin (20), Bandido1 (19), Kead (15), Lycaón (12), Bandido5 (9), Centauro (6), Bandido6 (4), Bandido3 (2)]
Bruggar (herido)
Acosado por el líder de los bandidos, el intrépido guerrero trata de desterrar de su mente el dolor de la herida recibida y blande su espada decidido a salir triunfante del difícil trance en que se encuentra [tirada de ataque: 9+6 (CD ?), golpe, tirada de daño: 7+4]. La hoja de su arma, teñida con la sangre de su última víctima, logra penetrar las defensas del semielfo, atravesar la armadura de cuero e infligirle una profunda herida en el estómago. Lanzando un grito de dolor, el jefe de los salteadores trastabilla hacia atrás y trata de retroceder mientras da orden a sus hombres de cubrir su retirarda.
Gelbin (ileso)
El perezoso mira con curiosidad a su amo, sin acabar de entender por qué se muestra tan antinaturalmente activo y, resignado, comienza a moverse con proverbial holgazanería hasta situarse bajo una de las sillas del establecimiento. Entretanto, Gelbin vuelve a hacer uso de su magia, decidido a participar activamente en la expulsión de los bandidos [conjuro lanzado: "mano del mago"; tirada de toque a distancia: 20/20+3 (CA ?), crítico, tirada de daño: 2x2]. En esta ocasión la fortuna sí le sonríe y el segundo tronco ardiente no solo alcanza al ballestero sino que logra prenderle fuego.
Bandido1 (herido grave)
Envuelto en llamas y gritando como un poseso, el tirador huye sin mirar atrás, en busca de la lluvia exterior.
Kead (ileso)
Viendo que Bruggar está en inferioridad numérica, Kead decide dispara su propia flecha hecha de pura energía arcana contra el segundo ballestero [conjuro lanzado: "proyectil mágico", tirada de ataque: éxito automático, tirada de daño: 4+1]. La diminuta esfera de energía blanco-azulada se estrella infalible contra el tirador, arrojándolo de espaldas. El dolorido y aterrado infeliz se arrastra por el suelo tratando de escapar de la posada tan deprisa como puede.
Lycaón (ileso)
Alimentándose con las entrañas de su víctima, haciendo caso omiso de la batalla que tiene lugar a su alrededor.
Bandido5 (herido)
Con el brazo izquierdo dislocado, el salteador tiene muy pocas ganas de seguir combatiendo a la mujer centauro, de modo que blande su daga a la desesperada mientras retrocede lentamente hacia la salida [tirada de ataque: ? (CA 11), golpe, tirada de daño: 4]. Ya sea por habilidad o por fortuna, lo cierto es que su arma consigue abrir una larga herida en el torso desprotegido de su joven oponente.
Centauro (herida)
Con un bufido de rabia y dolor, la doncella centauro se dispone a contraatacar [tirada de ataque: 17-0 (CA ?), golpe, tirada de daño: 5+0] con tan buena fortuna que su recio bastón alcanza en la cabeza a su oponente y éste se derrumba inerte en el suelo.
Bandido6 (herido grave)
Con las tripas prácticamente asomando de la herida mortal que Bruggar acaba de infligirle y viendo que sus hombres han sido completamente derrotados, el infeliz semielfo decide vender cara su vida, llevándose por delante a su malherido oponente [tirada de ataque: ? (CA 18), fallo]. Sin embargo, ha perdido tanta sangre, que el coloso Bruggar ni siquiera tiene que interponer su escudo para evitar la estocada.
Bandido3 (moribundo)
Arrastrándose hacia la salida después de haber sido alcanzado por el proyectil mágico de Kead.
 
Tercer Asalto (Se mantienen las iniciativas)
[Orden de iniciativas: Bruggar (20), Gelbin (20), Bandido1 (19), Kead (15), Lycaón (12), Centauro (6), Bandido6 (4), Bandido3 (2)]
Bruggar (herido)
Decidido a desembarazarse de una vez por todas del semielfo, el guerrero asesta su golpe mortal [tirada de ataque: 7+6 (CD ?), golpe, tirada de daño: 6+4]. Su larga espada, tinta en sangre, alcanza el cuello del líder bandido y prácticamente le separa la cabeza de los hombros. El desdichado semielfo cae al suelo, sin vida.



#10 Kead

Kead

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 38 posts

Posteado 22 June 2015 - 07:30 PM

Esto no ha terminado, no sabemos cuantos de ellos puede haber en los alrededores. Si uno escapa puede que en unas horas nos toque enfrentarnos con otro grupo de ladrones y no tengo intención de que esto suceda; y menos sin echar un ojo a Bruggar, esa herida tiene mala pinta.

 

Acción: Salgo tras el bandido en llamas, bastón en mano (creo que he subestimado al gnomo, ese lanzamiento bien merece reconocimiento), mientras lanzo una sonda mental esperando que Roach esté en los alrededores y que localize y no pierda de vista al bandido. En el proceso señalo a los demás que se encarguen del bandido que intenta escapar arrastrándose por el suelo.

 

- ¡Y tú! (apuntando en dirección al centauro), ¡Aún tienes que explicarnos que ha pasado aquí!

- Posadera, haga el favor de servir otra ronda, y del barril de bajo la barra, no del que tan alegremente mezcla con los cazos que recogen la lluvia.

 

Dichosa cerveza aguada…(pienso mientras salgo por la puerta).


Editado por Kead, 22 June 2015 - 07:50 PM.


#11 osksp

osksp

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 43 posts

Posteado 23 June 2015 - 09:31 AM

Bruggar, con evidentes signos de dolor, se sienta en el suelo de la posada apoyando la espalda contra la barra, con intención de recuperar el aliento. Sin duda Tempus les ha favorecido a él y a sus acompañantes en el combate, y eso siempre es de agradecer. Mirando alrededor realiza un rápido análisis del resultado de la batalla. Tres atacantes muertos y uno inconsciente, puede que a este último puedan interrogarle para saber qué ha pasado y por qué perseguían a la centauro.

 

¡La centauro! Qué criatura tan extraña... sin duda el de hoy estaba siendo un día de sorpresas. Momentos antes no podía dejar de mirar extrañado al peludo animal que yacía inmóvil a los pies de la chimenea, viendo crepitar el fuego mientras su amo, un gnomo cuanto menos peculiar, se dedicaba a entretener a los escasos clientes del local y a la propia posadera. Y de repente, un ser mitad mujer mitad yegua, de cuya existencia sólo había oído hablar remotamente a su viejo tutor Orthien, aparece de la nada pidiendo su ayuda. Sin duda había muchas cosas que aclarar.

 

Aunque lo primero siempre es lo primero. El hechicero, armado con su bastón, ha salido corriendo detrás de los dos bandidos que han conseguido escapar. Si bien podría ayudarle en la persecución, Bruggar no ve sentido a salir corriendo detrás de dos enemigos que huyen, así que simplemente le grita al hechicero mientras le ve salir de la posada:

 

- ¡Avisa si necesitas ayuda!

 

Después, se dirige a la centauro, con cierta desconfianza:

 

- Hola... ¿estás bien? ¿puedes moverte?.

 

y al resto:

 

- ¿Alguien más ha resultado herido?

 

Cuando la centauro responda, Bruggar intentará conversar con ella para que les cuente qué ha pasado, y por qué la perseguían esos hombres.



#12 Gelbin

Gelbin

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 36 posts

Posteado 23 June 2015 - 10:26 AM

- JAJAJAJAJAJA  siiiii fuegooooooo -

La visión del bandido en llamas provoca carcajadas en el gnomo que se siente eufórico ante el éxito del tronco flamígero y el resultado del combate. Aun sabiéndose seguro, Geblin echa mano de su ballesta por puro sadismo y se centra en el bandido que se arrastra hacia la salida.

 

Acción: Disparo de ballesta a Bandido3.



#13 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 23 June 2015 - 11:15 AM

Tras impartir las instrucciones pertinentes, Kead abandona la posada a la carrera, en pos del bandido en llamas, pasando junto al otro superviviente que gatea hacia la salida. Fuera descubre al abrasado salteador revolcándose por el suelo, bajo la incesante lluvia, y no duda en remetarle en el suelo con su bastón [tirada de ataque: 16+0 (CA ?), golpe, tirada de daño: 2]. El bastonazo basta para noquear al infeliz, que queda tendido en el suelo, inconsciente. 
 
Entretanto el gnomo, desternillado de risa, decide poner a prueba su puntaría con el fugitivo bandido alcanzado por el conjuro de Kead [tirada de ataque: 15+3 (CA ?), golpe, tirada de daño: 2]. El virote de ballesta alcanza al salteador en la espalda y éste se desploma de bruces cuando ya casi había logrado trasponer el umbral de la posada. Gelbin está tan ocupado celebrando su diana que no repara en el gesto de desagrado que la hembra centauro le dedica.
 
[Pruebas de "escuchar": 13-1,18+3,3+5 (CD 15)]. Aunque el gnomo no se percata de la mirada que le echa la potrilla, sí se percata de que la posadera halfling asoma la cabeza desde detrás de la barra y masculla para sí misma con indignación creciente:
 
-Cerveza aguada... cerveza aguada dice... -escupe en una de las jarras antes de llenarla de espumosa cerveza dorada-. Ya le daré yo cerveza aguada a ese cretino gigantón...
 
Bruggar y la centauro están demasiado ocupados conversando como para percatarse de este hecho.
 
-Estoy bien, sí. Gracias, muchísimas gracias por ayudarme -dice la joven, esbozando una sonrisa cansada y aproximándose al corpulento guerrero, haciendo muecas de dolor a cada paso. Se mira la grupa chamuscada con cierto fastidio y añade-: Incluso a vos, señor gnomo. ¿Podría conocer el nombre de mis valientes campeones? Yo me llamo Euriclea y ahora estoy en deuda con vosotros.
 
-¡Yo soy Niryam! -exclama la pequeña posadera, a quien nadie le ha preguntado, atrayendo vuestra atención sobre ella en el mismo momento en que Kead regresa a la posada arrastrando al bandido fugitivo por una pierna. Al ver entrar al mago, la halfling se dirige a él con una encantadora sonrisa y una jarra en la mano-. ¡Aquí tienes tu cerveza, espero que esta sí sea de tu agrado!
 
[Prueba de "engañar": ? vs "averiguar intenciones": 8+0, éxito]. A Kead le parece una cerveza perfectamente normal y apetecible.


#14 osksp

osksp

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 43 posts

Posteado 23 June 2015 - 12:00 PM

¡Encantado de conocerte Niryam! - exclama Bruggar dirigiéndose a la halfling - Y disculpa el jaleo, espero que no hayamos causado demasiados desperfectos. Yo me llamo Bruggar, de Nesmé. - esto último dirigiéndose ya a todo el grupo - No sé si alguno de vosotros esperaba tener un día movido, yo por lo menos no. Os agradezco vuestra colaboración en el combate, ha habido momentos en los que no sabía si saldría de ésta. En fin Euriclea, ¿puedo preguntarte por esos hombres y por qué huías de ellos?.

 

Además, me gustaría preguntar, tanto a Euriclea como a Niryam si conocen algún sitio donde nos podamos recuperar aunque sea levemente de nuestras heridas.


Editado por osksp, 23 June 2015 - 12:10 PM.


#15 Kead

Kead

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 38 posts

Posteado 23 June 2015 - 01:35 PM

Después de arrastrar al bandido al interior (humeando como si acabaran de pasarlo por la plancha), lanzo una sonda mental a Roach: APREMIO, NECESIDAD, BUSCAR y una imagen mental de un grupo de bandidos con el objetivo de que me entienda y realice un barrido del área circundante en caso de que los bandidos no viajaran solos; una información que, de momento, decido guardar para mí.
 
Una vez dentro, contemplo lo que antes ya era una desastrada posada, convertida ahora en el súmmum de los edificios ruinosos. Áreas chamuscadas y aún algunas alegres llamitas devorando madera aquí y allá, bandidos desperdigados por el empapado suelo sobre el que ahora no sólo corre agua, un perro alimentandose inmisericorde de lo que antes era un ser un humano y un perezoso al que un gnomo acaricia distraídamente mientras cruzamos la mirada. Evitando los requeros de agua procedentes de lo que hace siglos debía ya ser un techo ruinoso y pasando sobre cuerpos inertes decido dirigirme al origen de esta situación: la centauro que apenas puede disimular una mueca de dolor debido a sus heridas. Sin embargo, me veo interrumpido por una sonriente hafling que me ofrece una jarra de lo que parece verdadera cerveza.
 
-¡Ahhh! -exclamo refrescandome el gaznate- ¡A esto me refería posadera! Sigue siendo de las cervezas más insulsas de los Dientes, pero se nota que es de tu propia reserva y no de la que usas para abrevar a tu clientela (¿noto toques afrutados?, pienso).
 
Acción: - Y bien -digo dirigiéndome a la centauro-, ¿a que debemos el placer de esta descontrolada trifulca? Creo que como mínimo merecemos una explicación detallada -explico calmada y pausadamente mientras me inclino sobre Bruggar para observar y atender su herida). Puedes hablar mientras atiendo al guerrero, luego, si no tienes incoveniente, puedo echar un vistazo a tus heridas y a las del resto clientes.
 
-Querida halfling (digo mirando a la alegre posadera), ¿tendrías alguna soga para maniatar a estos dos bandidos (los dos que únicamente parecen inconscientes)? Me gustaría que respondieran a algunas preguntas si es que no han perdido el seso a causa de los golpes.

Editado por Kead, 23 June 2015 - 01:38 PM.




Responder



  



También marcado con D&D, CGI

A Bragol. Tus amigos te echan de menos.