Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

Runequest. El Laberinto Mortal, la prueba de los campeones.

LF06 - Laberinto Mortal.

136 respuestas al tema

#1 Txibi

Txibi

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4645 posts

Posteado 20 October 2014 - 08:32 PM

lm.jpg

 

 

COMO EMPEZÓ TODO.

 

     Fang era una pequeña ciudad muy tranquila, situada al norte de la provincia de Chiang Mai. Emplazada a orillas del río Kok, servía a las mil maravillas de alto en el camino, a lo largo de casi todo el año, para los viajeros y mercaderes. En la dársena de Fang solían encontrarse amarradas unas cuantas gabarras y almadías, y a veces también algún que otro velero de de gran tamaño.

 

     Pero eso era antes, hace ya tiempo.

 

     Antes de que se crease la Prueba de los Campeones.

 

     En la actualidad, una vez al año el río se atesta de embarcaciones que traen a gentes desde cientos de kilómetros a la redonda, deseosas de ser testigos por fin de la hazaña que rompa el antiguo maleficio de Fang; deseosas de ver a un héroe victorioso en la Prueba de los Campeones.

 

     El 1 de mayo, cada año, vienen a FAng héroes y guerreros para arriesgar sus vidas en la Prueba. Sobrevivir es poco menos que imposible, pese a lo cual son muchos los que afrontan el peligro, ya que la recompensa es elevada: una bolsa con diez mil monedas de oro y la independencia eterna para el territorio de Chiang Mai. Claro que llegar a Campeón no es tarea fácil.

 

     Hace unos cuantos años, un poderoso barón llamado Sukumvit, decidió convertir a la ciudad en centro de atracción instituyendo la más terrible de las competiciones. Con ayuda de los lugareños construyó un laberinto subterráneo en una colina próxima a la ciudad de Fang, del cual sólo existe una salida. El Laberinto está repleto de trampas mortales y de toda clase de celadas y seres abominables. Sukumvit planeó meticulosamente hasta lo más mínimos detalles, de modo que quienquiera que desee enfrentarse a su reto deberá echar mano tanto de su ingenio como de su habilidad en el manejo de las armas.

 

     Cuando por fin quedó satisfecho con su obra, puso a prueba el Laberinto. Para ello eligió a diez de sus mejores guardianes, que, armados hasta los dientes, ordenó que se internarán en el Laberinto. Nunca más se les volvió a ver. La historia de los guardianes desaparecidos pronto se supo por todas partes: fue entonces cuando Sukumvit anunció la primera Prueba de los Campeones. Su reto lo transmitieron mensajeros y carteles: diez mil monedas de oro y la independencia eterna de Chiang Mai para cualquiera que sobreviviese a los peligros del Laberinto de Fang.

 

     El primer año, diecisiete valientes guerreros probaron suerte en "El Paseo", que es como terminó por llamársele. No salió con vida ni uno solo. A medida que fueron transcurriendo los años y que la Prueba de los Campeones continuó celebrándose, fue atrayendo a más y más aspirantes y espectadores. La ciudad de Fang prosperó; empezaba a prepararse con meses de antelación para el espectáculo del que era anfitriona cada mes de mayo. La ciudad se engalanaba, se levantaban tiendas, se habilitaban comedores, se alquilaban músicos, bailarines, comefuegos, ilusionistas y toda clase de gentes del espectáculo, así como se tomaba nota de todos aquellos que tenían esperanzas de salir con bien de "El Paseo".

En la última semana de abril, las gentes de Fang y los visitantes se enzarzaban en una fiesta de grandes proporciones. Todo el mundo cantaba, bebía, bailaba y reía hasta el amanecer del 1 de mayo, momento en el cual la muchedumbre se apresuraba para llegar a las puertas del Laberinto y contemplar como el primer aspirante de año daba un paso al frente para encarar la Prueba de los Campeones.

 

     Después de ver los carteles de desafío de Sukumvit, vosotros sois parte del grupo que ha decidido probar suerte en la edición de este año, una idea que ya os rondaba por la cabeza años anteriores. Algunos querrán por el oro, otros por la fama que representaría el hecho de que nadie ha salido nunca victorioso del Laberinto. Reunís vuestras pertenencias y cada uno de una parte ha puesto camino hacia Fang.

 

     Ahí os habéis conocido.

 

     Es bastante probable que haya otros aspirantes a "El Paseo" que aún no hayáis visto en medio de la multitud que atesta las calles. Dentro de tres días dará comienzo la Prueba, y la ciudad es presa de una excitación poco menos que histérica. Os apuntáis y a cada uno os dan un pañuelo de color violeta para que lo llevéis atado al brazo: esa es la señal que muestra vuestra condición de aspirante. Durante esos tres días, el guerrero vikingo Nryan Othernod, el noble elfo Athons, el hobbit Alek Monghtbeard, Gargoris el shaman y el pato An'dol, disfrutan de la hospitalidad de Fang, donde os tratan como a semidioses. A lo largo de todo este regocijo es fácil olvidar el propósito que os trajo a Fang, pero la última noche antes de la Prueba, sois conscientes de la magnitud de la prueba que tenéis por delante y os centráis en dominar vuestros pensamientos para estar listos. Esta última noche os llevan a un albergue especial y os muestran vuestros dormitorios, en los que hay espléndidas camas con dosel y sábanas de satén para ayudaros a descansar. Pero hay quien no puede dormir demasiado ante los nervios de lo que os aguarda.

 

     Poco antes del amanecer os despierta una trompeta. Minutos después se oye golpear de nudillos en las puertas y la voz de un hombre que os va diciendo uno a uno:

    

     - Tu prueba está a punto de empezar. Por favor, disponte a partir dentro de diez minutos.

 

 

                              TODOS:

 

     Salís de la cama, alguno descorre la cortina de la ventana y puede ver como el gentío atiborra las calles y se mueve silenciosamente por entre la bruma matinal: son, sin duda, espectadores camino del Laberinto, que madrugan para ocupar lugares ventajosos desde los cuales ver a los competidores. Termináis de equiparos y salís al pasillo.

 

     Un diminuto hombrecillo de ojos almendrados os saluda con una reverencia cuando abandonáis los dormitorios y os dirigís al pasillo.

 

     - Por favor, seguidme - dice.

 

     Gira hacia su izquierda y echa a caminar presuroso en dirección a las escaleras que hay al fondo del pasillo.

 

     Salís del albergue y seguís caminando por estrechos callejones; tenéis que apresuraros para no perder de vista al hombrecillo. Pronto llegáis a un camino ancho y sucio; a ambos lados se alinean los espectadores que no paran de gritar. Cuando ven vuestros pañuelos violetas aumenta el griterío y os arrojan flores. Las alargadas sombras que proyectan aquellos que tenéis enfrente disminuyen a medida que un sol brillante se va elevando en el cielo matinal. Allí, frente a esa multitud ruidosa y brillante, os sentís extrañamente solos. Vuestro guía os hace señas para que le sigáis. Más adelante ves la colina, en la que se vislumbra la boca oscura de un túnel que desaparece al adentrarse en las profundidades de la tierra.

 

     Al acercaros, veis dos grandes pilares de piedra que flanquean la entrada de túnel. Están cubiertos de relieves ornamentales: serpientes que se retuercen, demonios, deidades, y cada figura parece dar voz a una callada advertencia para todos aquellos que osen ir más allá de ellas.

 

portadalm.jpg

 

 

     Veis al mismísimo Barón Sukumvit junto a la entrada, esperando para saludar a los participantes de la Prueba de los Campeones. Contáis a otros cinco, alineados orgullosamente, con sus pañuelos de color violeta desplegados a la vista de todos. Hay dos bárbaros de torso desnudo, vestidos con pieles. Están completamente inmóviles, con las piernas ligeramente separadas, sujetando por la empuñadura sus hachas de doble filo. Una pulcra mujer con aspecto élfico, de pelo dorado y ojos verdes como los de un felino, está ajustándose el cinturón de dagas que lleva en torno a la túnica de cuero. De los otros dos, uno va cubierto de pies a cabeza con una armadura de hierro, un casco con plumas y un escudo blasonado; el otro va vestido con negros ropajes: sólo se le ven los ojos a través de la rendija formada por los pliegues del embozo y el capuchón. Cuchillos largos, una garrota de púas y otras silenciosas armas mortíferas le penden del cinto. Los cinco contendientes os saludan a vosotros cinco con movimientos de cabeza casi imperceptibles; os giráis de cara a la exultante multitud para que os observen.

 

     De inmediato, el silencio se abate sobre la muchedumbre, pues el Barón de Sukumvit ha dado un paso al frente; lleva en la mano diez trozos de bambú cinco en cada mano. Reparte cinco en el primer grupo y los otros cinco os lo ofrece a vosotros. Cada uno  toma uno, en cada uno de ellos está escrita una palabra, el orden de entrada en El Laberinto.

 

     Guerrero humano Nryan Othernod.  Sexto.

     Noble elfo Athons.  Séptimo.

     Shaman humano Gargoris. Noveno.

     El pato An'dol. Octavo

     Hobbit Alek Monghtbeard.  Décimo.

 

     En este momento empieza la Prueba de Los Campeones.

 

     El primero es el Caballero. Saluda a la muchedumbre antes de desaparecer por el túnel; media hora después le sigue la mujer elfo. Después va un bárbaro, luego el hombre cubierto de negros ropajes. Por último va el otro bárbaro.

 

     Ahora os toca a vosotros. Cada media hora entrará uno, tal como ha hecho el primer grupo.

  

     Vais saludando a la multitud apiñada según os va tocando vuestro turno. Sostenéis en alto el pañuelo violeta y tras una última bocanada de aire fresco, pasáis entre los pilares de la entrada, rumbo a los túneles en que reina el poder de Sukumvit, para enfrentaros a los desconocidos peligros que infestan "El Paseo"; dispuestos a atravesar el Laberinto Mortal del poderoso Barón.

 

     Sólo podrá salir Uno... o quizá ninguno lo consiga.

 

     En cualquier caso.

 

     ¡Buena Suerte!

 

 


Editado por Txibi, 20 October 2014 - 08:36 PM.


#2 Corvis

Corvis

    Se acerca el Invierno.

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2324 posts

Posteado 21 October 2014 - 01:33 PM

Nryan Othernod

 

 

 

Por diversas circustancias de la vida, he acabado aceptando la proposición que mi padre me ha hecho de entrar a formar parte de los campeones en La Prueba de los Campeones.

 

Para decir verdad, llevo toda mi vida entrenando para este momento. Mi familia necesita el dinero para intentar vivir con dignidad durante los años que le quedan de vida a cada uno de ellos.

 

Sin pensármelo dos veces, me inscribo en dicha prueba y pongo mi suerte en manos de mi dios protector; Odín.

 

Al salir de mi casa, a las afueras, me dirijo hacia Fang una pequeña ciudad muy tranquila, situada al norte de la provincia de Chiang Mai, en la cual se realiza dicho torneo.

 

Por el camino, subido a mi caballo, me encuentro a mi hermana Freayei, la cual me desea toda la suerte posible y promete orar a los dioses... Espero que oigan sus ruegos, pienso mientras espoleo a mi montura para continuar el camino que me llevará unos cuantos días.

 

----

 

Al fin he llegado. Me encuentro descansando en una habitación, la cual está adornada con una espléndida cama con dosel y sábanas de satén para ayudarme a descansar. Sin emgargo, la mitad de la noche la paso orando a Odín, para que me de fuerza en la prueba de mañana con la oración que mi padre me enseñó cuando aún tenía sólo cinco años de edad;

 

Odin, guía mis pasos, con tu sabiduría
Odin, guía mis manos con tu lanza
Odin, guía mis ojos con tus cuervos
Odin, guía mis instintos con tus lobos
Odin, guía mi fuerza con tu anillo
Odin, guía mi alma con tu ojo divino
Gran Odin que se haga mi voluntad.
 
----
 
Cuando los primero rayos de sol asoman al alba, alguien llama a mi puerta.
 

     - Tu prueba está a punto de empezar. Por favor, disponte a partir dentro de diez minutos.

 

Controlando los nervios que mariposean en mi estómago como un montón de gusanos apunto de salir de su capullo, me levanto del catre y comienzo a revisar mi equipo.

 

- Cuerda, lanza, mochila, - así sigo hasta terminar con el arma de mi antepasado Okinhe - y el hacha de mi abuelo.

 

Al poco rato abro la puerta y observo a un diminuto hombrecillo de ojos almendrados que me saludo tanto a mi como a los demás con una reverencia. Finalmente nos dirigimos al pasillo.

 

----

 

Llegamos a un pasillo ancho donde se encuentran los espectadores animándonos. No paran de aplaudir y sus rugidos me recuerdan a los de un tigre en el bosque.

 

Allí, a la entrada, se encuentran los demás miembros de La Prueba de los Campeones. Además, tambiés el barón Sukumvit, que nos saluda a todos y cada uno de nosotros, para después... darnos unas cañas de bambú con una numeración.

 

Me ha tocado el sexto...

 

Ese es mi número para adentrarme en el que podría ser el final de mi vida. Jamás me olvidaré de este número.

 

----

 

En este momento empieza la Prueba de Los Campeones.

 

El primero es el Caballero. Saluda a la muchedumbre antes de desaparecer por el túnel; media hora después le sigue la mujer elfo. Después va un bárbaro, luego el hombre cubierto de negros ropajes. Por último va el otro bárbaro.

 

Ahora os toca a vosotros. Cada media hora entrará uno, tal como ha hecho el primer grupo.

 

Como tengo el número seis, soy el primero en entrar de mi grupo.

 

Mientras doy los prasos susurro otra oración;

 

“He aquí que veo a mi padre,

he aquí que veo a mi madre,

a mis hermanas y mis hermanos.

He aquí que veo el linaje de mi pueblo

hasta sus principios.

Y he aquí que me llaman,

me piden que ocupe mi lugar entre ellos,

en los atrios de Valhalla,

el lugar donde viven los valientes

para siempre.”

 

Alzo el pañuelo agarrándolo fuertemente con el puño cerrado a la vez que me giro hacia el público. Noto su clamor y su aliento me motiva como el sonido del acero antes de una buena batalla contra los sajones.

 

Con la adrenalina corriendo por todo mi ser grito.

 

-¡¡Por Odín!! - y me adentro en la prueba.


Editado por Corvis, 21 October 2014 - 01:35 PM.

"Y mi hacha recaerá sobre tu cuello, separando la cabeza de tu asqueroso cuerpo."


 

Partidas que Juego:
-El Desgarro de la Urdimbre


-El Valle de Delimbiy.


#3 Athons

Athons

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 375 posts

Posteado 22 October 2014 - 10:52 AM

Elfo Athons.

 

Al fin llega el momento, una voz anuncia que la prueba está a punto de empezar.

Preparo todos mis objetos y abalorios para la gran prueba.

Cogeré algo más de dinero, hay que estar preparado para todo, cojo un total de 200 peniques más y los meteré en mi mochila.

 

Pasado un rato me encuentro con todos los participantes en la puerta del laberinto. Veo primero pasar al tosco cazador, se encomienda a su deidad y entra al laberinto.

En media hora entraré y empezará el desafío para mi.

 

Cuando me dan la señal saludo con una reverencia a todo el público y entro andando al laberinto. Cuando ya no pueda ver la entrada saco mi arco, cargo una flecha, me pego a la pared y avanzo todo lo deprisa que pueda ir manteniendo un mínimo de sigilo. 



#4 Txibi

Txibi

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4645 posts

Posteado 22 October 2014 - 02:17 PM

Nryan Othernod.

 

 

     El clamor y el entusiasmo de los espectadores se va perdidendo poco a poco a medida que te aventuras en la oscuridad del tunel...

 

     Tras encomendarte a Odin, te aventuras en la oscuridad del tunel, pero no permaneces a oscura más que unos pocos segundos. Del techo cuelgan grandes cristales, a veinte metros uno del otro, que irradian una luz suave, pero suficiente para iluminar tu camino. Mientras te vas acostumbrando a la penumbra, notas cierta agitación a tu alrededor.

 

     Arrastrándose por los cincelados muros, mutltitud de arañas y escarabajos se esconden en grietas y hendiduras al sentir que te aproximas; ratas y ratones chillan y corretean por el suelo por delante de ti.

 

     Tras caminar lentamente por el tunel durante unos cinco minutos, descubres a tu izquierda una mesa de piedra apoyada contra el muro. A un lado un brasero arde con un fuego azulado. Según te aproximas una luz brillante y neblinosa se forma encima de la mesa. Al disiparse la niebra y apagarse la luz, ves una caja de madera, que tiene tu nombre grabado. El tunel continua hacia delante...

 

 

 

.


Editado por Txibi, 22 October 2014 - 02:18 PM.


#5 Corvis

Corvis

    Se acerca el Invierno.

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2324 posts

Posteado 22 October 2014 - 03:00 PM

Nryan Othernod.

 

 

El rugir del clamor del público se va disipando en el aire a cada paso que doy en la oscuridad. Sin embargo, pronto llego a la luz. Decenas y decenas de cristales cualgan a unos veinte metros de mi, emitiendo una suave luz, lo sufieciente para iluminar el sendero por el que camino.

 

En él, los insectos, ratas y lagartos chillan y corretean huyendo de mí hacia las rocas y pequeñas rendijas que hay en el suelo.

 

Trato de mirar a todos lados para ver que hay a mi alrededor, quiero estar atento a todo y no descuidar mi espalda... en cualquier momento puede llevarme una buena sorpresa.

 

Después de caminar un poco, calculo que unos cinco minutos, encuentro una mesa de piedra apoyada contra el muro, con un brasero que arde a su lado, iluminando con un fuego azulado. Mientras más me acerco hacia la mesa de pidra, una brillante y nebilosa luz se va jestando sober la mesa.

 

Estupefacto me acerco aún más y veo como la niebla comienza a disiparse. Encontes, veo una caja de madera, que tiene mi nombre grabado.

 

Mirando a todos lados, y completamente alerta, cojo la caja sin abrirla y la guardo.

 

<Por los dioses del Valhalla, quizá contenga algo que me servirá para más tarde... ¿comida quizás?>

 

Sin dudarlo, y sabiendo que en poco tiempo entrará alguien más en pos de mí, trato de parapetarme en algún lugar escondido.

 

<Sólo puede vivir uno con vida. Es mejor tener las espaldas cubiertas. ¡Por Odín que seré yo!>.

 

Busco un sitio protegido donde pueda ocultarme a la perfección, asegurándome de que nadie me pueda ver con facilidad allí. Preparo mi hacha y la agarro con las dos manos, jugueteando a la espera con los dedos.

 

 

----

 

off; el máster ya conoces mis planes.


"Y mi hacha recaerá sobre tu cuello, separando la cabeza de tu asqueroso cuerpo."


 

Partidas que Juego:
-El Desgarro de la Urdimbre


-El Valle de Delimbiy.


#6 jorgeman207

jorgeman207

    Neonato

  • Miembro
  • PipPip
  • 142 posts

Posteado 22 October 2014 - 06:18 PM

Alek Monghtbeard

ya han entrado los siete primeros, aun me queda como hora y media.

LLevamos aqui como cosa de tres horas y media y la multitud sigue ahi, gritando y jaleando ¿no es ese de ahi el frutero del que tuve que huir hace un par de días?

quizas aun pueda sacar un poco de provecho al tiempo que tengo me averco al chaman, que entra justo antes que yo y le hablo

 

off: me he tomado la libertad de mandarle la conversación directamente al jugador para que no cotilleis



#7 Txibi

Txibi

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4645 posts

Posteado 22 October 2014 - 08:33 PM

Elfo Athons.

 

 

     Cuando te dan la señal, te introduces en la oscuridad del tunel. Te alivia ver que hay unos cristales a intervalos regulares colgando del techo que iluminan con una suave luz el lugar. Aunque como elfo tienes los sentidos algo más agudo y en concreto ves mejor que los humanos de noche, como todas las criaturas diurnas, en ausencia de luz no ves nada.

 

     Pequeñas gotas de agua que se filtran del techo caen formando pequeños charcos con un fantasmagórico gorgoteo. Avanzas con paso rápido por el tunel, hasta que te detienes al ver una mesa de piedra junta a la pared izquierda. Un pequeño brasero de pie, arde con un pequeño fuego de luz azulada.

 

     Al acercarte con precaución una luz toma forma encima de la mesa y una niebla aparece y se condensa... al disiparse la luz y la niebla observas que hay una caja de madera que lleva tu nombre. Ves algo más, tras la mesa y oculto entre las sombras que proyecta el brasero, hay una figura. Ves al guerrero vikingo Nryan, al que reconoces de estros tres últimos días cuando te inscribiste en la Prueba de los Campeones. (Nryan esconderse %35+10 por las sombras, 86 fallo. Athons otear %75, 43 éxito)

 

 

,



#8 Athons

Athons

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 375 posts

Posteado 23 October 2014 - 03:52 PM

Elfo Athons

 

Observo la caja que tiene mi nombre... pero hay algo que me preocupa más... el vikingo está escondido detrás de la mesa, cual niño pequeño abriendo sus regalos de navidad....

Doy gracias a mis desarrollados sentidos y, de forma muy muy silenciosa retrocedo, siempre con el arco alzado y con una flecha cargada apuntando al lugar donde sé que está el vikingo.

Cuando retrocedo varios metros me agazapo y me pego mucho a la pared y me escondo entre las sombras.

Es entonces cuando uso mi habilidad de canto (obviamente en el idioma élfico) y canto cualquier canción que me sepa, si es infantil mejor.

Mi intención es llamar la atención del vikingo escondido para que salga de su escondite. Si se mueve y sale seguiré apuntándole. Si se dirige hacia mi le pondré una flecha entre los dos ojos. Si se dirige hacia dentro del laberinto le sigo despacio y sin hacer ruido.

Si oigo que alguien viene por detrás (otro jugador) me giro y confiando en su buena fe me pongo un dedo en los labios, le hago el gesto de guardar silencio y la explico que es tosco vikingo intenta hacernos una emboscada desde detrás de la mesa. Siempre con una distancia prudencial por si intenta atacarme.



#9 Corvis

Corvis

    Se acerca el Invierno.

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2324 posts

Posteado 23 October 2014 - 04:43 PM

Nryan Othernod.

 

 

Desde mi escondrijo, veo como el elfo se acerca. Si no recuerto mal, su nombre es Athons, bastante peculiar para alguien de su raza. Al igual que yo, coje la caja de madera de encima la mesa... ¿cómo ha aparecido ahí? Después de esto, me doy cuenta de que me ha visto.

 

Definitivamente, este no era un buen escondite, pienso mientras me voy levantando poco a poco con las manos en alto, alejadas de mis armas.

 

-Espera, espera... Athons... ese era tu nombre, ¿verdad? En ningún momento he querido causarte la impresión una impresión mala de mí. Solamente que... - ahora empiezo a hablar de forma nerviosa (lo hago adrede) -cuando llegué aquí... me pareció ver una extraña forma a lo lejos del pasillo... no sé qué era, pero decidí esperte para avanzar juntos, os lo juro por lo más sagrado...

 

Dicho esto, espero que el elfo descienda su arco y se acerque a mí.

 

-Lo siento de veras... avencemos juntos pues -le digo mientras señalo a lo largo del camino.

 

 

----

 

off; imagino que mientras hablo, el elfo no me atacará... ¿digo yo no?


"Y mi hacha recaerá sobre tu cuello, separando la cabeza de tu asqueroso cuerpo."


 

Partidas que Juego:
-El Desgarro de la Urdimbre


-El Valle de Delimbiy.


#10 Txibi

Txibi

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4645 posts

Posteado 23 October 2014 - 05:04 PM

Nryan Othernod y el elfo Athons.

 

 

Nryan decide antes de internarse en el laberinto esperar la reacción de sus compañeros para saber si debe preocuparse de lo que tenga delante o si debe vigilar su espalda, se agazapa contra la pared, pero la ocultación nunca fue el fuerte de su entrenamiento como guerrero vikingo al servicio de Odin. Su elevada estatura tampoco ayudaba a pasar desapercibido.

 

El elfo Athons avanza rápido por el túnel cuando se para en seco al ver la mesa y se acerca con precaución a la caja que se ha formado, al ver al vikingo, los nervios le traicionan y pone una flecha en el arco y apunta, Nryan, al ver que le apuntan con una flecha, reacciona instintivamente saltando y atacando al elfo.

 

Primer asalto.

 

Nryan pega un tremendo salto (saltar 60%, 12 éxito) y lanza un golpe devastador con su lanza de mano en el (MR 4, %87, 04 éxito especial) empalando al elfo a la altura del abdomen (Athons esquivar 68%, 15 éxito simple, no puede evitar el éxito especial)

 

Athons levanta su arco encordado, lo tensa y dispara contra el vikingo que salta hacia él (MR 5, %116, 46 éxito) atravesando su brazo derecho (17 en localización a distancia) que esgrime la lanza... que sobresale ahora de su abdomen.

 

Nyran causa 15 puntos de daño al elfo de los cuales su armadura absorve 6 salvándole la vida (especial, empalante, doble daño del arma más la fuerza, 8+6+1) Athons tiene una lanza empalada en el abdomen, sus puntos de golpe ahí son -3, cae al suelo desangrandose, pierde la movilidad de las piernas, pierde un punto de golpe por asalto y si no recibe atención médica urgente o usa su conjuro de curación del cuerpo de un uso, morirá en 3 asaltos. Los puntos de fatiga del elfo caen a 0.

 

Athons causa 11 puntos de daño en el brazo al vikingo, atravesándoselo e inutilizandoselo para el resto de la aventura si no se es sanado. Su armadura ha absorvido 2 puntos, lo justo in extremis para que no haya perdido el brazo, sus puntos de golpe son -4 en esa localizacion y ahora su brazo derecho yace inerte chorreando sangre... quizá lo pierda. Pierdes 1 punto de fatiga por asalto del combate.

 

 

Nryan: PA / PG 
Puntos de vida generales: 16 - 9 = 7
Puntos de fatiga actuales: 11 

Cabeza 2 / 6
Pecho 2 / 8
Brazo D. 2 / -4
Brazo I. 2 / 5
Abdomen. 2 / 6
Pierna D. 2 / 6
Pierna I. 2 / 6
Athons: PA / PG
Puntos de vida generales: 17 - 9 = 8
Puntos de fatiga actuales: 0

Cabeza 8 / 5
Pecho 6 / 8
Brazo D. 6 / 5
Brazo I. 6 / 5
Abdomen. 6 / -3 (pierde 1 punto de golpe por asalto, a -6 muere)
Pierna D. 6 / 6
Pierna I.  / 6

 

 



#11 GMS70

GMS70

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 67 posts

Posteado 23 October 2014 - 05:46 PM

Pato An'Dol

 
Por fin ha llegado el día de demostrar lo que valgo. En la ciudad se reían de mi idea de participar en El Paseo, decían que era un suicidio, que un pato como yo sólo haría el ridículo, que estaba loco. En fin, como siempre. Ese tipo de criticas y burlas, que con el tiempo había aprendido a ignorar en vez de acallar a golpes, son el pan de cada día en la vida de un Durulz. De un Durulz pobre, al menos, pero estoy aquí para que eso cambie.
 
Me voy fijando en los demás concursantes a medida que van entrando. Caballeros de brillante y pulida armadura, elfos pomposos, asesinas con mirada de hielo... Nadie con quien entablar un mínimo de conversación. Hasta el hobbit, el único aparte de mí con pinta de haberse criado en las calles, prefiere ponerse a cuchichear con el chamán cuando sólo quedamos los tres, dejándome obviamente de lado. No sé por qué esperaba un mínimo de educación, nunca la he recibido antes, pero da igual. Tampoco estoy aquí para hacer amigos.
 
Al entrar, todos van saludando a la multitud que grita, encomendándose al dios de turno o pidiendo guía a sus antepasados. "Estúpidos... -pienso mientras espero mi turno- ahí dentro ni vuestro padre ni vuestro dios os van a ayudar mucho. Por primera vez en vuestra vida vais a saber lo que es estar solos rodeados de un mundo que os odia. Espero que no os cueste tanto acostumbraros como me costó a mí."
 
Oigo una voz que grita "¡Tu turno, pato!", y noto el tono de burla al pronunciar la última palabra. Disfruto imaginándome lo fácil que sería atravesarle la cabeza al guarda con uno de mis virotes, pero decido no hacerlo. Al fin y al cabo, no ando sobrado de munición.
 
Sin perder la concentración en lo que me espera, y con la ballesta cargada y preparada, entro al laberinto.

Editado por GMS70, 23 October 2014 - 05:48 PM.


#12 Txibi

Txibi

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4645 posts

Posteado 23 October 2014 - 07:33 PM

Nryan Othernod.

 

     Tras un breve intercambio de golpes, quedáis gravemente heridos tanto el elfo como tú. Apretando los dientes, te arrancas la flecha del brazo, por fortuna sale limpiamente (%64 extraer, 45 éxito), luego te acercas al moribundo elfo y  tras un par de intentos (%34 extraer, 87 fallo, 17 éxito) consigues recuperar tu lanza tirando con su mano izquierda.

 

     Luego te alejas dejando un reguero de sangre, al cabo de unos metros te detienes y usando trozos de tela intentas contener la sangre que mana abundantemente de tu brazo, a pesar de hacerlo con la mano torpe consigues hacer un buen trabajo, considerando la situación. (Primeros auxilios a mitad de posibilidades por usar la mano torpe sobre ti mismo %23, 08 éxito, recuperas 1D3 de daño, total 3)

 

     Dejas de sangrar, te has colocado el brazo en cabestrillo. No puedes usar la mano derecha hasta que este sanada, pero tú no conoces ningún conjuro de curación, preocupado continuas por el pasadizo (sólo puedes usar la mano izquierda, tus porcentajes de armas bajan a la mitad, exceptuando el del escudo y no puedes usar a la vez escudo y arma con la izquierda)

 

     Colocando la caja que tiene tu nombre en la mochila, avanzas siguiendo las huellas de los otros cinco participantes en los charcos con algo de limo y barro de esta parte del túnel, al cabo de unos minutos que no podrías precisar estando todavía algo aturdido por la herida (aunque ya te has recuperado del aturdimiento) llegas a un cruce en forma de T. Puedes girar a la izquierda (al oeste) a la derecha (al este) Puedes ver que hay más huellas que siguen a la izquiera que a la derecha (rastrear 58%, 78 fallo)

 

 

Elfo Athons.

 

     Al levantar el arco el guerrero vestido con pieles pega un salto espectacular cubriendo ante tu asombro los dos metros que os separan de un brinco, lo cual sumado a la longitud de su lanza hace que este en condiciones de atacarte, levantas el arco y disparas atravesándole el brazo y soltando su lanza... demasiado tarde.

 

     Te echas a un lado y aunque en principio parecía que ibas a esquivar el golpe, en el último momento te das cuenta de que no va a ser así. Observas con estupor como su lanza atraviesa tu estómago y sobresale por el otro extremo, te agarras a su mango mientras caes de rodillas, tu vida se escapa con la sangre que mana de la profunda herida. Caes de rodillas sin control sobre tu cuerpo, apenas estás consciente.

 

     Una bruma roja te nubla la vista, ves como en un sueño al vikingo arrancarse la flecha y tira los pedazos rotos al suelo, luego avanza e intenta sacar su lanza de tu cuerpo pero no lo consigue (pierdes 1 punto de vida, abdomen -4). Apoyando el pie en tu hombro para hacer fuerza vuelve a tirar esparciendo sangre, al menos esperas que sólo sangre, por el suelo (pierdes 1 punto de vida, abdomen -5), luego se da media vuelta y tambaleándose desaparece de tu campo de visión.

 

     Estás sólo y te estás muriendo, sólo hay una cosa que puedas hacer. Murmurando una plegaria a tu Dios, invocas el poder de la magia divina (%100, 40 éxito). El conjuro de curación del cuerpo, por que sacrificate 3 puntos de PER de forma permanente al Dios del Sol se disipa lentamente y para siempre, a cambio de salvarte la vida. Mientras te sumes en la inconsciencia, tu cuerpo brilla y tu mortal herida se cierra mientras la magia divina sana totalmente tu cuerpo. (Pierdes el conjuro, pero vives)

 

     La caja con tu nombre permanece un par de minutos sobre la mesa, luego al no ser recogida brilla y desaparece. Permaneces inconsciente un cuarto de hora más o menos, pero cuando despiertas no sabes cuanto tiempo has estado incosciente. Te palpas, estas curado pero sabes que ya no dispones de tu conjuro divino curación del cuerpo. Tienes todo el equipo, el vikingo no te ha rematado ni te ha robado. Mientras recobras los sentidos y te pones en pie vacilante, no oyes unos pasos que se acercan por el tunel desde el exterior (escuchar 79%, 89 fallo)

 

    

 

El pato An'Dol..

 

     Avanzas con decisión por el tunel, ballesta a la espalda, armadura ceñida, útiles en tus bolsas y tu daga al cinto. Jugueteas con tu daga un rato examinándola antes de devolverla a su funda. Es una de tus más valiosas posesiones, regalo de tu maestro que te inició en la hechicería, a cambio de tus servicios para... bueno es igual. Hace un punto más de daño y está encantada mágicamente para ser más resistente. Caminas por un túnel de techo alto. Bueno... cuando apenas mides un metro, todos los túneles de los humanos te parecen altos, pero este es más alto de lo habitual. Charcos en el suelo, y restos de huellas de grandes pies en el limo y barro de los charcos. Gotas que caen con un ruido fantasmagórico, luces que cuelgan del techo a intervalos regulares dan un ambiente sombrio... lo que uno esperaría de un laberinto diseñado para matar a quien entra en él.

 

     Llevas poco más de cinco minutos caminando cuando te paras en seco. Hay una mesa de piedra apoyada contra la pared, una luz brilla encima de la mesa y luego se apaga, pero no puedes ver que hay encima de la mesa, que es igual de alta que tú (otear 59%, 89 fallo).

 

     Pero no te has detenido por eso.

 

     Te has detenido al observar al elfo que entró antes que tú. Se está incorporando de forma vacilante del suelo, donde estaba tumbado y salpicando la mesa y las paredes hay grandes manchas de sangre y por el charco que hay a los pies del elfo, cualquiera diriía que estaba desangrándose, aunque no le ves herida alguna. Eso sí, su armadura está manchada de sangre, sobre todo en una mancha enorme y más o menos circular a la altura de su estómago. Está algo desorientado y no se ha percatado de tu presencia.

 

 

.


Editado por Txibi, 23 October 2014 - 07:35 PM.


#13 GMS70

GMS70

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 67 posts

Posteado 23 October 2014 - 08:49 PM

Antes de nada, apunto al elfo con la ballesta a la cabeza, preparado para disparar ante cualquier señal de que me va a atacar. Mi primer instinto es rematar la faena y saquear su cadáver (estos señoritos siempre llevan objetos hechizados caros, talismanes, o cosas así), pero tras pensarlo unos segundos decido que no sería lo más inteligente. Sea lo que sea (o quien sea) lo que le ha hecho ésto, todavía puede estar cerca. Mejor enterarme primero de qué ha ocurrido.

 

-¡Tú, linda flor! ¿Qué ha pasado aquí, te has tropezado y se te ha roto una uña?

 

*Le pregunto acerca de lo que ha pasado, incluyendo por qué está mágicamente curado. Asumo que me cuenta la verdad, y como ya la sé, sigo posteando por abreviar. Pero si  decide mentirme reescribo o algo.*

 

Tras enterarme un poco de los hechos, y sin dejar de apuntarle con la ballesta, le digo que se incorpore:

 

-¡En cuanto vea que tu mano se acerca al carcaj o a un arma, te atravieso un ojo, y a ver si cuántos milagros te quedan! Ahora, sin hacer movimientos bruscos, dime qué ves encima de esa mesa. *Asumiendo que diga que una caja, le digo que la coja y me la de.*

 

-Ahora, ¡anda! Los siguientes concursantes deben estar al caer, y no quiero que me conviertan en una brocheta nada más entrar como a alguien que yo me sé. Vamos a una zona segura, y ya veré que hago contigo.

 

Le hago andar delante de mí, sin dejar de apuntarle, y avanzamos por el laberinto antes de que llegue el siguiente concursante.


Editado por GMS70, 23 October 2014 - 08:52 PM.


#14 Athons

Athons

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 375 posts

Posteado 23 October 2014 - 09:18 PM

Elfo Athons.

 

Entre sueño y vigilia me encuentro tumbado boca arriba. Todo ocurrió muy deprisa y acabó fatal.

Gracias a Dios y mi plegaria antes de morir puedo seguir viviendo... Pero por cuánto tiempo en un mundo con tanto odio?

A duras penas me intento incorporar... Cuánto tiempo llevo inconsciente? Habrá entrado ya el siguiente participante?

Mis preguntas encuentran respuesta cuando oigo una voz cerca:

 

-¡Tú, linda flor! ¿Qué ha pasado aquí, te has tropezado y se te ha roto una uña?

 

Ante mis ojos veo al siguiente participante del laberinto mortal. Un pato apuntándome con su ballesta... Las cosas van cada vez mejor.

 

-Buenos días señor pato. Lamento mucho conocernos en estas terribles circunstancias. Me llamo Athons y un vikingo enorme acaba de atravesarme de lado a lado con su lanza. Pero gracias a la magia natural de los elfos disfruto de una segunda oportunidad... ¿ A que la vida puede ser maravillosa?

 

-¡En cuanto vea que tu mano se acerca al carcaj o a un arma, te atravieso un ojo, y a ver si cuántos milagros te quedan! Ahora, sin hacer movimientos bruscos, dime qué ves encima de esa mesa."

 

-Gracias por darme otra oportunidad señor pato. ¿Cual es su nombre? ¿Me podría pasar el arco que está en el suelo? Es reliquia familiar, ya sabes. Palabra de elfo que no pienso hacer daño a la persona que acaba de perdonarme la vida.

Sí, es una caja... An´Dol... bonito nombre. Aquí tiene.-

 

-Ahora, ¡anda! Los siguientes concursantes deben estar al caer, y no quiero que me conviertan en una brocheta nada más entrar como a alguien que yo me sé. Vamos a una zona segura, y ya veré que hago contigo.

 

-Por supuesto, sígame, tenemos mucho de lo que hablar... ¿Qué opina usted de la venganza señor An´Dol? Porque le estoy proponiendo abiertamente que juntemos nuestras fuerzas para, primero acabar con el desalmado que me hizo esto (señalo el hueco de mi armadura) y.. por qué no... ayudarnos mutuamente para llegar hasta el final del laberinto. Si lo conseguimos, ya decidiremos qué hacer con el escabroso tema de que sólo puede quedar uno.. ¿Qué le parece?

 

Todo esto se lo digo mientras ando hacia delante, con las manos levantadas y de vez en cuando girando la cabeza para mirarle.



#15 Corvis

Corvis

    Se acerca el Invierno.

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2324 posts

Posteado 24 October 2014 - 01:34 PM

Nryan Othernod.

 

 

Antes de seguir andando, me detengo y me vendo el brazo de la mejor manera que puedo.

 

<Parece que he hecho un buen trabajo>, pienso cuando acabo con mi "obra".

 

Pero no todo acaba ahí. Para buscar una mayor protección de mi brazo, utlizo las correas de mi escudo y me lo coloco de tal forma de que, toda mi parte superior derecha quede cubierta por el escudo que antes llevaba a mi espalda. Agarro la lanza con firmeza con mi mano izquierda, dispuesto a lanzarla contra el primero oponente que vea, que espero que sea más tarde que temprano.

 

Después de esto, sigo caminando, dando con cuidado un paso tras otro. Al final me encuentro en lo que parece una encrucijada. El pasillo se acaba y se bifurca en dos sentidos... izquierda o derecha. He ahí mi primer y gran dilema.

 

-¡Por los dioses! ¿Qué camino elijo ahora? -digo mientras miro a un lado y a otro.

 

Veo que en el suelo aún están las huellas de los que han ido delante de mí, siguiendo mi instinto, y aunque hay más huellas a izquierda que a derecha, tomo el camino que está a oeste. Comenzando a andar con precaución hacia mi izquierda.


"Y mi hacha recaerá sobre tu cuello, separando la cabeza de tu asqueroso cuerpo."


 

Partidas que Juego:
-El Desgarro de la Urdimbre


-El Valle de Delimbiy.




Responder



  


A Bragol. Tus amigos te echan de menos.