Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

[Vampiro: La Mascarada] La Carne es Débil


  • Por favor, ingresa para responder
637 respuestas al tema

#1 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Seńor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 07 September 2014 - 12:49 PM

Capítulo I

Estocolmo - Viernes 14 de Noviembre de 2014 - 22:13h (mapa)

Esta noche no es demasiado desapacible si tenemos en consideración que el invierno llegó la semana pasada a una de las regiones más frías de la Tierra. Los termómetros marcan -2ºC pero apenas sopla una suave brisa nocturna y la sensación térmica es algo mayor. El cielo está despejado, ni una nube; la contaminación lumínica de la ciudad no os deja ver las estrellas pero la luna, entrando en cuarto menguante, aparece en el negro firmamento como una perfecta media naranja.
 
El pálido satélite contempla la capital Sueca desde su inalcanzable altura y se pregunta qué estaréis haciendo cada uno de vosotros esta noche. ¿Alguno de vosotros estará trabajando a tan altas horas? Quizá os hayáis marchado a acostar hace tiempo, en invierno los días son cortos y las noches muy largas. Tal vez hayáis buscado el calor en brazos de algún amante ocasional o estéis celebrando sencillamente que el fin de semana llegó por fin. La Luna no solo es mentirosa patológica, también es una incorregible cotilla.
 


Editado por Tormenta_Dan, 16 September 2014 - 04:37 PM.


#2 inferorum

inferorum

    Neonato

  • Miembro
  • PipPip
  • 238 posts

Posteado 07 September 2014 - 03:06 PM

Viernes otra vez, al fin algo de acción. Ha sido una semana de mierda y necesito desconectar. O conectar, más bien.
Como todas las noches de fin de semana, recorro las calles cercanas al garito underground donde trabajo como relaciones públicas. Si echo la vista atrás, diría que apenas puedo recordar la primera noche que entré en aquel lugar. Pero claro que lo recuerdo, aquel momento permanece en mi memoria tan vívido como si hubiese sido ayer. 
 
Pero no puedo entretenerme en recuerdos nostálgicos, debo cumplir una misión. La noble y ardua tarea de conseguir clientes. Bueno, igual no es tan noble, pero ardua sí, especialmente en las noches de invierno en que la mayoría de la gente se refugia del frío y la nieve en sus casas. Aún así, no cejo en el intento y paso varias horas deambulando. Un par de incautos se fijan en mí por mi apariencia, de estética gótica, y se dejan hechizar a cambio de la prometedora oferta de un chupito especial de la casa al entrar en el local. Ese tipo de gente no son más que cotillas y curiosos, gente normal sin ningún plan mejor que el de sentarse a observar mujeres vestidas de cuero mientras sonríen como imbéciles con una copa en la mano. Nada nuevo.
 
Cuando el frío corta mi rostro y mis manos hasta el punto de resultar insoportablemente doloroso, decido entrar al local para entrar en calor, para velar que todo esté en orden y, para qué negarlo, para disfrutar de la música y el ambiente que tanto me gustan. Siendo ya bien entrada la noche, el ambiente está en su punto álgido y es inmejorable, por lo que decido serpentear entre la gente, que llena cada rincón de la sala, con una bebida. Les observo, y viendo que todo está en calma, me dejo llevar por el ritmo de la música un rato antes de dedicarme a recolectar vasos y botellas vacías.
 
 
 
Angelique Spencer
09510a82b57c899a74ba0eb990e9f1a4o.png

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

 
Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Cartera
- 35€
- DNI
- Tarjeta de crédito
Fajo de Flyers del local
Teléfono móvil
Abrigo largo de vinilo
Spray de pimienta

Editado por Tormenta_Dan, 08 September 2014 - 09:13 PM.


#3 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12296 posts

Posteado 07 September 2014 - 04:35 PM

Björn Johansson

- ¡¡Annika!! -Grito completamente desesperado, sin darme cuenta de que sólo era una pesadilla muy vívida. Miro el reloj; las 22:00. Pronto, me digo. Aún alterado y un tanto desorientado miro a mi alrededor, pero un fuerte mareo y un dolor de cabeza descomunal me obligan a cerrar los ojos y a echar mano de la primera botella de agua que pillo sobre la mesilla.
Doy un trago. Ya es muy tarde para echarme atrás. Está claro que no es agua lo que tengo en la boca. Sin embargo, no soy de esos que escupen la bebida cuando se dan cuenta de que no es lo que esperaban. Como quién dice, me acosté bebiendo snaps y me levanto tomando lo mismo... Es lo que hay.

A trompicones salgo de la habitación para descubrir en la sala común los restos de la pedazo de juerga que nos corrimos anoche: Decenas de botellas de alcohol vacías, una vomitona en la pared, Berg tirado en el sofá con un hilillo de saliva color marrón colgando de su boca... y una brillante cuchilla de afeitar que me llama a voces mientras hace de bandera sobre una montaña de nieve.

Con la nariz aún blanca después de mi paso por la mesa, enciendo un cigarro y doy una larga calada como aquel que da un apasionado beso. No puedo creer que ya haya pasado un año. Esos hijos de puta lo pagarán caro. Ya lo creo. Aún no tengo todos los datos que necesito para poder cobrarme la sangre con sangre, normas de Axel si no quiero empezar una guerra, pero no sé si podré aguantar mucho más. Esos hijos de la gran...
Sea como fuere, de pronto, seguramente cosa del subidón que me ha hecho despertar, descubro ojiplático que bajo la mesa aún hay una de esas putas que trajo Billy, y parece que aún duerme. Me levanto despacio, para no sobresaltarla, y sin dudar lanzo una "suave" patada directa a su costillar. Hay que decir, claro está, que aún voy descalzo.
La mujer, fea de cojones, se encoje debido al dolor, pero no hace ademán de moverse ni tampoco levantarse. Me agacho a su lado y le susurro al oído:
- Larga de aquí, asquerosa. Me voy a duchar; si cuando salga continúas aquí, te sacaré a golpes y ni tus compañeras de profesión reconocerán quién eras.

Dicho y hecho. Sonrío, pues cuando salgo de la ducha sólo está Berg en el piso. Me visto sin demorarme con nada y, dejando la chupa apoyada sobre una de las sillas, tomo el móvil para ver quién cojones me ha buscado en los últimos dos días. Tropecientas llamadas perdidas y un par de mensajes. Son del viejo. Quiere verme urgentemente en el local, aunque esa sea sólo una forma delicada de transcribir su sms.
Me acerco al joven Berg y le doy un fuerte meneo mientras le grito para que se despierte de una puta vez, pero nada, que no hay manera. El muy mamón cuando se duerme es peor que un puto oso en modo hibernación.

Está claro que podría esperarle a que despierte o tirarle un par de jarros de agua por encima para acelerar el proceso, pero ese no es mi estilo. Yo no espero a nadie. Me coloco con cuidado los anillos, como si fuera un ritual, y guardo después el cuchillo en su funda oculta en el interior de la chupa y el puño americano en el bolsillo izquierdo por si algún baboso osa cruzarse esta noche en mi camino.
Es de noche, pero aún así me cojo las gafas y, lo más importante, también el pañuelo, para taparme ojos, boca, nariz y garganta. Sin dudarlo, también me enfundo el gorro bajo el casco. El frío y el viento es lo que tienen, y no me apetece que se me congele la sesera.

Dispuesto a comerme la noche, y lo que se ponga por delante, salgo de casa con intención de montarme sobre la Harley y dirigirme al local. Es mejor no hacer esperar más de la cuenta al viejo Axel Johansson...


 

mic293.jpg

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Cartera enganchada con cadena al pantalón

- 75€
- DNI
- Tarjeta de crédito
- Tarjeta de socio del campo de tiro

Gafas de sol

Reloj de muñeca

Paquete de Chesterfield y mechero
Teléfono móvil
Cuchillo
Puño americano


Editado por Wyrmslayer, 07 September 2014 - 04:54 PM.


#4 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Seńor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 07 September 2014 - 06:36 PM

Björn

 

Bajas a la calle y allí está tu Harley esperándote, en la entrada. Todo el mundo de por aquí sabe que no tiene que joderte pero el viejo que está apoyado despreocupadamente en tu moto no tiene pinta de ser del barrio.

Es un individuo de unos sesenta y pico años, con la barba blanca pulcramente recortada y el canoso cabello que le queda lo lleva peinado con raya a la derecha. Viste una gabardina larga de color gris que no logra ocultar que posee una constitución corpulenta a pesar de su avanzada edad. Sus ojos ojerosos y cansados se posan en ti al ver que te acercas a él con decisión, casi dirías que te mira con pena.

Cuando llegas hasta él, el guantazo que te propina el barbudo anciano es tan potente como inesperado. Te tambaleas pero el individuo te agarra del brazo izquierdo con fuerza y busca tus ojos con una mirada penetrante.

-Duerme, hijo mío -te dice con solemnidad y cierto aire autoritario.

[Astucia + Subterfugio: 3,1,9,7,7,1,8,1 (Dif. 7) vs Fuerza de Voluntad: 4,2,4,2,6,8,2 (Dif. 8); 1-1 éxitos]

Te sientes confuso y aturdido; notas cómo tus párpados comienzan a cerrarse pero te resistes. A ti nadie te da órdenes.


Editado por Tormenta_Dan, 07 September 2014 - 06:42 PM.


#5 Mizuki

Mizuki

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 31 posts

Posteado 07 September 2014 - 06:53 PM

Ryuko Minakawa

 

Sonrío educadamente al hombre de mediana edad que me halaga por la interpretación que acaba de escuchar. Menudo cretino. Claramente no tiene ni idea de música, ya que, si le preguntara, lo más probable es que ni siquiera supiera quién es el autor de la pieza. Y cómo él, más de la mitad de los asistentes al concierto.
Pero no me corresponde a mí quejarme por ello. Después de todo, es su dinero y su falsa fachada de culturetas lo que me hace llegar a final de mes.
 
Me inclino levemente a modo de agradecimiento, haciendo resaltar mis pechos bajo mi elegante vestido en un gesto tan ensayado que parece casual y mi provocación da el resultado esperado. Ahora tengo toda su atención. Una pequeña parte de mí se pregunta dónde estará su esposa y lo que pensaría si viera a su marido con una exuberante y talentosa japonesa.
 
-Es usted muy amable, señor Lindberg. Claramente, un hombre que sabe apreciar la delicadeza y la complejidad de esta obra. Estoy convencida de que su donativo estará a la altura de su gran cultura. Se hablará mucho de usted en las próximas actuaciones... -sonrío con algo más de soltura, mirándole desde abajo.
 
El hombre asiente distraído, tratando de disimular que me devora con los ojos y balbucea una pequeña arrogancia que no hace más que aumentar mi repulsión hacia él. Es igual que todos los demás... 
 
Musito una disculpa, alegando que me encuentro algo cansada, y me dirijo al pequeño camerino que me han asignado para guardar mis objetos personales. En cuanto llego y cierro la puerta, suelto un suspiro y me siento para aliviar un poco el dolor de los tacones que me destrozan los pies.
Es lo único que me falla, la altura. Me hace parecer mucho más joven de lo que en realidad soy y eso muchas veces me había acarreado problemas, por lo que hacía mucho que había tomado la costumbre de llevar mi carnet de identidad a mano para ahorrarme esperas innecesarias mientras lo buscaba en el interior de mi bolso.
 
Observó mi móvil sobre la mesa revisando los mensajes y, por un instante, se me ocurre la posibilidad llamar a mi madre, pero la descarto con una sacudida de cabeza. Hace bastante que no hablábamos, pero no me hace falta. Estoy bien cómo estoy y debo dejar de depender de ella. Puedo hacer las cosas por mí misma.
 
Bebo un trago de agua mientras estudio mi reflejo con atención. Me paso las manos por el pecho y las caderas, contorneando mi figura y ensayando algunas poses tratando de que parezcan lo más fluidas posible y sonrío con satisfacción antes de levantarme para volver al cóctel. Con un poco de suerte, esta noche podría sacar bastante pasta a todos aquellos ricachones incultos con aires de superioridad.
 
Y yo siempre tengo suerte.
 
 
Ryuko Minakawa

44fa2f4404bbab87a1f6684ab3a7d745o.jpg

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Nothing... (de momento)


Editado por Mizuki, 09 September 2014 - 04:17 PM.


#6 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12296 posts

Posteado 07 September 2014 - 07:15 PM

Björn Johansson

Los escasos segundos que tardo en bajar las escaleras del apartamento desde que veo al viejo barbudo apoyado sobre mi moto se convierten en algo verdaderamente eterno, en tanto que, de pura mala hostia, el vello de mis brazos se va erizando hasta convertirse en jodidas escarpias. Encima, no contento sólo con estar apoyado sobre mi motocicleta, el cabrón tiene el descaro de mirarme con aires de superioridad. Joder, ¿Pero quién cojones se cree que es?

De pronto, y sin mediar palabra, el viejo me golpea con gran fuerza y me inmoviliza del brazo izquierdo, buscándome la mirada con sus ojerosos ojos. Sus palabras, "duerme, hijo mío", consiguen que pierda por un instante la noción del tiempo y casi hasta el sentido, pero creo que el muy canalla no sabe con quién está jugando. ¿Quién narices se cree que soy? ¿Y quién cojones se cree que es él para decirme que me vaya a dormir? ¡Hay que joderse! ¡A dormir le voy a mandar a él de una hostia!

 

De pronto caigo en que, desafortunadamente para mí, el puño americano lo tengo en el bolsillo izquierdo, inalcanzable en este momento para mi mano derecha dado que me tiene aún agarrado, pero no me voy a quedar de brazos cruzados mientras este viejo se cree el jodido amo y señor de la barraca.

Cierro con fuerza el puño derecho y, aguardando el momento oportuno, le contesto:

- Jamás te sientes en la moto de otro hombre, viejo capullo.

Dicho esto, no dudaré en lanzarle un derechazo, más con intención de que me suelte y recomponerme, que de hacerle una buena avería.

 

Después, si logro mi objetivo, mi siguiente propósito será colocarme el puño americano y/o desenfundar el cuchillo. No tengo ganas de mancharme las manos de sangre prácticamente sin haber salido de casa, pero hoy no he sido yo quién ha empezado la bronca.

 

Si ya sabía yo que hoy iba a ser un día movidito...


 

mic293.jpg

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Cartera enganchada con cadena al pantalón

- 75€
- DNI
- Tarjeta de crédito
- Tarjeta de socio del campo de tiro

Gafas de sol
Reloj de muñeca
Paquete de Chesterfield y mechero
Teléfono móvil
Cuchillo
Puño americano



#7 Kalyra

Kalyra

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 25 posts

Posteado 07 September 2014 - 08:45 PM

Elena Von Rauschstadt
Al aparcar el coche delante del Dark Side una sonrisa cruza mi rostro. Bien la cola llega hasta la esquina antes de que el local este abierto. Como siempre, habrá lleno total. Antes de bajar del coche cambió mis zapatos planos por unas altas botas negras de tacón alto. Aunque solo son unos pocos metros los que me separan del local, la temperatura que marca el termostato hace que coja mi gabardina sin pensarlo dos veces. Antes de bajar cojo el maletín que reposa a mi lado.
ierro el coche y me dirijo a la puerta. Vicktor y Albert están en la puerta.
 
- Esperad 5 minutos y dejad que comiencen a entrar.
 
Dentro saludo al resto del personal, y me dirijo hacia el despacho de inmediato. Sentada tras el escritorio al poco rato, empiezo a escuchar la música del local.
Mientras enciendo el ordenador y saco los documentos del maletín mis ojos se posan en la fotografía de sus padres que reposa sobre la mesa. Su recuerdo me pone en marcha, bajo la fotografía y enseguida empiezo a trabajar en la comprobación de las cuentas. Todo tiene que cuadrar a la perfección. Hace ya dos años que abrí la discoteca y el negocio va cada vez mejor. Es hora de poner a trabajar el dinero también en otros ámbitos o mejor dicho que el dinero trabaje por mi.
Paso los dedos distraidamente por debajo de mi escritorio tocando la empuñadura de los dos cuchillos en sus respectivas fundas. En el mundo de la noche nunca se sabe quien puede entrar por la puerta y he aprendido que una pistola no siempre es lo más fácil de tener a mano y se puede encasquillar. Según el reloj de la pared son las dos de la mañana, es hora de salir y disfrutar un poco de la noche.Miro el espejo que hay a mi derecha, botas largas, una bonita falda abierta por un lado hasta medio muslo y un corsé bien ceñido. Lista para seguir trabajando.
 
Salgo del despacho, Klaus esta recostado contra la barandilla observando la pista de baile. Aunque solo estamos a un metro de altura de diferencia, ese cambio permite ver toda la zona. Paso por la barra a por una copa y me coloco junto a él. El local esta lleno. De nuevo Angelique ha hecho un buen trabajo.

 
Elena Forn Raushtat

2183be5eacf51101fb34af3a6661a652o.png

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
???


Editado por Kalyra, 13 September 2014 - 09:39 AM.


#8 Leobelial

Leobelial

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 23 posts

Posteado 07 September 2014 - 09:35 PM

Jason Smith:
 
-Pasan de las diez... ¿Donde coño se ha metido?-
 
Sentado en el coche, compruebo otra vez la información del fugitivo que busco. El muy cabrón debería haber pasado por aqui hace diez minutos.
Enciendo otro cigarrillo mientras espero, lo mas importante es no perder los nervios.
 
-Vamos cacho de mierda, asomate de una vez.- Hablo para mi mismo, impaciente por recibir otro chute de adrenalina al cazar a otro soplapollas.
Justo cuando estoy empezando a pensar que la información es incorrecta, aparece mi "victima".
-Bien, hora de divertirme por fin.-  Compruebo una vez mas que tengo mi vieja Colt 1911 y el Taser cargado, no me pagan si lo entrego muerto, y salgo del coche, caminando tranquilamente en busca de mi presa.

 
Jason Smith

08f9c9156e73e86cc62bc85352b8e3abo.jpg

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
???


Editado por Tormenta_Dan, 08 September 2014 - 07:18 PM.


#9 kiasyd

kiasyd

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 64 posts

Posteado 08 September 2014 - 01:29 AM

Joachim Larsson
 
¿No podía Sven llamarme antes? Sabe que detesto salir de casa sin una buena razón y él no es precisamente lo que entra en esa definición... si no fuera porque el cabrón es uno de los mejores desencriptadores de esta parte del globo le diría que se metiera su estúpido esnobismo y sus aires de superioridad por el culo. Que al fin y al cabo si aun no lo han deshauciado es porque manipulé sus putas cuentas bancarias para tapar un agujero más grande que su culo (que ya es decir)...
 
Ya ha caído la noche y mientras leo el mensaje encriptado que me aun tilila en la pantalla del ordenador "Ven a mi casa, es urgente." pienso en qué demonios querrá Sven de mí esta vez. Reviso una vez más la bandolera por si falta algo, nunca sabes lo que puedes necesitar ahí fuera.
 
Una vez perfectamente equipado para enfrentarme al frío tan típico de aquí borro el mensaje y dejo que el ordenador siga escaneando Ip's a ver quién es tan cretino como para dejarse información al alcance de la mano...
Echo un vistazo al interior del apartamento. Caliente, acogedor.
 
Sven, espero que esa mierda tuya merezca la pena.
 
Bajo a la calle y el viento gélido me golpea la cara, la decisión está tomada, paso de ir andando cuando tengo un coche, se va a enfriar el culo su puta madre.
 
El coche arranca con un rugido que se torna murmullo mientras avanza lentamente por la calzada, sin embargo en mi cabeza sólo da vueltas la pregunta de porqué una persona que podría hablar conmigo online sin temor a oídos ajenos me cita en su casa... Creo que a Sven le hace falta una novia... o como mínimo un buen polvo.
 
 
Joachim Larsson

361cdcab3ae2c3009c26156047c5a0e9o.jpg

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Cartera:
50€
Tarjeta de crédito
Carnet de Identidad.
Carnet de conducir.
 
Cartera bandolera:
Portátil (cargador incluido)
Teléfono móvil (cargador incluido)
Libreta y bolígrafo.
 
Llaves de casa, llavero, USB con cinta.


Editado por kiasyd, 10 September 2014 - 03:07 PM.


#10 Irathor

Irathor

    El Matarreyes

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 5306 posts

Posteado 08 September 2014 - 01:46 PM

Ragnar Sigurdsson

Nada me había alegrado tanto últimamente como la llamada de Kort para reunirnos en el Salón Grande de Odin. Llevaba ya casi tres semanas sin apenas nada de trabajo, a parte claro está, de la vida normal que no es más que una obligación, un subterfugio que cuido con detalle para que a la vez de reportarme algunos beneficios y permitirme estar cerca de la información que necesito, me suele ofrecer la coartada necesaria. Aunque yo siempre he sido de la opinión de que es mejor no necesitarlas, saber que tengo detrás un colchón ayuda a afrontar mi tipo de vida y la adrenalina del momento. Si no fuera por mi activismo político, saber dejarme ver en los sitios adecuados en los momentos críticos, es posible que hubiera cometido algún error que hubiera tornado los ojos de los indeseables policías sobrealimentados de Estocolmo. No neguemos la evidencia, Nadie hace dinero de manera lícita y aunque muchos dicen que el dinero no da la felicidad, a mi me la suele proporcionar. Es cuestión de necesidades y mis necesidades suelen ir ligadas a un gasto económico. Un gasto que suelo hacer con cabeza, claro, nada extravagante ni de seguido. Pero lujos al fin y al cabo. Un secreto para seguir en este mundo es mantenerte alejado de la atención de los investigadores. Era casi una máxima para mi, o quizá estuviera mejor dicho decir que eran los mínimos que tenía que tener para afrontar mi trabajo. 
 
No podía quitarme estas ideas de la cabeza mientras caminaba con tranquilidad por la ciudad hacia la taberna, estaba ubicada en una zona turística de la ciudad, su decoración vikinga podría ser considerada un insulto por nosotros, los suecos, bueno, por todos los de la raza escandinava. El lugar era una recreación descafeinada de los antiguos salones de los condes y reyes vikingos, la cerveza se servía en cuernos fabricados de plástico barato con suficiente rugosidad para que las manos de los inexpertos turistas lo confundieran, a mi parecer un gasto lo suficientemente absurdo, dudo que ninguno de aquellos que brindaban alrededor de la gran mesa que presidía uno de los costados, exactamente el contrario al que tenía la gran puerta de entrada, hubiera tocado un cuerno en toda su vida, es decir, ninguno en el que se pueda verter ningún tipo de líquido al menos. En el centro del local se encontraba una gran hoguera rectangular y alargada que servía para hacer lumbre. Se supone que antiguamente se usaba para mantener caliente la estancia, a medida que se escalaba en la pirámide jerárquica de nuestros ancestros, esta hoguera era más o menos alargada, al igual que el salón obviamente. Pero estaba estaba destinada al insulso arte de la cocina degradándola de tal forma que se usaba para asar las piezas de carne que después se comerían con las propias manos. Las sillas y las mesas eran de madera aglomerada decorada al estilo rústico, cualquier persona con un grado de alcohol en sangre aceptable para conducir se daría cuenta de que el peso y la textura de la madera no eran propios de una mesas robustas de madera pero a nadie que había entrado a aquel local parecía importarle. La velada se acompañaba con música, rock escandinavo, power y gothic metal, separado para no saturar con alguna que otra canción regional sin letra exaltaban los ya exaltados por el alcohol turistas que por unos momentos jugaban a ser vikingos en una especia de mezcla sin definir entre la era romana y el cyberpunk. La sonrisa se me dibujaba sola en mi cara mientras enfrentaba la calle en la que se encontraba la taberna. Era inconfundible, nada más girar la esquina de una calle tranquila, las luces de la noche, la gente gritando, bailando, cantando y golpeándose entre ellos como si fueran becerros en celo se abrieron paso ante mis ojos. ¿Qué mejor lugar para tener reuniones clandestinas que aquella calle? Aquí la policía tendría tanto trabajo previo que sería imposible que escucharan nada de lo que podría llegar a decir.
 
Miré el reloj, había llegado algo pronto, Kort Johansson no era una persona puntual, yo lo sabía, pero él tenía su propio ritual en nuestras reuniones desde que salimos de la universidad. Le gustaba sentirse seguro dando muchas más vueltas de las necesarias para descubrir si alguno le podía estar siguiendo y no le importaba pasar por el mismo sitio hasta tres o cuatro veces para ello. No me importaba, incluso lo agradecía, todo cuidado era poco en estos tiempos. Me bajé la cremallera de la chaqueta de cuero dejando visible la camiseta blanca rasa debajo, notando el frío del ambiente en todo mi cuerpo y caminé despreocupado hacia la taberna. Ya había llamado con anterioridad para reservar la mesa en la que me gustaba sentarme desde siempre. No había motivos para correr y si para disfrutar de un espectáculo del que no me cansaba nunca de contemplar. Turistas inhibidos por el alcohol haciendo lo mismo que suelen hacer un fin de semana en sus ciudades.
 
 

Ragnavatar_zps76060d00.jpg?t=1410175519


Humanidad:
:puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:

:puntoverde:  :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:
:puntoazul:  :puntoazul:  :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:
Reserva de sangre:
:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:

:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:


Salud:
:corazon: ) Magullado
:corazon: ) Lastimado -1
:corazon: ) Lesionado -1
:corazon: ) Herido -2
:corazon: ) Malherido -2
:corazon: ) Tullido -5
:corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Cartera de cuero.

- 150€
- DNI
- Tarjeta de crédito
- Carnet de Conducir

Reloj elegante de muñeca, estilo deportivo
Smartphone


Editado por Irathor, 08 September 2014 - 01:49 PM.

skeleton.gif

di-F7S3.gif
banner_bsg7.jpg


#11 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Seńor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 08 September 2014 - 06:30 PM

Björn

 
Primer Asalto (Se aplican las iniciativas [1d10 + Destreza + Astucia])
[Orden de iniciativas: Björn (15), Anciano (10)]

Björn (ileso)
Te lanzas sobre el descarado anciano, consciente de que ha elegido la noche equivocada para enfrentarse al tipo equivocado [tirada de ataque (Destreza[2] + Pelea[4]): 5,9,4,1,1,2 (Dif. 6); pifia]. Debe de ser la puta coca pero jurarías que ese viejo loco se ha volatilizado en el aire y ha aparecido repentinamente detrás de ti.
Anciano (ileso)
Tratas de darte media vuelta para encararte de nuevo con él, ahora libre de su presa, mientras tu mano izquierda busca con avidez el puño americano guardado en el bolsillo de la chupa [tiradas de ataque (Destreza[?] + Pelea[?]): ?,? (Dif. 6); -1+3 éxitos; tirada de daño (Fuerza[?]+Potencia[?]): 6 éxitos; tirada de absorción (Resistencia[4]+Fortaleza[0]): 1,6,10,6,5 (Dif. 6); 2 éxitos; daño: 4 niveles de daño contundente]. El viejo te lanza un derechazo que evitas sin problemas agachándote; sin embargo, aprovecha la situación para lanzarte un rodillazo con inconcebible agilidad que te alcanza en la cabeza y te lanza hacia atrás trastabillando.
 
Segundo Asalto (Se mantienen las iniciativas)
[Orden de iniciativas: Björn (15), Anciano (10)]

Björn (herido)
Algo aturdido y echando espuma sanguinolenta por la boca, te lanzas sobre el maldito viejo pertrechado con tu cuchillo en la mano, decidido a mandarlo de ésta al hospital [tirada de ataque (Destreza[2] + Pelea[4] -3): 3,8,6 (Dif. 6); 2 éxitos; tirada de daño (Fuerza[4] +1+1): 2,7,10,6,6,4,2 (Dif. 6); 4 éxitos; tirada de absorción (Resistencia[?]+Fortaleza[?]): ? (Dif. 6); 2 éxitos; daño: 2 niveles de daño letal]. Tu golpe debería haberlo tumbado sobre la calzada, sangrando como un cerdo y dejándotelo en la posición ideal para patearlo hasta la inconsciencia pero, inexplicablemente, el viejo no solo permanece en pie sino que te dedica una enigmática sonrisa. Cuando termines con él, lo siguiente que piensas hacer es reventar al camello que os vendió la mierda que te has metido hace un rato.
Anciano (magullado)
En un parpadeo, el viejo te agarra por el cuello con fuerza y te obliga a mirarle a los ojos.
-No hay por qué sufrir más. Duerme -insiste.
[Astucia[?] + Subterfugio[?]: 8,8,6,7,9,10,2,7,10,7 (Dif. 7) vs Fuerza de Voluntad: 10,7,6,1,6,2,3,5 (Dif. 8); 8-0 éxitos]
Intentas resistirte pero tus párpados se vuelven pesados, muy pesados. Y tus brazos, y tus piernas... Quedas suspendido en el aire, agarrado del cuello por el desconocido, como si no fueras más que un muñeco de trapo a pesar de tu considerable tamaño. Tratas de llevar aire a tus pulmones pero la presión te lo impide. Lo último que escuchas antes de que la inconsciencia caiga sobre ti es el sonido de tu cuchillo repiqueteando contra el suelo al resbalar de entre tus dedos.
 
 
 

Angelique

 
La noche no está muy animada, desde luego no tanto como hace un par de fines de semana, cuando el espíritu yanki se apoderó de la ciudad en la noche de Halloween y medio Estocolmo trataba de entrar en la exclusiva fiesta que habíais organizado. ¡Aquello sí que fue dinero fácil! Ni siquiera tuviste que andar repartiendo flyers por ahí, bastaba con ponerse en la entrada y ver cómo tu comisión crecía como la espuma sin tener que hacer nada.
 
A estas horas ya no hay colas para entrar pero los habituales del local y los curiosos que has logrado atraer con tu encanto constituyen una clientela más que razonable para justificar la apertura del garito. Ha habido noches en las que valía más la pena quedarse en casa pero ésta no es una de ellas.
 
Deambulas por el Dark Side cargada con una caja en la que vas metiendo los vasos vacíos, esquivando las manos que tratan de tocarte "descuidadamente". Una se cierra alrededor de tu muñeca, gélida e inamovible. Tratas de desasirte con un tirón pero no lo consigues. Furiosa, te encaras con el atrevido desconocido pero cuando tus ojos llameantes se cruzan con los suyos, tan fríos como su tacto, éste se acerca a ti y dice:
 
-Vamos fuera, querida -su voz te llega por encima del ruido del local, con un marcado acento cuya procedencia no logras identificar del todo. 
 
[Astucia + Subterfugio: 8,6,2,10,10,9,7,10,2,7,5 (Dif. 6) vs Fuerza de Voluntad: 3,8,5,4,6,2 (Dif. 8); 8-1 éxitos]
 
No quieres pero tu boca se tuerce en una estúpida sonrisa forzada y, en contra de tu voluntad, te encuentras caminando mecánicamente hacia el exterior en compañía del desconocido.
 
 
 

Ryuko

 
Te dispones a abandonar tu camerino cuando tropiezas con algo en lo que no habías reparado al entrar: un zapato de hombre. Está a punto de hacerte caer y mascullas una maldición. Lo último que necesitas esta noche es torcerte el tobillo y eso ha estado a punto de ocurrir subida a tus impresionantes tacones.
 
«¿Qué demonios hace un zapato aquí?» -te preguntas, mirando a tu alrededor. 
 
Localizas el otro zapato en el pequeño cuarto de baño anexo a tu elegante camerino del Teatro Real de la Ópera. La prenda de calzado se encuentra todavía colocada en el pie de su propietario al que reconoces como Adam, tu mánager. Está tirado en el suelo en medio de un charco de sangre cuya procedencia no logras localizar.
 
Te quedas paralizada, contemplando el cuerpo inerte sin atreverte a acercarte y comprobar si todavía respira. Tardas un momento en reaccionar y darte cuenta de que tendrías que pedir ayuda a alguien. Normalmente ese alguien sería Adam pero... 
 
El móvil. Buscas el móvil inconscientemente y te das cuenta de que no lo llevas encima. Es imposible llevar nada encima con ese vestido tan ceñido. Está en el bolso, sobre el tocador. En el momento en el que te das las vuelta para ir a buscarlo escuchas cómo la cortina de la ducha se descorre detrás de ti.
 
Gritas y apenas tienes una fracción de segundo para girarte antes de que quienquiera que haya atacado a Adam se abalance sobre ti. En lo último que piensas antes de que la oscuridad lo invada todo es en que tú siempre tienes suerte...
 
 
 

Elena

 
La noche va bien, mejor de lo que esperabas. Con la llegada del invierno mucha gente decide quedarse en casa pero hoy hace una noche tan buena que nadie ha querido perdérsela. Enoch te saluda con la mano al verte salir de tu despacho y cambia con habilidad la canción que está sonando en estos momentos por la de "Not Meant For Me" de Static-X, también te saluda Klaus alzando su copa de redbull en un silencioso brindis. Eres muy estricta en cuanto a beber de servicio se refiere.
 
Chasqueas los dedos para atraer la atención de Elijah y el atento y bien parecido joven se apresura a dejar el cocktail que está preparando para una de las clientes y correr a preparar una copa de absenta para ti. La chica te fulmina con la mirada pero eso no va a hacerte daño. No puedes evitar sonreír al comprender que aquí eres la señora absoluta.
 
Elijah te entrega servicial tu copa, preparada exactamente como sabe que a ti te gusta y le guiñas un ojo con picardía antes de buscar con la mirada a Angelique, tan responsable como la que más del éxito del Dark Side. Cuando finalmente la descubres, camina rápidamente hacia la salida en compañía de un hombre que la lleva agarrada por el brazo. No te da buena espina y le haces una seña a Klaus.
 
El segurata te dedica una estúpida sonrisa lasciva, dejando claro que para él tu relaciones públicas sólo ha salido para echar un polvo en el coche de algún cliente. A veces los hombres pueden ser tan limitados... Prácticamente tienes que arrastrarle hacia el exterior para no ir tu sola. No es que le tengas miedo a nadie, pero no le estás pagando un sueldo a este descerebrado para tener que hacerlo todo tú.
 
Viktor está fuera, plantado en la puerta con sus enormes brazos cruzados sobre el pecho, a punto de reventar la americana negra que viste. Cuando le preguntas por Angelique te hace una silenciosa seña hacia la derecha, sin desviar la mirada del frente. Antes de trabajar para ti estuvo en el ejército o algo así, ¿o ese era Albert? Nunca te ha importado mucho la vida de tus empleados más allá de lo estrictamente profesional. 
 
No es fácil caminar deprisa con tus altas botas y para cuando localizas de nuevo a tu relaciones públicas, tras doblar la esquina, descubres que el desconocido que está con ella la está introduciendo en un coche. La chica parece drogada, desmayada en el asiento trasero del vehículo. Klaus corre hacia el tipo y, en un visto y no visto, el desconocido gira sobre sí mismo y escuchas el crujido ominoso de los huesos de tu jefe de seguridad quebrándose a la altura del codo. Klaus cae de rodillas chillando como un niño y tú echas a correr hacia el Dark Side en busca de Viktor mientras gritas pidiendo ayuda.
 
No llegas muy lejos antes de que el siniestro desconocido te alcance y entonces todo se desdibuja a tu alrededor. Incluso tus propios gritos suenan amortiguados en tus oídos, como si los profiriera otra persona.
 
 
 

Jason

 
Miras hacia ambos lados de la calle. Nadie. La luz de una farola cercana se derrama sobre tu presa pero estas suficientemente alejado de ella como para permanecer en una favorable penumbra. El tipo al que te han encargado cazas es un empresario entrado en carnes que al parecer le debe mucho dinero a mucha gente y a su propia familia más que a ningún otro. Ha sido la mujer de este cerdito quien te ha encargado llevarlo de nuevo a su cochiquera. Mientras que te paguen, lo demás no es asunto tuyo y esto parece dinero fácil.
 
El cerdito camina directamente hacia ti, haciendo eses al andar visiblemente borracho y cantando quedamente una canción que debía ser vieja ya en los tiempos de tus padres.
 
-Dis... hip... culpe -dice tu víctima, hipando y dirigiéndose a ti al llegar hasta donde te encuentras. Esta debe ser tu noche de suerte, el cerdito es todavía más tonto de lo que parecía. Te dedica una sonrisa etílica y puedes ver que suda copiosamente a pesar del frío-. ¿Tiene ho.. hip... hora?
 
Le agarras del cuello del jersey de punto verde y lo estrellas contra la pared. El tipo grita aterrado pero no se resiste cuando le esposas las manos a la espalda y lo arrastras hacia tu coche. Abres la puerta de atrás y lo lanzas al interior, es tan tonto que se golpea la cabeza al entrar y chilla de nuevo, asustado, antes de comenzar a suplicar por su vida. Lanzas una carcajada al aire nocturno. Todo está resultando tan sencillo que casi sientes vergüenza de ganar dinero con esto. Casi... pero no.
 
Abres la puerta del conductor y te montas en el coche. Apenas has recorrido un par de manzanas cuando notas el frío cañón de un arma en tu nuca, asomando por debajo del reposa cabezas.
 
-Solo siga conduciendo -te ordena una voz que no reconoces como la del gimoteando pasajero que llevas detrás-. Yo le diré cuando parar. Nadie tiene por qué salir herido.
 
 
 

Joachim

 
Logras recorrer un par de manzanas al volante de tu coche antes de que alguien llame tu atención en un semáforo. Hay un vehículo estacionado en doble fila con las luces de emergencia encendidas, parpadeando, y su propietario te hace señas para que te detengas y le ayudes.
 
No eres ningún buen samaritano y en la calle hace frío, pero mañana mismo te podría pasar a ti. Cosas del karma y esas mierdas. Suspiras con resignación y colocas tu automóvil detrás del vehículo averiado. El tipo se acerca hacia tu coche y bajas la ventanilla para hablar con él; el frío de la noche contrasta vivamente con la temperatura agradable de la calefacción todavía puesta.
 
-¿Problemas con el coche, ¿eh, amigo? -preguntas.
 
-De verdad que lo lamento -responde el individuo, dedicándote una penetrante mirada-, pero debe venir conmigo. 
 
[Astucia + Subterfugio: 6,8,4,7,6,10,6,10,4,4 (Dif. 7) vs Fuerza de Voluntad: 2,1,8,8,2,9,7 (Dif. 8); 4-2 éxitos]
 
Sientes el irrefrenable impulso de seguir al desconocido. Retiras la llave del contacto sin lograr apartar la vista de sus profundos ojos, tan grises como su gabardina. Una vocecilla dentro de tu cabeza te grita que Sven está esperándote en su casa y que no tienes tiempo para esto.
 
-Venga conmigo, ahora -insiste el sujeto con irresistible autoridad, silenciando cualquier vocecita de disidencia. Abres la puerta del vehículo y todo pensamiento consciente se desvanece de tu mente.
 
 
 

Ragnar

 
Entras en el local, te encaminas directamente hacia la mesa que Kort y tú ocupáis habitualmente y te guardas el cartelito de cartón que pone “Reservado” en el bolsillo trasero de tus vaqueros.
 
Le haces una seña a la camarera, Sammantha o Sandra o Sanna o como diablos quiera que se llame. Tiene una chapa con su nombre prendida de su escotada camisa pero hay mejores cosas que mirar en la chica que su estúpida chapa. Pides «lo de siempre» y ella te dedica una mueca de confusión. Tres años viniendo a este garito y todavía no ha sido capaz de aprenderse lo que bebes. Está claro que las propinas no se las dejan por su inteligencia.
 
Te bebes tu primera cerveza de malta tostada con calma, disfrutando de su sabor intenso y del indescriptible espectáculo que ofrecen los parroquianos del Salón Grande de Odín. Tu corazón parece latir al ritmo de la música, tan alta que hace retumbar agradablemente el suelo bajo tus pies.
 
Terminas tu cerveza y pides la segunda. Resulta increíble, casi una burla, pero una vez más tienes que repetirle a la camarera lo que le habíais pedido hace veinte minutos. Vale que el local esté lleno de borrachos pero tú no eres como ellos, de ti debería acordarse...
 
Miras el reloj, Kort debería haber llegado ya y esto cada vez tiene menos gracia. Para colmo de males, la cerveza ha empezado a hacer su consabido efecto y lejos de subírsete a la cabeza, te baja rápidamente a la vejiga. Te disgusta dejar desocupada la mesa pero la necesidad obliga.
 
Los baños están sucios y un neón medio fundido zumba ruidosamente al tiempo que titila de tal modo que amenaza con provocarte un ataque epiléptico. Hay un hombre mayor ocupando el urinario central de los tres de que dispone el baño de caballeros. Alguien ha atascado los retretes con papel higiénico y están tan encharcados y asquerosos que no te queda más remedio que ponerte juego al viejo.
 
-Una buena noche, ¿no le parece? -comenta el abuelo.
 
-Mmmmmm -respondes evasivamente. No hay muchas cosas peores en el mundo que los borrachos que deciden ponerse a hacer amigos mientras mean.
 
-Una buena noche para correrse una buena juerga y tal vez vivir una emocionante aventura -insiste el anciano, inasequible al desánimo. Guardas silencio-. Las mejores noches son aquellas en las que uno no se espera lo que le puede pasar.
 
Silencio de nuevo mientras mantienes tú atención fija en el fondo del urinario.
 
-Oye, tengo algo que a lo mejor te gustaría probar -te pone la mano en el hombro y, cuando clavas sus ojos en los suyos, añade-: Deberías venir conmigo.
 
[Astucia + Subterfugio: 3,10,4,5,4,4,5,1,3 (Dif. 7) vs Fuerza de Voluntad: 8,6,7,4,7,4,10,6 (Dif. 8); 0-2 éxitos]
 
Sientes un vértigo repentino y, al girarte hacia tu interlocutor, os salpicas a ambos con tu orina. 
 
-¡Mierda! -exclamas, empapado y recobrando el control sobre tus facultades mentales-. Mira lo que has hecho, abuelo. No sé qué quieres ni por quién me has tomado pero trapichees con lo que trapichees no estoy interesado.
 
-¿Por qué se empeña la gente en tomar siempre el camino más difícil? -rezonga el viejo para sí antes de agarrarte con fuerza la nuca y estrellar tu cabeza contra la pared.
 
Un estallido de dolor, un montón de lucecitas parpadeando detrás de tus ojos y después solo la negrura.


Editado por Tormenta_Dan, 08 September 2014 - 07:25 PM.


#12 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Seńor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 08 September 2014 - 06:57 PM

Todos

 

-¿Hola? -pregunta una voz masculina que parece débil y a la vez horriblemente alta-. ¿Hay alguien ahí?

Despertáis. Lenta y perezosamente, torpes y aletargados como si alguien os hubiera drogado. Tardáis un momento en daros cuenta de que no estabais durmiendo en vuestra cama. A vuestro alrededor todo está oscuro, hace un calor sofocante y escucháis el sonido de agua goteando cerca, en alguna parte. El olor a quemado y a gasolina inunda vuestras fosas nasales, el aire está viciado y enrarecido pero es respirable. Ninguno recordáis cómo habéis acabado aquí.

A pesar de que sentís los miembros pesados y entumecidos, nada limita vuestros movimientos. La negrura es absoluta pero Björn y Jason no tardan en echar mano de sus mecheros para obligar a las sombras a retroceder. A pesar de que ambos sois fumadores empedernidos, ninguno tenéis ganas de hacerlo.

Ante la repentina presencia de luz, Joachim chilla al sentir como si ígneos puñales se le clavaran en los ojos y se cubre el rostro con las manos.

Las paredes son de ladrillo, el suelo es de cemento, el humo flota a vuestro alrededor y una tubería situada por encima de vuestras cabezas rezuma humedad, haciendo que grandes goterones caigan sobre un charco cada segundo como si fueran alguna clase de irritante reloj que marca el paso del tiempo.

A la luz mortecina de los mecheros y de los teléfonos móviles (que parecen no tener cobertura en este lugar) podéis contar una decena de individuos apretujados contra vosotros, desconocidos en su mayor parte.

-¿Estáis bien las dos? -pregunta Klaus en un susurro con los dientes apretados, reconociéndoos a Angelique y a Elena y apretando la mano de la primera con su mano izquierda-. Dime que tienes algo para el dolor, el brazo me está matando. ¡Joder, estás helada! ¿Por qué no te pones mi abrigo?

El musculoso joven hace ademán de quitarse su grueso chaquetón de piel pero lanza un grito de dolor al mover el brazo derecho. Está ardiendo, seguramente por la fiebre, pues tiene el codo derecho completamente destrozado. Sin embargo, Angelique encuentra sumamente agradable el contraste de la cálida piel de él con el frío que siente metido hasta en los huesos. Todos vosotros sentís el mismo frío a pesar de la cálida atmósfera que reina en el lugar.

Ryuko reconoce a Adam, apoyado contra la pared pero todavía inconsciente. Se acerca a él y comprueba que todavía respira. Huele tan bien y está tan calentito... que no puede evitar acurrucarse junto a él. Tiene mucha hambre, un hambre espantosa, igual que la que experimentáis el resto de vosotros.

-Björn tío, ¿a quién has cabreado está vez? -pregunta Berg. Debe ser la primera vez que se ducha en toda su vida y debe haberlo hecho con salsa barbacoa porque huele deliciosamente bien-. ¡¿Cómo coño hemos acabado aquí y qué cojones estáis mirando vosotros, payasos?!

Jason descubre al señor Cerdito acurrucado y gimoteando en una esquina de la habitación, todavía esposado. No es el único que se ha fijado en lastimoso empresario, también Joachim y Ragnar han reparado en él. Parece una presa fácil estando maniatado, como también lo son el segurata herido y el mánager inconsciente. El tipo maleducado tampoco está nada mal. De alguna forma inexplicable y monstruosa, los cuatro desprenden un aroma de lo más apetitoso para todos los demás. Os resultan jugosos e irresistibles, tienen una pinta tan sabrosa y todos tenéis tanta hambre...


Editado por Tormenta_Dan, 08 September 2014 - 07:07 PM.


#13 Mizuki

Mizuki

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 31 posts

Posteado 08 September 2014 - 07:53 PM

Ryuko Minakawa

 

Todo esto es muy confuso. La cabeza me da vueltas y siento el cuerpo pesado y agarrotado. Maldita sea, ni siquiera tengo mi móvil encima... Jadeo en la oscuridad al escuchar un sin fin de voces que no he escuchado en mi vida y trato de apartarme de ellas por el momento. A saber si alguna de ellas es el hijo puta que me ha atacado.
 
El pequeño fogonazo de luz provocado por los mecheros y los móviles y aquel chillido escalofriante me hacen retroceder hacia una de las paredes de aquella asquerosa habitación. Está templada y ese contacto me hace caer en la cuenta de que tengo muchísimo frío. Me arropo con mis brazos todo lo posible y aprieto los dientes para que no me castañeteen. ¿Dónde se supone que estoy? ¿Quienes son estas personas? ¿Quién y por qué me han traído hasta aquí? Solo recuerdo que había encontrado a Adam tirado en el suelo del baño y...
 
Al mirar a mi alrededor para tratar de encontrar alguna ventana, mis ojos se topan con él. Adam está sentado en el suelo, aunque lo más correcto sería decir que está tirado de mala manera contra la pared. No puedo evitar que el pánico se apodere de mí y me lanzo hacia él ahogando un grito. No... Adam no puede estar muerto... ¿verdad...?
Le coloco los dedos bajo la nariz y compruebo con gran alivio que aún respira, aunque muy débilmente. No puedo evitar que los ojos se me llenen de lágrimas y me coloco a su lado, apoyada contra él de modo que mi cara queda a la altura de su cuello. Está caliente
 
Adam... Siempre ha sido tan amable... Con una palabra de consuelo, una sonrisa, frases de ánimo... Con aquella loción de afeitar que dejaba en él aquel olor tan característico... tan agradable... tan apetecible... 
En ese momento me doy cuenta de que he entreabierto los labios y los he ido acercando lentamente a su cuello. Se me abren los ojos como platos y me separo un poco de él, cayendo en la cuenta del dolor casi lacerante que me recorre el cuerpo y me araña la garganta...
 
-¿Qué... Qué está pasando...? -jadeo con un hilo de voz.

 

 

 

 

Ryuko Minakawa

44fa2f4404bbab87a1f6684ab3a7d745o.jpg

Humanidad:
:puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:
:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:


 

Salud:
:corazon: ) Magullado
:corazon: ) Lastimado -1
:corazon: ) Lesionado -1
:corazon: ) Herido -2
:corazon: ) Malherido -2
:corazon: ) Tullido -5
:corazon: ) Incapacitado
Inventario:

Nothing... (de momento)


Editado por Mizuki, 08 September 2014 - 10:23 PM.


#14 inferorum

inferorum

    Neonato

  • Miembro
  • PipPip
  • 238 posts

Posteado 08 September 2014 - 09:53 PM

Todo me da vueltas. No sé dónde cojones estoy ni quién soy siquiera. 
 
Abro los ojos con cierta dificultad y miro a mi alrededor, pero mis ojos sólo encuentran oscuridad allá donde miren. Algo me araña la garganta como si fueran clavos oxidados. Sed, hambre y sed como jamás antes había sentido.
Oigo voces. Voces que no reconozco y que me despiertan poco a poco del sopor que me inunda, estoy rodeada de desconocidos. De pronto capto una voz familiar. Dos. Elena y Klaus están aquí, ¿pero dónde? Me levanto con evidente esfuerzo y torpeza y me intento guiar hasta ellos por el sonido.
 
Una llama se prende sin previo aviso en mitad de la habitación, y con ella un grito desgarrador que me pone los pelos de punta. Entonces me doy cuenta del frío. Es el frío más desolador que he sentido nunca, apesar de que siento calor externo sobre mi piel. 
 
-¿Estáis bién? -susurro al llegar hasta mis compañeros- ¿Qué ha pasado? ¿Dónde estamos?
 
Todos parecen tan confusos como yo, puede que incluso más. Permanezco allí de pie junto a ellos, y busco a tientas algo en lo que apoyarme, aún estoy mareada. Me siento como si me hubieran drogado...
Entonces un flashback me cruza la mente como una llamarada. La salida del Dark Side... Elena, Klaus y yo en un coche...
Había un viejo, un viejo de barba blanca y unos ojos como el cielo plomizo. Todo está confuso, desdibujado y emborronado en mi cabeza. 
Estábamos en una habitación que podría ser esta misma, aunque a oscuras es difícil de decir a ciencia cierta. Y aquel viejo me miraba a los ojos y me hablaba, aunque sus palabras no tenían sentido. Mi brazo empieza a arder y bajo la vista, sin ser capaz de enfocar bien, para ver cómo el viejo me inyecta algo en las venas, que como si fuese un veneno se extiende por todo mi cuerpo como si me quemasen con puro fuego por dentro. Después, un estallido agónico bañado de rojo, y oscuridad de nuevo.
 
-¡Joder! ¡Nos han drogado! -grito más alto de lo que me había propuesto- Ese viejo cabrón nos ha drogado, el de la salida del Dark Side... -rápidamente me llevo las manos a las costillas, los riñones y el pecho. No parece que haya ninguna herida- Si pretende vender nuestros órganos, al menos a mí aún no me ha abierto en canal. ¡Eh! Tú, el del mechero, ven aquí, alúmbrame el brazo.

Spoiler
 

 
Angelique Spencer
09510a82b57c899a74ba0eb990e9f1a4o.png

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Cartera
- 35
- DNI
- Tarjeta de crédito
Fajo de Flyers del local
Teléfono móvil
Abrigo largo de vinilo
Spray de pimienta


Editado por Tormenta_Dan, 08 September 2014 - 10:40 PM.


#15 kiasyd

kiasyd

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 64 posts

Posteado 08 September 2014 - 10:19 PM

Un dolor intenso hace palpitar mis sienes mientras abro los ojos. Me llevo la mano a la cabeza intentando que el dolor cese de manera infructuosa mientras pienso en qué coño ha pasado. 

Noto el cuerpo como si pesara una tonelada, vale que no soy la persona más atlética del universo pero tengo una sensación de embotamiento que la negrura de esta estancia no ayuda a AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH! JODER!

Dos tipos han tirado de mecheros para alumbrar un poco esta pocilga y casi acaban matándome del susto. Poco a poco retiro las manos de la cara que había tapado en un acto reflejo como si me hubieran atravesado los ojos con agujas.

 

Parecemos cerdos hacinados en una especie de habitación maloliente, un par de tipos parecen del tipo "no me toques las pelotas o te vuelo la tapa de los sesos" y también hay tres chicas a cual más peculiar... el resto o están inconscientes o están heridos, a tenor de lo que grita ese "flan" empotrado... ¿espera, he pensado "flan"? ¿En qué coño piensas Joachim? ¡Céntrate! Tenemos al gordito con pinta de rollo de cerdo y al otro que huele a postre... ¿¿Cómo coño puedo pensar en comida con las sienes punzándome, joder?? 

 

¿Y esta hambre tan atroz? ¡Por dios, juraría que he cenado y no precisamente poco antes de salir de casa! Mis ojos saltan nerviosos de un lado a otro, no hay electricidad, el aire es cálido y es un recinto cerrado, es evidente que nos han secuestrado y quien lo ha hecho lo ha hecho a lo grande... siendo así, ¿¡POR QUÉ COÑO TENGO TANTA HAMBRE!?

 

"Rollito de cerdo" huele jodidamente bien y no puedo evitar morderme los labios ante el pensamiento... sacudo la cabeza, en qué coño estás pensando Joachim? ¡son personas, no un puto Big Mac!

 

Apenas oigo a alguien a una de las chicas ¿asiática? jadear algo mientras se acurruca junto a su rollo mientras la otra chica pide a los tipos de los mecheros que la iluminen a voz en grito para no sé que mierdas suyas, seguro que necesita chutarse o algo... joder, no soy ni fumador pero ahora iría bien un cigarro... ni que fuera para distraerme de esta ansia atroz que va creciendo... última vez que como sano, la próxima vez me pienso poner las botas con una buena ración de hamburg... tal y como surge la idea muere, sabedor, de manera inconsciente de que este hambre no es de hamburguesas... 

 

Me acurruco junto a una de las paredes, agarrándome las piernas sin dejar de mirar nerviosamente en busca de cualquier detalle que nos permita sal*...saciar esta hambre...

 

 
Joachim Larsson

361cdcab3ae2c3009c26156047c5a0e9o.jpg

Humanidad:
:puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:
:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:

Salud:
:corazon: ) Magullado
:corazon: ) Lastimado -1
:corazon: ) Lesionado -1
:corazon: ) Herido -2
:corazon: ) Malherido -2
:corazon: ) Tullido -5
:corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Cartera:
50€
Tarjeta de crédito
Carnet de Identidad.
Carnet de conducir.
 
Cartera bandolera:
Portátil (cargador incluido)
Teléfono móvil (cargador incluido)
Libreta y bolígrafo.
 
Llaves de casa, llavero, USB con cinta.


Editado por kiasyd, 10 September 2014 - 03:09 PM.





A Bragol. Tus amigos te echan de menos.