Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

Tras la sombra de Drácula

Vampiro MdT Edad Victoriana Drácula Bram Stoker Partida

119 respuestas al tema

#1 BlackAbel

BlackAbel

    Sultan of swing

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1947 posts

Posteado 14 November 2013 - 12:03 PM

aa6.jpg


Capítulo 1º: Un hombre llamado Abraham

Música de ambiente


Alexey, Alexander, Amber y John: Londres, 5 de Junio de 1897, alrededores de Somerset House.
 
Es una noche fría, como tantas otras en Londres. A pesar de que acaba de empezar el verano por la noche refresca todavía y la niebla proveniente del cercano río Támesis inunda el palacete de Somerset. El príncipe Mithras os mandó buscar a primera hora de la noche, algunos estabais recién levantados cuando sus criados llegaron a vuestros refugios pidiéndoos partir inmediatamente con dirección al Elíseo. No os dieron más motivo que el de que vuestra ayuda era necesaria de inmediato.
Ante su urgencia partisteis con prontitud en un lujoso carruaje que, para vuestra sorpresa, no os dejó en la entrada principal, por donde otras veces habíais entrado, si no en la parte de atrás, frente a una casa abandonada. Os hicieron pasar dentro, desde donde visteis entrar al resto poco. Allí había un gigantesco Laibon al que todos reconocisteis rápidamente como Tap, el guardaespaldas mudo de Mithras. Esperasteis durante un largo rato en silencio, quizás impuesto por la incómoda presencia de Tap, que a cada rato miraba su reloj, al parecer esperando a alguien que no llegaba.
Finalmente, el Vástago africano se dio la vuelta, y abriendo una puerta oculta en la pared os invitó a pasar hacia dentro. El pasadizo, iluminado tan solo por la débil luz de pequeñas lámparas de gas parecía llevar bastante tiempo en desuso, cosa que deducís sobre todo por la gran acumulación de polvo y telarañas.
Después de unos minutos andando os encontráis ante unas escaleras más trabajadas que suben hasta una puerta que el Laibon se encarga de abrir. Por ella salís a la sala de recepción del palacete, que normalmente está frecuentada por las arpías del Eliseo y un par de ghoul que hacen de guardia, pero que esta noche está totalmente vacía. Rápidamente Tap os abre la puerta hacia la Salón de Terciopelo, la gigantesca habitación en la que se suelen reunir la primogenitura y el príncipe, y que al mismo tiempo sirve como sala de audiencias. La habitación hace honor a su nombre, y tanto el suelo como las paredes están cubiertas de dicho material de color rojo sangre. En ellas también hay distintos cuadros de los nobles que habitaron con anterioridad dicha casa, así como múltiples escenas de cacería. Al fondo de la sala, presidiendo la mesa en forma de U en la que suelen sentar los Vástagos más importantes de Londres, se encuentra Mithras, con Valerius y Lady Anne, sus consejeros de confianza y testaferros de los Ventrue en la ciudad, a su izquierda y derecha. La habitación, como la anterior, está totalmente vacía a excepción de vosotros y los tres Vástagos. Tap se encarga de cerrar la puerta desde fuera, dejándoos solos. Como ya sabéis por anteriores visitas debéis de permanecer en silencio absoluto hasta que el príncipe comience a hablaros, y no os podéis sentar o acercar si no se os dice lo contrario.
Mithras os mira fijamente uno por uno, pensativo, casi evaluándoos, mientras se frota la sien con gesto de preocupación. Parece extrañado en determinado punto, como si esperase que hubiese alguien más. Da la sensación de que lleva unas cuantas noches bastante atareado.
-Buenas noches mis queridos Vástagos-dice con la voz potente que le caracteriza-, lamento traerles aquí de semejante manera, pero la situación así lo requiere. Ustedes son algunos de los Vástagos más prometedores de esta ciudad, llevan años, siglos, opositando a grandes puestos entre los nuestros, así como a gran renombre. Me complace comunicarles que finalmente ha llegado su oportunidad-dicho esto se levanta con elegancia y empieza a andar hacia vosotros con paso lento distraído, mientras os sigue hablando-. Como algunos de ustedes sabrán, el sucio humano llamado Abraham Stoker publicó, hace ahora nueve días, una novela llamada Drácula. Esta novela ha tenido un éxito abrumador entre el Ganado. Ustedes pensarán, ¿y a mi que me importa lo que lea el Ganado?. Bien, este libro es una violación flagrante a la Mascarada, mucho más que aquel maldito libro de El extraño misterioso-comenta mientras se sitúa frente a vosotros y os mira fijamente a los ojos-. En un principio pensamos que no había motivo para preocuparse, pero el libro es demasiado preciso, describe cosas demasiado fieles a la realidad. Evidentemente, una vez publicado el daño ya está hecho, si quisiéramos detener su impresión o sacarlo de las calles llamaríamos más aún la atención. Sin embargo, después de leer dicho libro detenidamente-cuenta mientras saca una copia de Drácula de su levita y se la entrega a Alexander indicándole con un gesto que lea-, he llegado a la conclusión de que ningún mortal puede haber deducido esto él sólo de la nada. Alguien tiene que haberse ido de la lengua, y haberle contado historias sobre tan fantasioso personaje. Quizás haya espiado a alguno de los nuestros para crearlo, no lo sé-hace una leve pausa y se acerca a la mesa para beber algo de sangre de una copa-. Sin embargo el destino nos sonríe, y nuestro queridísimo Abraham se encuentra aquí, en Londres, según dice el Ganado. Desgraciadamente no sabemos exactamente donde. Aquí entran ustedes, su labor será encontrar a Stoker, interrogarle sobre sus fuentes, borrar todo rastro de ellas de su memoria y si sabe de la existencia de los Vástagos también. En ningún momento deben matarle, ya que provocaría investigaciones. Una vez les revele su fuente, encuentrenla apliquen los Lextalionis sobre ella. Huelga decir que esta reunión no ha existido, y que si alguien les pregunta ustedes no trabajan para mi, por lo tanto no gozarán de inmunidad. Esto se debe a que no podemos permitirnos que el resto de la Estirpe le de mayor importancia a esto y nos vea flaquear. Si cumplen esta misión con éxito serán gratamente recompensados. ¡Ah! Se me olvidaba: tendrán dos socios más a los que aún no hemos conseguido localizar. Les reconocerán rápidamente, pues son los únicos, a parte de los aquí presentes, que saben de esta misión. Ahora, por favor...
Una vez termina de hablar el príncipe os da la espalda y sin miraros vuelve a andar hacia su trono y se deja caer en él. Se queda mirándoos a la espera de que digáis algo u os marchéis.
 
Puntos de sangre de cada uno:
Alexander 12
Amber 10
Alexey 6
John 9
 
Personajes con los que os habéis encontrado:
Spoiler

Editado por BlackAbel, 14 November 2013 - 12:09 PM.

7496ef488dc3d68d28d8b988e7cacc78.jpg


#2 Kronos

Kronos

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1750 posts

Posteado 15 November 2013 - 01:17 PM

Como la mayoría de las noches, una más en Londres, despierto en mi carromato todo desordenado, pero en el que soy capaz de ver la pauta para encontrar aquello que necesito en la próxima incursión a las silenciosas y oscuras calles de la urbe más importante de Gran Bretaña.

 

Sin perder ni un ápice de mi tiempo, me visto con mi mejor chaleco sin mangas y una corbata del mismo color. Cojo mis pantalones y me los enfundo mientras con la mirada comienzo a buscar mi gorra plana. Tras colocármela correctamente, me calzo los zapatos y cojo el resto de cosas que se han convertido en un habitual entre mis más preciadas posesiones en los últimos años en la ciudad británica. Salgo al exterior y aseguro las múltiples cerraduras que conforman la puerta de lo que se ha convertido en mi habitual refugio desde que me encuentro en la periferia de Londres. El solar vacío que es ocupado por una kumpania sirve como aparcamiento para mi carromato, vigilado por estos juvindos que poco conozco, pero eso no es obstáculo para mantener una cierta relación cordial dado que compartimos orígenes. Están de paso, y aunque la persecución llevada a cabo por los mulo es fuerte y continua, mi estatus en esta ciudad permite que ellos puedan acampar si no son demasiada molestia. Pronto volverán a las montañas, donde se sienten más seguros.

 

Me despido de mis “primos” lejanos y me doy una vuelta en dirección a las calles circundantes al río Támesis con la intención de reflexionar sobre cuál va a ser mi próximo destino, cuando de repente me percato que uno de los criados del Príncipe Mithras viene en mi búsqueda. Otra vez este engreído necesita de mis servicios. Una por otra, mi estirado caballero, una por otra…

 

 Escucho sin decir nada lo que tiene que decir aquel gajo hasta que termine. No hago preguntas puesto que nada puedo sacar de algo tan mugroso como el siervo de un mulo. Sin más dilación y dado que es conveniente seguir con esta fachada de servilismo y eficacia, tomo el carruaje que viene acompañando a aquel desperdicio gajo.

 

El carruaje se para y miro por la ventanilla esperando ver Somerset House, pero en su lugar no hay más que una especie de casucha cochambrosa más propia de un mendigo que del Príncipe de Londres. Cuando salgo del transporte me percato que, a pesar de encontrarme en los alrededores del palacete, no estoy en la puerta principal. Mi rostro refleja la extrañeza de la situación así que paso al interior apremiado por los criados. Mis facciones se relajan cuando una vez dentro de semejante ruina me encuentro con Tap, el Esfinge al servicio de Mithras. Sin embargo, junto a mí hay otros vástagos. Esto no me gusta nada, ¿qué demonios hacen aquí estos miserables?

 

Sin más remedio que tragar con la situación de aguantar a más de un mulo a la vez y tras una larga espera, sigo a Tap a través de un pasadizo hasta llegar al Salón de Terciopelo. Allí, como viene siendo habitual, se encuentran Mithras y sus consejeros, a la espera de largar un nuevo problema que son incapaces de solucionar por sí mismos, haciendo gala de su manifiesta incompetencia. Me quito la gorra nada más entrar y la sostengo entre las manos.

 

Un humano que va más allá del límite permitido, propaganda de medias verdades acerca de la Estirpe, una violación de la Mascarada que hay que tapar… Lo habitual entre las cuitas de un Príncipe, salvo por la excepción de que esta vez parece que uno de los cainitas que pululan por la ciudad se ha ido de la lengua. Comprendo que para ello se necesite de mi talento y que el asunto pase como una anécdota, pero no llego a entender por qué traer varios sacos de sangre más, cuando con uno solo que sepa ajusticiar al mosquito que disfruta charlando de sus oscuros hábitos con los gajos hubiera sido suficiente.

 

Mithras termina de hablar y parece esperar alguna pregunta o que nos marchemos simplemente. Es curioso que en todo este tiempo que llevo haciéndole favores no sea hasta ahora, que se trata de ajusticiar a un vampiro del montón, cuando necesita cinco peones más. Se me ocurre un caso que puede complicar las cosas así que para ir sobre seguro alzo una mano para preguntar con una sonrisa burlona. Si el Príncipe no tiene inconveniente, la formulo:

 

  • Mi bien amado Príncipe, no veo la necesidad de involucrar a… -hago un gesto intentando abarcar al resto de presentes sin saber cómo llamarlos –…a esto. Pero lo hecho, hecho está – sentencio con una mirada compungida – Hay una cosa que quisiera preguntarle si no le importa. ¿Qué hacemos si nuestro amigo Abraham le ha hablado a alguien más de su fuente?

Espero su respuesta, mientras asiento a lo que tenga que decirme.

 

 

ALEX:

7iph.jpg

 

Reserva de Sangre: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Magullado      :puntoblanco:

Lastimado  -1 :puntoblanco:
Lesionado  -1 :puntoblanco:
Herido        -2 :puntoblanco:
Malherido   -2 :puntoblanco:
Tullido        -5 :puntoblanco:
Incapacitado   :puntoblanco:

 

Spoiler


Editado por Kronos, 15 November 2013 - 01:31 PM.


#3 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 16 November 2013 - 01:06 AM

Alexander T. Rumsfeld

Anoche disfruté de una cena demasiado copiosa y mi sueño diurno ha estado plagado de inconexas imágenes carmesíes que me han tenido postrado en el lecho hasta bastante después de la puesta de sol.

Tras constatar que Amber ya no se encuentra aquí, me adecento y abandono mi cripta subterránea para dirigirme a mi despacho. Sin embargo, no logro llegar hasta él antes de que Brittany me intercepte en el último tramo de escaleras de la segunda planta y me informe de que el Príncipe de Londres requiere nuestra presencia.

-Señorita Graham, muestre a nuestros invitados la hospitalidad de la mansión Rumsfeld y discúlpese con ellos en mi nombre por la demora. Yo mismo avisaré a la señora.

Apoyado en mi ornamentado bastón, camino cojeando en dirección al ala este de la mansión con la certeza de que Amber estará allá. Siempre está allí, con sus locos.

Los gritos de los maniáticos me reciben cuando me acerco a esta zona de la mansión que habitualmente procuro evitar. El olor es desagradable y la mera cercanía de los pacientes del sanatorio me inquieta y me repugna a partes iguales.

Descubro a Amber, con su bata blanca impoluta, inclinada sobre una de sus pacientes y hablando con ella de espaldas a mí. Avanzo hacia ella tan sigilosamente como me es posible, mucho teniendo en consideración el escándalo que forman los dementes, pero Amber repara en mi presencia varios metros antes de que logre acercarme. Ella siempre me oye venir y parece imposible pillarla por sorpresa. Me sonríe y yo lo doy un beso de buenas tardes en la mejilla.

-Querida, el Príncipe Mithras requiere nuestra presencia de manera inmediata.

No necesito decir más. Un escalofrío involuntario recorre mi columna vertebral al pronunciar su nombre. Si atendemos a las habladurías, el Príncipe de Londres tiene más de tres mil años y eso probablemente hace de él el cainita en activo más viejo del mundo. Yo nunca me he tenido por una persona devota pero sospecho que Mithras es lo más cerca que estaré jamás de conocer a una divinidad. De hecho, a lo largo de los siglos, se han creado un sinfín de cultos en torno al mítico Príncipe de Londres. No es de extrañar que comparecer ante él siempre me resulte una experiencia perturbadora.

Doy media vuelta y me alejo cojeando hacia el vestíbulo de la planta baja, encontrando repentinamente tentadora la alternativa de quedarme aquí con los locos.
 

<===================>

 
Lo primero que llama mi atención cuando el coche de caballos enviado por el Príncipe nos deja en el Elíseo es la discreción con la que nos hacen pasar al interior.

Nunca deja de fascinarme la presencia de Tap, tan igual y a la vez tan distinto de todos los otros vástagos que he conocido. Estoy familiarizado en cierto sentido con la "cultura" de los negros pero no con los cainitas de ese continente. En 1787 se fundó Sierra Leona como una colonia en la que alojar a los esclavos libertos y que, de ese modo, su presencia no incomodara a los británicos de bien. Yo he dedicado el último siglo a mi existencia a consolidar las relaciones comerciales con el África Occidental Británica y eso me ha reportado una auténtica fortuna personal. Aún así, sigue costándome trabajo no ver a los negros como sirvientes, incluso a los cainitas de piel oscura.

Al parecer, Amber y yo no somos los únicos convocados a esta improvisada reunión y eso, en cierto modo, resulta un alivio. No tengo el gusto de conocer a los demás ni tiempo para presentaciones formales, de modo que me limito a saludarles con una respetuosa inclinación de cabeza. Puedo imaginar que también son vástagos pero llevo demasiado tiempo alejado de las calles de Londres como para conocerlos a todos. La ciudad ha crecido mucho durante este siglo de ausencia.

A quienes sí conozco, al menos de vista, es a varios de los cortesanos del Elíseo. Se hacen llamar con el pomposo nombre de "arpías" pero no son más que oportunistas, chismosos ociosos y traficantes de rumores no contrastados. Resulta difícil sentir respecto por cainitas que malgastan de este modo su inmortalidad.

Caso bien distinto es el del Príncipe y sus Senescales. Vástagos tan poderosos que podrían destruirnos a todos con tan sólo desearlo. Personalmente siempre he considerado que era mejor mantenerse lejos de su ámbito de influencia pero uno no puede permitirse el lujo de rechazar sus "invitaciones".

Comparecer ante Mithras siempre me produce una inquietante mezcla de sentimientos encontrados entre los que predominan el miedo y la veneración. Después, siempre me resulta imposible recordar exactamente qué es lo que me provoca tales sentimientos. Lo que sí recuerdo con meridiana claridad son las instrucciones recibidas, acompañadas de un irreprimible deseo de satisfacerle de manera inmediata.

Si de algo estoy convencido es de que encontraremos al violador de la Mascarada y le ajusticiaremos conforme a la voluntad del Príncipe de Londres. Sólo espero que eso no me aparte de mis quehaceres durante demasiado tiempo. Sea como fuere, ésta es una ocasión perfecta para recobrar parte de mi influencia perdida en la ciudad.

Antes de darme cuenta me encuentro de nuevo ante las puertas del Elíseo, con la novela de Stoker en la mano y en compañía de la pareja de desconocidos.

-Bien, señores, al parecer es deseo de nuestro Príncipe que colaboremos juntos en esta empresa -digo, dirigiéndome a ambos-. Permítanme presentarme, soy el señor Alexander Rumsfeld.

Echo mano a mi cartera y saco un par de tarjetas de visita idénticas que rezan con letra caligráfica:
 

Alexander T. Rumsfeld
Filántropo

 
-Probablemente no hayan oído hablar de mí hasta la fecha -continúo-, lamentablemente, las últimas décadas me han tenido apartado de las calles de mi amada Londres. A quien sin duda conocerán es a mi encantadora compañera, lady Coldstone.

 

thump_8696853alex.png

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntoblanco: :puntoblanco:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Bastón de Cinética de Alexander
Reloj de bolsillo con un retrato de Amber en el interior de la tapa
Billetera con 40 £ y diez tarjetas de visita
Maletín de cuero negro con las iniciales impresas en letras de plata
Un tintero, dos plumas, cinco pergaminos y tres sobres con las iniciales en el membrete
Una cajita de tizas, dos velas (una roja y otra negra)
Un mechero de plata con las iniciales grabadas
La novela "Drácula" de Bram Stoker
Un trozo de espejo colgando en una bolsita de terciopelo escarlata atada al cuello bajo la ropa
Una ramita de menta seca en el bolsillo interior del abrigo


Editado por Tormenta_Dan, 16 November 2013 - 04:48 AM.


#4 inferorum

inferorum

    Neonato

  • Miembro
  • PipPip
  • 238 posts

Posteado 16 November 2013 - 04:58 AM

Amber Evelyn Coldstone
 
Despierto tras un agitado sueño recurrente, una pesadilla. Cada día sueño con la misma habitación rosácea, con el mismo móvil de madera concienzudamente tallado a mano, y con el mismo balancín meciéndose trémulo sin ocupante a la luz de la luna que se cuela por los cristales.
 
Aún es pronto, no hace mucho que se ha puesto el sol y Alexander sigue sumido en su sueño, por lo que es el momento perfecto para hacer una visita a mis pacientes. El ayuno de la noche anterior me permite aguzar los sentidos en pro de mi investigación, y acudo con ansia al ala este de la mansión, donde paso la mayor parte de las noches.Entro en una gran sala alargada, con unas diez camas distribuidas en dos hileras, y noto cómo algunos de mis pacientes se encogen bajo sus blancas sábanas de lino. No les culpo por sentir miedo, a pesar de que siempre me he mostrado generosa y benévola con ellos.
 
Como siempre, me dirijo a mis pacientes, uno a uno, y les realizo un rutinario chequeo médico básico, cuyos resultados voy anotando en un viejo libro de encuadernación desgastada.
 
 
Día 394 - Sujeto 7
Signos vitales: Frecuencia cardiaca normal. Frecuencia respiratoria normal. 
Conducta observable: el sujeto se encuentra en posición de decúbito supino, con la vista fija en un punto indeterminado y sin emitir ningún sonido. No responde a estímulos externos. Presenta una extremada rigidez muscular, que mentiene la posición si ésta es alterada por el investigador. No presenta cambios.
Conducta no observable: Aura gris.
 
 
Me dirijo a una de las camas centrales, frente a la puerta de la sala, con un letrero a los pies que reza "sujeto 5". Siempre la dejo a ella para el final. Era una mujer adulta, de unos 45 años, sentada junto al cabecero de hierro blanco. Se abrazaba las rodillas con fuerza y se balanceaba repetida y suavemente hacia adelante y hacia atrás. Cuando me acerco a ella, se altera visiblemente, y empieza a gritar con fuerza sin soltarse y sin apartar la vista de sus pies. Toda cercanía con otro ser, humano o vástago, hace que reaccione de la misma manera. Sin embargo, tras mucho tiempo observándola, había aprendido a acercarme a ella. Cojo un pequeño péndulo de cristal de la mesilla que hay junto a su cama, y lo dejo mecerse en el aire frente a ella que, a pesar de que el resto de pacientes se habían sumado a su coro de gritos infernales, se concentra el el vaivén del péndulo. 
 
Noto entonces la presencia de Alexander, a mi espalda, y posa un beso en mi mejilla. Me informa de que hemos sido llamados por el Príncipe Mithras, y partimos de inmediato hacia el Elíseo. Sin embargo, es evidente que no desea que nadie repare en nuestra presencia, pues nos apeamos en la parte trasera del edificio. Alexander y yo no estamos solos, pero nos hacen pasar antes de poder hacer ninguna pregunta al respecto. La presencia del Príncipe es tan imponente que, una vez deja de hablar, sólo tengo valor para hacer una leve reverencia a modo de respuesta. 
Una vez fuera de su alcance, Alexander se presenta ante nuestros acompañantes.
 
-Amber Evelyn Coldstone, por si no me conocen. Regento el psiquiátrico Rumsfeld. Un placer.
 
 
thump_8698717amber.png

Humanidad:

:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntoblanco:
:puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco:

 

( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
una moneda pequeña
un huevo de serpiente
una pluma blanca
unsonajero de plata
monedero con 20 libras
un pequeño frasco de cloroformo
un pañuelo de lino


#5 BlackAbel

BlackAbel

    Sultan of swing

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1947 posts

Posteado 16 November 2013 - 01:10 PM

Todos

 

Mithras mira detenidamente a Alexey y hace una pequeña mueca, como un profesor al que sorprende la pregunta de un alumno entre molesto y satisfecho. A continuación muestra una leve sonrisa y contesta.

-Como bien sabréis los cotilleos son como una plaga para el ganado. Borrarles la memoria sería lo ideal, ya que prefiero evitar llamar la atención en la medida de lo posible, pero el único intocable es Stoker, todos los demás son prescindibles.

Valerius parece tener algo que decir al respecto, pues mueve los labios levemente, pero Mithras lo percibe inexplicablemente y le hace mantener la compostura con una fría mirada. Dicho esto veis como mira más allá de la puerta con los ojos brillantes y esta es abierta inmediatamente por Tap, quien os invita a salir con un ademán y una pequeña reverencia. Os conduce hacia el pasadizo de la pared, en el que nunca podríais haber reparado de no ser porque hace unos instantes salisteis de él, y os invita a salir por él amablemente


7496ef488dc3d68d28d8b988e7cacc78.jpg


#6 Kronos

Kronos

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1750 posts

Posteado 17 November 2013 - 12:42 PM

Tras soportar estoicamente el escrutinio de Mithras, algo a lo que me voy acostumbrando audiencia tras audiencia, tomo nota sobre lo dicho. Todos los demás son prescindibles, ¿se referirá también a nosotros? Sí, por eso nos ha hecho pasar por la puerta de atrás... Parece que uno de los consejeros quería añadir algo pero el Príncipe lo impide casi al instante. Curioso...
 
Sin nada más que decir y empujado por la situación a abandonar aquella sala, hago una desmañada reverencia y sigo al exterior tanto a Tap como al resto de la compañía. Me coloco escrupulosamente la gorra y miro hacia un lado y a otro cuando me encuentre en el exterior.
 
Abraham, Abraham... Parece que tu svadharma aún no está cumplido, sin embargo, tu locuaz amigo ya ha cumplido el suyo.
 
Uno de los presentes toma la palabra, se presenta como Alexander Rumsfeld y me ofrece una tarjeta. Enarco una ceja mientras miro atentamente la tarjeta y luego al tipo. Si no hay más remedio...
  • Rumsfeld... Rumsfeld... ¿Dónde lo he oído? ¿Ha estado en Francia, quizás Italia, más al este? -lo cierto es que no tengo ni la más remota idea de quién es pero igualmente esbozo una sonrisa- Bueno, seguro que lo he oído en alguna parte.
Mi primera intención es arrugar la tarjeta y tirarla, pero mirándola más detenidamente puede resultarme de utilidad. Guardo la tarjeta en uno de mis bolsillos mientras escucho como aquel individuo presenta a la señora Coldstone.
  • Oh, ¡Coldstone! ¡Amber Coldstone! A usted sí que la conozco, su buen hacer en el man... psiquiátrico es muy comentado en según qué círculos - mantengo la sonrisa mientras entrecruzo mis manos tras mi espalda. Tendré que salir más porque lo cierto es que no conozco a ninguno de los tres aunque pensándolo bien tampoco tiene importancia.
Bueno, esta tarea me va a apartar de mis asuntos más importantes y para colmo tendré que trabajar con varios mulos,  así que es mejor cumplir de la forma que viene siendo habitual: rápidamente y de manera eficaz. Se me ocurre como abordar el problema en cuestión, pero espero a que el tercer miembro se presente. Mientras tanto me dirijo a Rumsfeld:
  • Señor Rumsfeld, si no le importa, me gustaría echarle un vistazo al libro de nuestro amigo Abraham, solo es una simple y breve ojeada. Se me ocurre una forma de llegar al centro del asunto. Mientras tanto, nuestro tercer acompañante podría tener algo que decir -termino señalando con el pulgar a este último gajo.
 

ALEX:
7iph.jpg

 
Reserva de Sangre: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
Magullado      :puntoblanco:
Lastimado  -1 :puntoblanco:
Lesionado  -1 :puntoblanco:
Herido        -2 :puntoblanco:
Malherido   -2 :puntoblanco:
Tullido        -5 :puntoblanco:
Incapacitado   :puntoblanco:
 
Spoiler

Editado por Kronos, 17 November 2013 - 12:46 PM.


#7 Daerrec

Daerrec

    Lone Wolf

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 8350 posts

Posteado 19 November 2013 - 03:55 AM

Mientras formaba parte del ejército, adquirí el hábito de despertarme con los primeros rayos del sol y ahora, a pesar de mi nueva condición, todavía lo mantengo aunque en lugar del amanecer, me levanto ni bien el sol se ha escondido en el horizonte.
 
Tras vestirme adecuadamente a mi condición y percibir que a pesar de estar en verano, el invierno no quiere irse, me recuesto cómodamente en uno de mis mullidos sillones y cierro los ojos dejándome llevar por los recuerdos.
 
De improviso, escucho como golpean la puerta de mi habitación.
 
-Ehh… disculpe, mi señor -percibo la voz de Wilhem desde detrás de la puerta- Hay un criado del Príncipe esperándolo abajo, en el vestíbulo. Dice que es urgente.
 
-Dile que estoy recogiendo mis pertenencias y que bajo inmediatamente -le respondo con vos calma al mismo tiempo que abro los ojos y me pongo de pie.
 
Con largas zancadas, me acerco al guardarropas y tras colocarme las botas y el sobretodo, busco mi pistola, la cual guardo en uno de mis amplios bolsillos. Finalmente, tomo mi bastón y me dirijo al vestíbulo.
 
Tras encontrarme con el criado del Príncipe, este muestra ser parco en palabras, seguramente por desconocimiento del encargo, y me insta a subirme con prisa al lujoso carruaje cuyo destino es el Elíseo. Sin embargo, cuando arribamos no nos detenemos en la entrada principal sino en una casa abandona que se encuentra detrás del Elíseo.
 
Tras encontrarme dentro de la casucha con un par más de desconocidos y con el guardaespaldas negro y mudo de Mithras, nos aventuramos por un pasadizo oculto que termina desembocando en la recepción del Elíseo cuyos únicos presentes son la guardia ghoul del Príncipe. 
Sin quedarnos mucho tiempo allí, ingresamos en el Salón de Terciopelo, lugar donde finalmente nos encontramos con el Príncipe Mithras y sus dos consejeros Ventrue, Valerius y Lady Ann.
 
Tras cumplir con el adecuado protocolo, que en ese caso es quedarse inmóvil y en silencio, Mithras nos revela la naturaleza de su llamado. Aparentemente, el motivo de preocupación del Príncipe es la novela "Drácula" que escribió un mortal llamado Abraham Stoker, la cual dice que es "una violación a la Mascarada". Según Mithras, la novela tiene demasiados detalles precisos que no pueden habersele ocurrido a un mortal sino que deben haber sido dichos por un un vástago deslenguado y nuestro trabajo consiste simplemente en encontrar al escritor del libro, sacarle la identidad de su fuente y finalmente ajusticiar al vampiro parlanchín. La tarea aparenta no ser muy difícil pero el Príncipe no tarda en aclararnos que no contaremos de su protección debido a que no puede vislumbrarse ninguna debilidad en su gobierno.
 
Guardándome mis pensamientos para otro momento y obviamente para cuando este lejos de la presencia del Príncipe, me dedico a escuchar en silencio las preguntas de mis nuevos "compañeros".
Sin embargo al escuchar las palabras del primero de ellos, mi sangre comienza a hervir haciendo que tenga que refrenar mi impulso de romperle la garganta con mis propias manos.
 
Sin nada que preguntarle al príncipe, me marcho junto con los demás cuando el sirviente vampírico del Príncipe nos guía fuera del salón. Una vez fuera, uno de los desconocidos con los que comparto el encargo del Príncipe se presenta como Alexander Rumsfeld y a su acompañante femenina como Lady Coldstone. Por su parte, el irrespetuoso decide no presentarse.
 
-Yo soy Sir John Howard Ashworth -digo con voz serena acompañada con una sutil reverencia- Es un placer conoceros, Señor Rumsfeld -acto seguido, me acerco a la mujer y tras tomarle suavemente la mano, deposito un sutil en su dorso- y a usted también, Lady Coldstone.
 
Una vez hechas las presentaciones, centro mi atención en el desconocido.
 
-A menos que sepas donde se encuentra Stoker con solo hojear el libro, pierdes tu tiempo -le digo con tono seco- Por cierto ¿piensas presentarte y darnos tu nombre o prefieres que te llamemos como mejor se nos ocurra?
 
Sin prestarle más atención al sujeto que nos acompaña, me dirijo a la pareja de vástagos.
 
-¿Alguna idea de donde debemos comenzar nuestra búsqueda?

 

Sir John Howard Ashworth
thump_8702622sir-john-howard-ashw.jpg

Reserva de Sangre: 9/14
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntoblanco:
:puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco:
Humanidad: 7/10
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoblanco: :puntoblanco: :puntoblanco:

Fuerza de Voluntad: 9/9
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:


Salud:
- [ ] Magullado: :corazon:
- [ ] Lastimado [-1]: :corazon:
- [ ] Lesionado [-1]: :corazon:
- [ ] Herido [-2]: :corazon:
- [ ] Malherido [-2]: :corazon:
- [ ] Tullido [-5]: :corazon:
- [ ] Incapacitado: :corazon:
- [ ] Letargo: :corazon:
Inventario:
-Revólver pesado
-Espada bastón
-Chaleco de cuero
-Reloj de bolsillo con cadena de oro
-Anillo sello de la familia Ashworth
-Cadena de plata bajo la ropa
-Billetera con 90 £
-Pluma estilográfica
-Un par de papeles en blanco cuidadosamente doblados
-Pañuelos de seda blanco con las iniciales “J H A” bordadas en negro
-Caja de cerillas



#8 Kronos

Kronos

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1750 posts

Posteado 19 November 2013 - 03:53 PM

Mientras espero que uno de los cainitas me preste el libro, el cuarto en discordia parece tomar la palabra. Su silencio durante todo este tiempo se rompe cuando se presenta, primero ante aquellos a quienes considera sus iguales, eso es, que no falte la cortesía entre los gajos ingleses,  y luego se dirige a mí con un tono que deja entrever su desagrado.

 

No puedo más que mostrarle una de mis encantadoras sonrisas ante sus aseveraciones, no porque me hagan gracia, sino porque poco a poco, con cada palabra, con cada gesto,  voy conociendo a estos mulos con los que voy a compartir un poco de mi valioso tiempo, el cual para nada pienso desperdiciar al contrario de lo que piensa mi nuevo amigo.

  • ¡Oh! A veces soy un despistado. Mis disculpas señores y señorita, soy Alex…ey, Alexey, sí, pero pueden llamarme Alex, no soy ningún señor, ni tengo ningún título – digo mientras me saco la gorra y me la vuelvo a colocar – Efectivamente mi buen señor Ashworth, eso es lo que pretendo, averiguar dónde se encuentra nuestro amigo Bram con solo hojear el libro. Y si el señor Rumsfeld me permite, puedo mostrarles cómo lograrlo, o al menos darles una idea para empezar.

Vuelvo a entrecruzar mis manos tras mi espalda mientras espero el libro para poder empezar a rastrear al individuo en cuestión.

 

  

ALEX:

7iph.jpg

 

Reserva de Sangre: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:

Magullado      :puntoblanco:

Lastimado  -1 :puntoblanco:

Lesionado  -1 :puntoblanco:

Herido        -2 :puntoblanco:

Malherido   -2 :puntoblanco:

Tullido        -5 :puntoblanco:

Incapacitado   :puntoblanco:

 

Spoiler



#9 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 20 November 2013 - 04:44 PM

Alexander T. Rumsfeld

Por el aspecto y los modales, el primero de los desconocidos bien podría ser estibador en los muelles del Thamesis o simplemente un buscavidas; sin embargo, si el Príncipe tiene alguna confianza en su buen hacer, yo estoy dispuesto a concederle el beneficio de la duda.

El otro caballero en cambio, el que responde al nombre de John Howard, sí parece pertenecer a la clase de compañías respetables con las que acostumbro a relacionarme. Elegante, discreto y educado. Me alegra constatar que Mithras y yo confiamos nuestros intereses a los mismos estratos sociales.

Cuando nuestro incógnito compañero, que afirma llamarse Alexey aunque sospecho que ese bien podría no ser su auténtico nombre, me solicita la novela no puedo evitar sentir cierta desconfianza. Por la razón que sea, el Príncipe ha decidido ponerla bajo mi custodia y robarle a un cojo no es tarea difícil. No obstante, puedo conseguir otra copia en cualquier librería si se diera el caso y siento una razonable curiosidad acerca de qué se trae entre manos. Con una sonrisa despreocupada echo mano a mi maletín y le hago entrega del libro antes de devolver mi atención al señor Ashworth.

-Sospecho que un caballero de su talla sin duda tendrá buenos amigos y contactos de confianza que puedan indagar discretamente acerca del paradero de Stoker. En cualquier caso, tengo cierto interés en leer con mis propios ojos cuánto de violación de la Mascarada tiene realmente la novela y ver si ofrece algún indicio de dónde comenzar nuestras pesquisas. Sugiero que agendemos un nuevo encuentro para dentro de dos noches y pongamos en claro nuestras conclusiones -como una ocurrencia tardía añado sonriente-: A menos, claro está, que el señor Alexey haya descubierto ya el paradero de nuestro osado e indiscreto novelista.

 
thump_8696853alex.png

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntoblanco: :puntoblanco:

Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Bastón de Cinética de Alexander
Reloj de bolsillo con un retrato de Amber en el interior de la tapa
Billetera con 40 £ y diez tarjetas de visita
Maletín de cuero negro con las iniciales impresas en letras de plata
Un tintero, dos plumas, cinco pergaminos y tres sobres con las iniciales en el membrete
Una cajita de tizas, dos velas (una roja y otra negra)
Un mechero de plata con las iniciales grabadas
La novela "Drácula" de Bram Stoker
Un trozo de espejo colgando en una bolsita de terciopelo escarlata atada al cuello bajo la ropa
Una ramita de menta seca en el bolsillo interior del abrigo

Editado por Tormenta_Dan, 20 November 2013 - 04:45 PM.


#10 Kronos

Kronos

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1750 posts

Posteado 20 November 2013 - 11:28 PM

El libro de Bram Stoker llega a mis manos y sin prestar atención a nada más comienzo a pasar páginas aleatoriamente. Si no veo nada que me llame la atención, abro el libro por una de las primeras páginas. Satisfecho con lo que encuentro, esbozo una sonrisa pícara y luego levanto la mirada hacia mis forzosos compañeros. Luego cambio mi expresión por una triste, compungida. Mientras sostengo el libro abierto con mi mano izquierda, les muestro la página que quiero que vean, señalando con el dedo índice de la mano derecha las líneas importantes donde viene escrita la dirección de la editorial que produce el libro:
 

Spoiler

  • Pues lo siento, me temo que no ha habido suerte. Sin embargo, creo que tengo un buen punto de partida – les digo mientras espero la atención de los gajos – La idea consiste en hacernos pasar por una especie de sociedad u organización de las que se dedican a vender libros y que está interesada en llevar éste más allá de la isla. Yo puedo hacerme pasar por uno de los societarios extranjeros mientras que vosotros podéis ser mis contactos en Londres, mis valedores, mis lo que quiera que sea… Sin embargo, antes de ponernos con el negocio podríamos querer conocer al genio que ha escrito esta obra maestra…

Hago una pausa para que todos asimilen lo que les acabo de decir. Mientras tanto guardo el libro en el zurrón. Luego extiendo los brazos y encojo mis hombros.

  • Y bien, ¿qué les parece mi idea?

Espero a que el resto de vástagos opinen sobre qué les parece el plan aunque sospecho que el desprecio que sienten por mí les nublará el juicio a estos mulos.
 
  


ALEX:
7iph.jpg

 
Reserva de Sangre: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntoblanco: Magullado     
:puntoblanco: Lastimado  -1
:puntoblanco: Lesionado  -1
:puntoblanco: Herido        -2
:puntoblanco: Malherido   -2
:puntoblanco: Tullido        -5
:puntoblanco: Incapacitado 
 
Spoiler


Editado por Kronos, 20 November 2013 - 11:29 PM.


#11 BlackAbel

BlackAbel

    Sultan of swing

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1947 posts

Posteado 21 November 2013 - 12:39 AM

William Hogarth

 

Alterado, te despiertas de tu sueño algo más tarde de lo normal. Betsy está frente a ti, en su rostro adivinas que algo le urge o le preocupa. Rápidamente te informa de que un enviado del príncipe te espera frente a la puerta. Te vistes lo más rápido que puedes, y te diriges a la puerta donde el sirviente de Mithras te espera.

-Lo siento señor, no pudimos encontrarle antes-dice el sirviente esperando una reprimenda. Acto seguido te entrega una carta, donde puedes ver el sello del príncipe.

Al abrirla ante ti empiezan a aparecer letras de un tono rojizo. En ella puedes leer que el príncipe ruega tu ayuda en un asunto relacionado con la reciente novela de Bram Stoker. Por lo visto en ella se viola la Mascarada flagrántemente, por lo que el príncipe te pide que encuentres al autor, que actualmente está en Londres, lo interrogues sobre sus fuentes, y elimines a estas. Contarás con la ayuda de otros Vástagos, aunque no te da sus nombres.

-Si quiere-dice el criado una vez has terminado de leer-, le puedo llevar con sus demás compañeros, o a algún otro lugar.

 

Puntos de sangre: 9

(Off: en la carta pone básicamente lo que dijo les dijo a los demás el príncipe)


Editado por BlackAbel, 21 November 2013 - 12:46 AM.

7496ef488dc3d68d28d8b988e7cacc78.jpg


#12 Strangelove

Strangelove

    Neonato

  • Miembro
  • PipPip
  • 169 posts

Posteado 21 November 2013 - 11:42 AM

Me despierto de una sacudida y casi desgarro el cuello de quien me la ha dado: la pobre Betsy. Desagradecido… la pobre chiquilla no merece esto. Noto como una gran migraña cae a plomo sobre mis sesos. ¿Qué había tomado aquel desgraciado? ¿Heroína? ¿Morfina? Desde luego, era mucho más concentrado que el opio. Las callejuelas de Covent Garden albergan cada vez más sorpresas. La bendita revolución industrial que ha convertido a mi querida Londres en faro del progreso no solo ha traído esa desagradable “niebla” – nubes de hollín más bien – sino también los vicios más exóticos. Anoche eso me parecía divertido, pero ahora mismo es una maldición.
 
Betsy me apremia y me dice que un enviado del Príncipe me espera. ¡Válgame Dios! Sera mejor que me de prisa. Rápidamente me visto, cojo unos básicos enseres sin los que un caballero no saldría de casa y bajo a la entrada. Cuando paso por los salones del Heraclitus veo un gigantesco nuevo cuadro de estilo pre-rafaelita colgado en la pared. Al verlo, me quedo de piedra.
 
-¡Holy Molly! Exclamo mientras lo contemplo. Este solo ha podido ser obra de Rosseti. El muy desgraciado se está enamorando de Molly y la ha pintado en todo su esplendor. Es increíble como una humilde furcia de White Chapel puede lucir en la imaginación de un pintor enamorado.
 

Spoiler

 
Bueno, el sabrá donde se mete. Yo tengo asuntos más importantes que hacer. Me dirijo a la puerta, donde me espera uno de los lacayos del Príncipe.
 

-Lo siento señor, no pudimos encontrarle antes

 
Me dice temeroso entregándome una carta. Y no hubieras podido, chaval, no hubieras podido. Sin decir nada leo la carta del príncipe, escrita en letras rojizas. Sonrío pensando que ni siquiera el todopoderoso e impasible príncipe Mithras puede evitar tomarse una pequeña licencia estética.


Vaya, vaya… si, había oído hablar de la novela. Incluso una de las chicas del Policlite se permitió recomendármela. Por lo que me han contado, una vulgar descripción de los vampiros, un ser todopoderoso y carente de sutileza que aterroriza a unos humanos. Pero con demasiadas descripciones de los vástagos, demasiados detalles. Dorian Gray, ese es un buen relato: como hablar de un vampiro sin que se sepa que hablas de un vampiro. Ardo en deseos de presentar mi particular interpretación de la novela…
 

-Si quiere, le puedo llevar con sus demás compañeros, o a algún otro lugar

 
-Subamos y lléveme donde se hayan reunido, ya llegamos demasiado tarde.
 
Subo al coche y de camino, le doy vueltas al asunto que tenemos entre manos. Al grano. Hay una caza de sangre que empieza por encontrar a un irlandés borracho. Dicho sujeto esta en Londres, en paradero desconocido, y ha publicado el libro hará una semana. Sin duda se habrá pasado estos últimos días atendiendo a fiestas y diversos actos de promoción. Un hombre casado, alejado de su familia y disfrutando del éxito probablemente se haya perdido en el exceso de sus celebraciones. Sería buena idea recorrer las casas de mala reputación de la ciudad buscando el antro en que se haya dejado caer. Tom estaría sin duda encantado de ayudarme.
 
 Aunque… quizá haya una manera más prosaica, aunque no tan divertida, de empezar nuestra investigación.
El coche llega hasta una casucha abandonada tras el Eliseo. Allí los lacayos me guían por un oscuro y sucio pasillo hasta el vestíbulo de la sala de audiencias, donde esperan cuatro vástagos: dos caballeros, una dama y un tipo con pinta de rufián. Mientras me acerco oigo como  propone algo muy parecido a lo que tenía en mente: mirar que editorial ha publicado el libro, y preguntar al editor por su autor. Nada misterioso ni arcano. Es un chico avispado que despierta mi simpatía.
 

Y bien, ¿qué les parece mi idea?

 

-A mí me parece brillante. Cualquier excusa que sirva para obtener la información de los editores sin despertar sospechas me parece bien. Ah… disculpen mi tardanza… Los pobres lacayos del augusto Mithras tuvieron dificultades en encontrarme. Debería moderar mi estilo de vida, ¡pero la noche ofrece tantas oportunidades! Me presento: Soy Sir William Hogarth: pintor, mecenas y proxeneta. Si gustan de ello, pueden llamarme Bill. Todo el mundo lo hace, les dé permiso o no, así que no veo por qué debería imponerles otra cosa.
 
Saludo con una breve inclinación de cabeza a los presentes mientras les entrego mi tarjeta:
 
Sir William Hogarth
 
The Heraclitus Society of Fine Arts
84 Charlotte Street
London
 
 
 


 Sir William Hogarth hogarth_vamp2.jpg?w=300

Humanidad:
:puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:
:puntoazul:  :puntoazul:   
Reserva de sangre:
:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:   :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:   :puntoblanco:  :puntoblanco:

Salud:
:corazon: ) Magullado
:corazon: ) Lastimado -1
:corazon: ) Lesionado -1
:corazon: ) Herido -2
:corazon: ) Malherido -2
:corazon: ) Tullido -5
:corazon: ) Incapacitado


Inventario:

  • Bastón-espada
  • Revolver ligero
  • Reloj de bolsillo de plata
  • Billetera con 25 £ y ocho tarjetas de visita
  • Pluma estilografica
  • Dos lapices
  • Un pequeño cuaderno de dibujo
  • Un pañuelo de seda blanco
  • Una caja de cerillas de la Heraclitus Society
  • Una pipa de caño curvo
  • Una bolsa con tabaco indio


Editado por Strangelove, 21 November 2013 - 12:02 PM.

 

 

 


#13 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 21 November 2013 - 08:09 PM

Alexander T. Rumsfeld

La propuesta de nuestro compañero se sorprende y me complace a partes iguales. Está claro que el Príncipe sabía lo que hacía a la hora de imponernos su poco ortodoxa compañía.

-Aplaudo su astucia, Alexey -afirmo mientras asiento aquiescente y restituyo la novela al interior de mi maletín-, y su asombrosa facilidad para obtener recursos allí donde el resto únicamente vemos obstáculos que salvar. Si bien es cierto que no puedo aprobar plenamente la farsa que...

En ese momento un individuo de aspecto depravado irrumpe en medio de nuestra conversación. A juzgar por sus palabras, su gula parece un pecado venial en comparación con otros menesteres a los que afirma ser aficionado. Ciertamente no hemos sido demasiado discretos. Hay temas que convendría tratar en privado y, con nuestro grupo creciendo en número y extravagancia por momentos, está claro que la situación se nos está empezando a ir de las manos.

Miro de arriba abajo con creciente desagrado al recién llegado, sin ningún interés por mi parte por darle a entender lo contrario. Es un individuo grotesco y con cierto complejo de bufón, cuya interrupción sólo puede considerarse tan torpe como grosera. Inaceptable en el seno de una sociedad civilizada pero que, sin duda, debe encontrar un lugar preeminente en el sórdido mundo que frecuenta.

Recojo la tarjeta de visita con cierto malestar y serias sospechas acerca del lugar de donde ha salido y, tras una brevísima ojeada, la guardo en el bolsillo de mi abrigo para deshacerme de ella tan pronto como encuentre un momento para hacerlo.

-Señor Hogarth -digo, haciendo caso omiso de manera de liberada de la invitación de llamarle Bill-, me temo que no habíamos sido convenientemente informados de su llegada. Imagino por sus palabras que está al corriente de la situación que nos ocupa y, por ello, compartirá con todos nosotros el criterio de que es sumamente inapropiado que continuemos con esta conversación en medio de la calle. Les sugiero a todos que prosigamos en un lugar más discreto y alejado de oídos curiosos.

Una vez más me veo obligado a depositar mi fe en el criterio del Príncipe Mithras y confiar en que también en este tipo de aspecto sórdido pueda resultar de alguna utilidad en la misión que nos ha sido impuesta. Francamente me resulta difícil imaginar cómo pero la noche londinense está llena de sorpresas. Ojalá que gratas.

 

thump_8696853alex.png

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntoblanco: :puntoblanco:


Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Bastón de Cinética de Alexander
Reloj de bolsillo con un retrato de Amber en el interior de la tapa
Billetera con 40 £ y diez tarjetas de visita
Maletín de cuero negro con las iniciales impresas en letras de plata
Un tintero, dos plumas, cinco pergaminos y tres sobres con las iniciales en el membrete
Una cajita de tizas, dos velas (una roja y otra negra)
Un mechero de plata con las iniciales grabadas
La novela de "Drácula" de Bram Stoker
Un trozo de espejo colgando en una bolsita de terciopelo escarlata atada al cuello bajo la ropa

 



#14 inferorum

inferorum

    Neonato

  • Miembro
  • PipPip
  • 238 posts

Posteado 22 November 2013 - 12:22 AM

Me había quedado en silencio, escuchando con atención lo que tenía que decir cada uno de los caballeros presentes. Y el andrajoso y falto de modales. Escuché impasible, incluso, a un nuevo vástago que irrumpió sin sutileza ninguna nuestra pequeña reunión.

 

Sin embargo, no me explicaba cómo, siendo unos vástagos con grandes habilidades y destrezas, coincidían en la más que pésima ocurrencia del muchacho que se hacía llamar Alexey. ¿Rebajarse a fingir una treta literaria en una mera imprenta? 

 

-Disculpen, caballeros, pero no puedo evitar expresar mi creciente recelo sobre la verosimilitud de nuestro... compañero a la hora de hacerse pasar por ningún extranjero. Más bien podría interpretar a la perfección a un limpia chimeneas de las nuevas y crecientes fábricas. -dije con un tono de desprecio que me subía por la garganta, y recorriéndolo de arriba a abajo con la mirada- Si permiten mi humilde opinión, -proseguí, volviendo a mirar a mis interlocutores- pierden el tiempo. Con la fama que ha adquirido el señor Stoker, tendrá tantas ofertas que será inútil interceptarle por ese medio. Si no queremos llamar la atención, al menos.

 

Hice una breve pausa, sopesando las opciones. Mi amplio círculo de influencias me permitía conocer bien la ciudad y a sus habitantes, por lo que, tal vez, contaba con una información que ninguno de los otros vástagos tuviera en su poder.

 

-Si queremos encontrar al señor Stoker, lo más sencillo será buscarle allí donde suele encontrarse: el Lyceum Theatre. ¿A caso no sabían, caballeros, que el señor Stoker, además de su reciente éxito literario, dedica sus esfuerzos como director y crítico en el teatro? Además, será mucho más discreto asistir a alguna de sus próximas obras dirigidas, rodeados de ganado de nuestra misma clase social, -lancé una mirada desafiante al Alexey- y acercarnos a él para felicitarle formalmente, que colarnos en una imprenta para intentar hacer negocios en plena noche.

 

 
thump_8698717amber.png

Humanidad:

:puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:  :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:
:puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:  :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntorojo:  :puntoblanco:
:puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:  :puntoblanco:

 

:corazon: ) Magullado
:corazon: ) Lastimado -1
:corazon: ) Lesionado -1
:corazon: ) Herido -2
:corazon: ) Malherido -2
:corazon: ) Tullido -5
:corazon: ) Incapacitado
Inventario:
una moneda pequeña
un huevo de serpiente
una pluma blanca
unsonajero de plata
monedero con 20 libras
un pequeño frasco de cloroformo
un pañuelo de lino

 



#15 Tormenta_Dan

Tormenta_Dan

    Señor del Dragón

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4498 posts

Posteado 22 November 2013 - 01:26 PM

Alexander T. Rumsfeld

Observo a Amber con renovado y silencioso respecto. Sus palabras avergüenzan nuestros torpes esfuerzos por encontrar una solución a un problema que demuestra no ser tal. Jamás dejan de sorprenderme sus reflexiones cargadas de ingenio y, una y otra vez, debo inclinarme ante su inteligencia preclara que a todos aventaja grandemente. Resulta sencillo entender por qué Normand quedó fascinado con ella desde el primer momento; por qué quedé fascinado yo mismo.

-Bien, señores, al parecer lady Coldstone ha puesto término a nuestras fatuas e infundadas divagaciones. Aquí termina nuestra reunión nocturna. Ha sido un placer conocerles a todos y confío en que volvamos a encontrarnos en el Lyceum Theatre dentro de un par de noches. Como he dicho, ardo en deseos de disfrutar con la narración de lo que este novelista de poca monta cree saber acerca de nuestra sociedad.

»Tengo el convencimiento de que The Daily Telegraph de los últimos días se habrá hecho eco de la noticia y a ninguno de los presentes nos costará trabajo indagar acerca de qué obra está actualmente en cartel. Si alguno de ustedes pasa actualmente por... digamos... estrecheces económicas, la Fundación Rumsfeld estará encantada de proporcionarle una entrada para la función. Ahora, si nos disculpan... Buenas noches, caballeros.

Hay algunos asuntos de los que quiero encargarme esta noche y estar preparado para los imprevistos que puedan surgir a raíz de la solicitud del Príncipe Mithras es, en estos momentos, la mayor de mis preocupaciones. Temo que esté siendo un poco paranoico pero cuando hay vástagos de por medio, toda prudencia es poca.

 

thump_8696853alex.png

Humanidad:
:puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde: :puntoverde:
Fuerza de Voluntad:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
:puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul: :puntoazul:
Reserva de sangre:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo:
:puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntorojo: :puntoblanco: :puntoblanco:


Salud:
( :corazon: ) Magullado
( :corazon: ) Lastimado -1
( :corazon: ) Lesionado -1
( :corazon: ) Herido -2
( :corazon: ) Malherido -2
( :corazon: ) Tullido -5
( :corazon: ) Incapacitado
Inventario:
Bastón de Cinética de Alexander
Reloj de bolsillo con un retrato de Amber en el interior de la tapa
Billetera con 40 £ y diez tarjetas de visita
Maletín de cuero negro con las iniciales impresas en letras de plata
Un tintero, dos plumas, cinco pergaminos y tres sobres con las iniciales en el membrete
Una cajita de tizas, dos velas (una roja y otra negra)
Un mechero de plata con las iniciales grabadas
La novela de "Drácula" de Bram Stoker
Un trozo de espejo colgando en una bolsita de terciopelo escarlata atada al cuello bajo la ropa





Responder



  



También marcado con Vampiro, MdT, Edad Victoriana, Drácula, Bram Stoker, Partida

A Bragol. Tus amigos te echan de menos.