Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

The Black Crown [Partida]


282 respuestas al tema

#1 baca

baca

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4671 posts

Posteado 29 June 2011 - 01:14 AM

Imagen posteada


Editado por baca, 29 June 2011 - 01:24 AM.


#2 baca

baca

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4671 posts

Posteado 29 June 2011 - 01:15 AM

Prologo: Luz y Oscuridad


Imagen posteada


La lluvia empapa las paredes del Palacio Imperial mientras el cielo plomizo cubre la ciudad de Altdorf. La maravilla que suponen sus enormes murallas, sus altos edificios, los puentes mecánicos del Reik, todo se ve ensombrecido por el horrible tiempo. O quizá no sea solo eso. Mirando a través de una de las ventanas plomadas del salón de mapas, el Emperador Karl Franz, Conde de Reikland y señor del mayor reino de los hombres, suspira mientras intenta abarcar la seriedad de la situación. Con resignación, se gira hacia sus acompañantes, sentados en torno a una enorme mesa cubierta con un detallado mapa del Imperio. El emperador se encuentra flanqueado por sus más leales consejeros: Kurt Helborg, Gran Mariscal de la Reiksguard; y Ludwig Schwarzhelm, Paladín del Emperador. Enfrente de los tres guerreros se encuentran las delegaciones de los pueblos aliados. A la derecha se encuentra Krag Hojanegra, embajador de los Reinos Enanos, el cual se esfuerza por ver el mapa desde su bajo punto de vista. En el centro se encuentran Alain Leoncoeur, sobrino del rey de Bretonia y afamado caballero. Y a la izquierda… a la izquierda se encuentra la delegación elfa, liderada por el archimago Teclis.

- Mi señor, no podíais predecir que el archilector partiría hacia el norte - está diciendo el Mariscal en esos momentos - siempre hemos sabido que Volkmar estaba mal de la cabeza, pero esto es absurdo hasta para él.

- Es un fanático sigmarita, Kurt, es evidente que iba a enfurecerse después de lo que dicen de ese…¿como se hace llamar?

- Archaon, señor, Archaon el Elegido –
Interviene Schwarzhelm.

-Como se llame. La cuestión es que ha jurado acabar con el culto a Sigmar, y eso es algo que el idiota de Volkmar no puede aguantar. Y ahora treinta mil fanáticos andan perdidos por algún lugar de Kislev… treinta mil soldados perdidos.

-Grarg, no se por qué te preocupas tanto, humano –
Replica Hojanegra – Cada pocos años aparece un paladín en el norte que jura acabar con nuestra civilización, y cada vez su cruzada acaba en el filo de nuestras hachas, al igual que su cabeza.

- Te equivocas, enano –
La voz del mago Teclis le pone la piel de gallina al Emperador, es sobrenatural – esta vez es diferente, los vientos de la magia soplan con fuerza, con mucha fuerza este año. No presagia nada bueno.

- Bah, palabras de elfo, tan comprensibles como fiables… ¿si tanto peligro hay, donde están vuestros ejércitos?¿ Vais a acabar con ese Archón o como se llame con vuestros tres guardaespaldas? El Rey Thorgrim no tiene ninguna prueba de tal invasión salvo esos absurdos rumores, y sin embargo hay cuarenta mil enanos esperando para marchar sobre el Imperio ante la menor amenaza.
- Deberías cuidar tus palabras, embajador. En estos momentos nuestras naves Halcón surcan el mar de las Garras acabando con miles de piratas norses mientras nuestras tropas aguantan a duras penas una invasión de nuestros primos oscuros.


- ¡Lo dices, elfo, como si los enanos no hiciéramos más que beber cerveza y…

- ¡Silencio! No estamos aquí para discutir sobre qué pueblo sufre mas, ¡esto no es una maldita competición!¡Esto es un consejo de guerra! –
Las duras palabras del Emperador sorprenden a todos los presentes.

- Bueno, señog – empieza Leoncoeur - quizá debegíamos empezar a pensag en en fortificag esta fgontega, aquí, al nogte, como se llama?

- Eso, bretoniano, es el Gran Ducado Independiente de Kislev, y hace días que espero su respuesta…


Jack Dustendorf

La sala capitular está a rebosar de caballeros de la Reiksguard. Esta casi toda la orden reunida, esperando la orden del mariscal para marchar a la guerra o retirarse de nuevo a las salas capitulares. La tensión se palpa en el aire, pues la orden esta frustrada por lo ocurrido los últimos meses. El Imperio se ha vuelto un caos, sucumbiendo ante un enemigo al que es imposible enfrentarse en combate. La Reiksguard, el Martillo del emperador, se encuentra incapaz de cumplir con su función. Y para rematar la faena, el Mariscal Helborg no hace otra cosa que reunirse con los embajadores aliados en interminables consejos de guerra. Diplomáticos, así se los trague la tierra… Sin embargo, tu estas apartado de tus amigos, releyendo una carta que te llego hace unas horas.

Estimado Sr. Dustendorf:
Me gustaría hacerle una propuesta comercial que quizá le resulte atractiva. Se me hace imposible explicarle los términos del acuerdo, como comprenderá, no es muy inteligente mostrar propuestas de este tipo en una carta. No sería recomendable que cayera en malas manos. Sin embargo, si puedo decirle que la recompensa saciara todas sus necesidades. Si accede, los beneficios y riquezas que obtendrá su orden solo serán comparables a los que obtendrá usted. Con la recompensa, podrá enderezar la triste situación en la que se encuentra su querido Imperio, algo muy necesario en estos tiempos, no cree?
Si accede, preséntese frente al tapiz de la Victoria del Paso del Fuego Negro, en la tercera planta de su casa capitular.

Firmado, P.D.N

PS: Vaya equipado y armado. Detestaría tener que buscar otro socio.


Iravâel y Kavael


Por fin termina el consejo de guerra. No ha podido hacerse más eterno, teniendo que veros obligados a guardar silencio y dejar hablar a humanos inexpertos, y lo que es peor, a un enano. No saben lo que es la estrategia ni la guerra. Solo hay que ver la indisciplina que reina entre sus filas, cualquier líder religioso puede llevarse las tropas que quiera sin oposición. Inútiles.

- Esto va a ser más difícil de lo que pensaba – está diciendo Teclis mientras os dirigís a vuestros aposentos – están ciegos ante el poder del Caos y sus secuaces. Sobre todo los enanos, que directamente se niegan a escuchar por su maldito orgullo. Y mientras los hombres de mi hermano mueren defendiendo Ulthuan…


Cuando Teclis entra en sus habitaciones, un cortesano se acerca a vosotros.

- Se…señores elfos, di, disculpen pero han recibido una c…carta


Cogéis la carta y la abrís, dudando de lo que pueda poner.

Reverenciados hijos de Ulthuan:
Seré sincero, necesito sus servicios para una pequeña misión, nada importante. Podría hacerlo un humano cualquiera, pero, sinceramente, no soy capaz de fiarme de seres tan miserables y traicioneros como estos. Comprenderán ustedes que para asegurar el éxito de mi misión, busque lo mejor. Sé que forman parte de la escolta del mago alto elfo conocido como Teclis, una misión importante, sin duda. Sin embargo, me encuentro en posición de ofrecerles una recompensa que acabe con cualquier reticencia. Nada tan vulgar como tesoros o tierras, eso es de humanos. Me encuentro en posición de ofrecerles poder. Poder suficiente para borrar a los asaltantes que invaden su isla. Poder para borrar a vuestros perversos primos de la faz del mundo. Un poder capaz de eclipsar a Teclis, a Caledor Domadragones y al mismísimo Aenarion.
Si aceptan mi propuesta, abran el sarcófago del emperador Walter II esta medianoche

Firmado, P.D.N.



Hanna

La taberna está a rebosar de gentuza emborrachándose y de refugiados mendigando comida, mientras tu bebes sentada en una oscura esquina. Te gustaría estar en cualquier otro sitio, pero desgraciadamente todas las tabernas de Altdorf están igual. Son malos tiempos. Un campesino se acerca tambaleante a ti, seguramente con demasiado vino a su espalda, e intenta echarse encima de ti, babeándote. Poniendo el tacón en su pecho, lo empujas con fuerza, haciendo que el hombre vuele hasta chocar con una mesa. Sus ocupantes se levantan y empiezan a gritarse, comenzando una pequeña batalla campal. Con un suspiro hastiado, apuras la jarra y te vas. Pero en cuanto sales al oscuro callejón una oscura sombra se acerca a ti. Antes de que le puedas replicar levanta la mano para que veas que no está armado. Un brillo verde ilumina sus ojos bajo la capucha.

- Señorita Hanna? Vengo de parte de alguien que conoce a su hermano. Lamento decirle que se encuentra en una situación incómoda, pues se enfrento a gente que no debía y hizo tratos que no podía cumplir, por lo que ahora se encuentra en la cárcel a la espera de ser ajusticiado por corrupción y alta traición. Sin embargo… mi jefe se encuentra en posición de arreglar su situación, siempre que le eche una mano en una sencilla misión. Si lo hace usted, su familia y sus descendientes podrán vivir con comodidad durante generaciones. Si no confía en mi palabra, solo tiene que esperar hasta pasado mañana, cuando seguramente su hermano sea ejecutado por los cazadores de brujas. Si, por el contrario, acepta, le rogaría que se presente en el muro sur del Templo Mayor de Sigmar a medianoche. Busque una pequeño cráneo astado marcado en la pared.

Drum

La coraza se comba con facilidad bajo tus expertos golpes mientras el herrero mira asombrado la rapidez con la que trabajas. Te sentirías orgulloso si el herrero no fuera un humano roñoso y, sobretodo, si no pagara una miseria. La búsqueda del diseño de la legendaria runa de Kraig Manodeoro sonaba a aventura emocionante hace un año, cuando saliste de Karak- Kadrin rumbo a lo desconocido. Sin embargo ahora parece una soberana estupidez. Quizá, si te hubieras quedado, podrías haber conseguido un puesto en las forjas rúnicas…

Tras terminar y recibir la mísera paga por tus servicios, sales refunfuñando de la forja. El sol se pone entre las torres del Palacio Imperial. Una basura arquitectónica, en tu experta opinión. Al darte le vuelta chocas con un desconocido encapuchado, el cual sin mediar palabra te entrega un papel. Al desenrollarlo te encuentras con un boceto de la runa magistral de Kraig, el mejor que has visto hasta ahora.

- Tengo en mi poder el proceso de forjado de esta runa, precisamente el manuscrito original de el herrero Kraig. Estoy dispuesto a entregarlo gratis, a cambio de un pequeño favor. Si le interesa, preséntese en el zoo imperial, en la jaula de los caimanes de Nekehara. Busque un cráneo de plata.


Harold Blackstone y Anderson


La carcel de Ketzer Tod es una triste y fria mole de piedra en la margen sur del Reik, cerca de la muralla oeste de Altdorf. Un lugubre edificio evitado por todo el que puede pasar por cualquier otra parte. Excepto por los cazadores de brujas, que tienen alli su cuartel general. En sus mas profundas entrañas se encuentran las Celdas Negras, el lugar donde encierran a los acusados de cultistas y herejes. Y aun mas abajo se encuentran las salas de tortura, donde un solitario guiñapo de carne se retuerce en una mesa, encadenado. En otro tiempo fue un a persona, un hombre llamado Adolf, pero las expertas manos del Interrogador Jefe Hassendorf lo han reducido a un estado inhumano. Dos cazadores de brujas observan en silencio el interrogatorio. Uno de ellos capturo al tal Adolf mientras procreaba con un cerdo enfermo en honor a sus oscuros dioses. El otro, sencillamente, esta interesado en ver como trabaja el Interrogador.

- Bah, a este no creo que le saquemos mucho mas. ¡Blackstone, trae a ese que atrapaste, al tal Aaron! A ver que le sacamos.

En ese momento, el hereje empieza a murmurar.

- La celda verde...buscad la espada blanca, las llamas purificadoras que traeran la muerte y...la oscuridad eterna...

Los dos cazadores os acercais para escuchar, mientras que el interrogador pega la oreja a la boca del interrogado para oir mejor. Un error, como descubren cuando el hereje le muerde la oreja al interrogador y se la arranca de cuajo. Con un aullido, el interrogador se aparta y, ciego de furia, le aplasta la cabeza al cultista con un mazo, dejando las probabilidades de descubrir a su celula hereje al mismo nivel que los sesos del tal Adolf.
Blasfemando contra todos los dioses, el interrogador se marcha, seguramente para despertar al cirujano a patadas. Los dos cazadores os mirais, intercambiando una mirada. La celda de oscuridad? Todas las celdas son oscuras...menos una, la del final, a la que le llega la luz de la luna. Y esta noche brilla la luna del Caos, que ilumina la celda con una siniestra luz verde.

Lëhafar

La Luna del Caos ilumina el paisaje campestre con un espectral color verde mientras avanzas, oculto entre las sombras. Cincuenta metros por delante, otra figura encapuchada avanza con rapidez hacia las murallas. Lo llevas siguiendo desde hace unas horas, cuando viste como ejecutaba un ritual demasiado horrible para describirlo. El resto de cultistas se han marchado hacia las puertas de la ciudad, pero este ha marchado solo campo a traves. Una actitud sospechosa, incluso entre un grupo de herejes.

Al llegar a las murallas, el encapuchado se para frente a la hedionda salida de una alcantarilla. Avanzas para no perderle de vista, pero en ese preciso instante se gira y mira hacia ti. Incluso a esa distancia distingues sus brillantes dientes, que forman una sonrisa. Altes de que puedas reaccionar, el cultista se da la vuelta y entra corriendo en la alcantarilla.

Editado por baca, 07 July 2011 - 09:59 PM.


#3 Doromund

Doromund

    Decapitador de Barbies

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2090 posts

Posteado 29 June 2011 - 01:59 AM

DRUM CABEZAPIEDRA

Argh. Maldito trabajo de esclavo. Si mis antepasados vieran lo que me tengo que rebajar a hacer, se revolverian en sus tumbas. Salgo hastiado de tanto golpear infructuosamente trozos de metal.

Por mis barbas!!! Algun larguirucho borracho no me ha visto y me ha hecho chocar con el. Me tienta la posibilidad de hacerle probar mi martillo. Me entrega un manuscrito.


- Tengo en mi poder el proceso de forjado de esta runa, precisamente el manuscrito original de el herrero Kraig. Estoy dispuesto a entregarlo gratis, a cambio de un pequeño favor. Si le interesa, preséntese en el zoo imperial, en la jaula de los caimanes de Nekehara. Busque un cráneo de plata.


Un favor. Que demonios puede pretender de mi un maldito patas largas encapuchado? Que no se diga que Drum Cabezapiedra se arruga ante cualquier idiota con oscuras intenciones. Y encima se va. Y se queda tan ancho!!!

Bah, pasare por mi ruinsa choza y me preparare por si fuera algun tipo de trampa.


Voy al lugar de la cita con mi martillo bien a mano, claro esta. Pero aun asi, ese tipo debe ser muy idiota para intentar algo contra un herrero runico. Se que hay algo en el que no me gusta. Puede que sea su hedor a orejas picudas. Que contrariedad!!! Un enano obedeciendo a un elfo, esto puede llegar a ser surrealista. Al llegar a la jaula de los caimanes veo como uno de ellos abre su boca amenazadora. Si se acerca, hare pure de dientes con mi martillo. Busco el craneo de plata, siempre podre venderlo en el caso de que no me interese lo que me tiene que decir el encapuchado.
Imagen posteada

THE LONG HARD ROAD OUT OF BAN

#4 DamnKitty

DamnKitty

    Elder

  • Miembro
  • PipPipPipPip
  • 580 posts

Posteado 29 June 2011 - 04:46 AM

HANNA

-Vaya, esa cerveza, si se le puede llamar así, no consiguió siquiera darme un cosquilleo. No he sabido nada de Aaron y me temo que tenga que marcharme sin noticias de él o de Rennie o Nathan.


Mientras camino un poco para despejarme, un extraño encapuchado se acerca. -¡Qué silencioso! No he podido escucharle aproximarse -Pienso mientras me muestra sus manos desarmadas, un brillo verde y fugaz en sus ojos me indican que no es alguien ordinario.

- Señorita Hanna? Vengo de parte de alguien que conoce a su hermano. Lamento decirle que se encuentra en una situación incómoda, pues se enfrento a gente que no debía y hizo tratos que no podía cumplir, por lo que ahora se encuentra en la cárcel a la espera de ser ajusticiado por corrupción y alta traición. Sin embargo… mi jefe se encuentra en posición de arreglar su situación, siempre que le eche una mano en una sencilla misión. Si lo hace usted, su familia y sus descendientes podrán vivir con comodidad durante generaciones. Si no confía en mi palabra, solo tiene que esperar hasta pasado mañana, cuando seguramente su hermano sea ejecutado por los cazadores de brujas. Si, por el contrario, acepta, le rogaría que se presente en el muro sur del Templo Mayor de Sigmar a medianoche. Busque una pequeño cráneo astado marcado en la pared.


-¿¡Aaron!? ¿Aaron está aquí? ¡Después de todo!... ¿En la cárcel? Eso no suena a mi hermano.

Perdiéndo momentáneamente la razón tomo de las ropas al individuo con mis dos manos y con algo de fuerza le sacudo diciendo:

-¿EN QUÉ PARTE SE ENCUENTRA? ¡TENGO QUE VERLE! ¡DIME DÓNDE ESTÁ!

Al momento de escuchar resonar mis propias palabras reacciono, y le suelto lentamente, paso mi mano por mi cabeza, dándome cuenta que tal vez esa jarra sí surtió algo de efecto. Bajando un momento la cabeza vuelvo a dirigirme al individuo:

-Lo lamento, tengo que ver a mi hermano, si es cierto lo que dices, primero debo verlo.

_________________

Off: Si me dice dónde está, primero trataré de ir a ver a Aaron, de no ser posible o si no me responde me dirigiré al muro sur del Templo Mayor de Sigmar, y buscaré el pequeño cráneo astado marcado en la pared.

Editado por DamnKitty, 29 June 2011 - 04:46 AM.


#5 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12315 posts

Posteado 29 June 2011 - 09:16 AM

Kâvael


No lo entiendo. No sé por qué hemos venido, ¿Para escuchar soberanas tonterías saliendo de una boca barbuda? Hubiera preferido seguir combatiendo en mi tierra.....

Mientras nos dirigimos a nuestros dormitorios, Teclis habla, no sé si lo dice para sí, o si nos lo está comentando, pero tras aguantar como en el consejo de guerra, hasta los incompetentes hablaban, no puedo aguantarme y contesto.

-Teclis: Esto va a ser más difícil de lo que pensaba, están ciegos ante el poder del Caos y sus secuaces. Sobre todo los enanos, que directamente se niegan a escuchar por su maldito orgullo. Y mientras los hombres de mi hermano mueren defendiendo Ulthuan…


-Kâvael: No puedo estar más de acuerdo, mi señor, pero sin nuestra ayuda, seguramente no consigan hacer nada frente al caos. Son corruptibles y facilmente engañables, también deberiamos de tener un ojo puesto en ellos.



Cuando Teclis entra en su habitacion, un cortesano se acerca a nosotros, portando lo que parece ser una carta. Nos la ofrece, como buen súbdito. Se la cogemos, nos acercamos a nuestra habitación para que ningún ojo ajeno pueda ver lo que pone, y la leemos.

Reverenciados hijos de Ulthuan:
.......
Si aceptan mi propuesta, abran el sarcófago del emperador Walter II esta medianoche

Firmado, P.D.N.


-Kâvael: Hermano, ¿Qué te parece? Podría ser una trampa, pero creo que debieramos ir a investigarlo y ver ése sarcófago. Si al final, dice la verdad, pordríamos acabar con la amenaza de nuestra querida Ulthuan.

Editado por Wyrmslayer, 29 June 2011 - 09:37 AM.


#6 knox

knox

    Antediluvian

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4958 posts

Posteado 29 June 2011 - 12:12 PM

Harold Blackstone

Estoy recostado en la pared, mientras escucho los gritos de dolor del hereje al que están torturando. La verdad es que el interrogador ha hecho un buen trabajo, a conseguido sacarle todo lo que llevaba dentro, sin acabar con su vida, alargando la agonía hasta el último instante. No siento piedad por el pobre infeliz, los herejes no se merecen mejor final que el que le espera a éste. Mientras observo, no puedo sino lamentar que aquellos malditos herejes no hubiesen tenido una muerte más lenta y dolorosa, no merecían menos por lo que hicieron, la muerte de mi padre, y mi hermana .... ¡No!, mi hermana no, ella sólo fué una víctima de la herejía, ella tuvo la muerte que procedía, rápida y sin sufrimiento.... De pronto las palabras del interrogador me sacan de mis turbulentos pensamientos, hace mucho tiempo de aquello, per a veces el recuerdo vuelve y me atormenta, ahora toca ocuparse del presente.

El interrogador pide que traiga a mi preso, pues por lo visto con este ya hemos terminado, al parecer tendremos otra interesante sesión de sufrimiento. Me dispongo a salir de la sala par ir a buscar al preso, pero el guiñapo de carne en que se ha convertido el interrogado dice algo. Nos acercamos para escuchar. Algo sobre una celda verde y una espada blanca, llamas purificadoras y la oscuridad eterna. Cuando finalmente parece que deja de hablar lanza un mordisco a la oreja del interrogador, generando tal furia en este, que aplasta la cabeza del preso con su martillo. Acto seguido éste abandona la sála en busca del cirujano, por lo que me quedo a solas con el otro cazador.

-Por lo visto el interrogatorio de mi preso tendrá que esperar, volveré más tarde a ver si el interrogador está de humor para continuar.

Cuando salgo de la sala, algo llama mi atención, al fondo se ve una celda de la cual emana una extraña luz verdosa. Recordando las palabras del preso doy vueltas a mi cabeza.

¿Que extraña herejía es esta?, tonterias, seguramente es el reflejo de la luz de la luna, pero...

He visto a lo largo de mi vida demasiadas cosas, por lo que decido no pasar esto por alto. Llamando al otro cazador, le llamo la atención sobre lo que veo.

-¿Has visto eso?

Acto seguido encamino mis pasos hacia la celda con la extraña luz.

Editado por knox, 29 June 2011 - 12:14 PM.


#7 Runge

Runge

    The Joker

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2624 posts

Posteado 29 June 2011 - 12:24 PM

Anderson



Al final un día como otro cualquiera en la cárcel de Ketzer Tod,- ni siquiera el trabajo del Interrogador me alegra hoy el día, cuanto tiempo va a dejar seguir con vida a esa "cosa" llamada Adolf,- desde que sucumbió ante las tentaciones del Caos ya no se le puede considerar persona siquiera. Justo cuando parece que el Interrogador se ha cansado ya de trabajar con Adolf, este murmura unas raras palabras

La celda verde...buscad la espada blanca, las llamas purificadoras que traeran la muerte y...la oscuridad eterna...


Me acerco al igual que mi compañero, ese tal Blackstone para ver si conseguimos discernir algo más de sus inaudibles murmullos, pero he aquí, que el Interrogador realiza una estupidez y acerca su oreja a la boca del tal Adolf,- grave error-, en ese momento Adolf le muerde la oreja, emitiendo un aullido el Interrogador, ese era el tipo de aullido que tenía que haber conseguido que hiciese surgir de las entrañas de Adolf, no puedo evitar sonreir al escuchar ese celestial sonido. Justo en ese momento me alegran de nuevo el día aplastando el Interrogador la cabeza de la "cosa Adolf", para después marcharse blasfemando.

Me relamo la sangre de la cara a la vez que me limpio con la mano, que espectaculo más hermoso el que acabo de presenciar, y lo que es mejor, la noche parece prometer, "la celda verde...", solo conozco una celda que cumpla esas condiciones, la del final.

Mi compañero se preocupa por que no puedan interrogar a su preso, lo cual a decir verdad, también me disgusta un poco a mí ya que un Interrogador furioso suele desatar su ira con los herejes y por tanto hay una mayor diversión. El tal Blackstone de repente se sorprende ante algo del exterior, preguntando en voz alta una pregunta a la que parece no esperar respuesta, da la sensación que la luna de hoy está dando ese tono verdoso a la última celda. No puedo evitar sonreir, lo que parecía una noche aburrida cada vez se pone más interesante.


Me ajusto mi sombrero y me dispongo a seguir sus pasos, a la vez que le digo a Blackstone,- "¡Espera!, te acompaño"


 

(OFF) En negrita conversaciones, en cursiva pensamientos y en normal acciones (aunque en ocasiones se intercala también con pensamientos, es inevitable, XDXD)

Editado por Runge, 29 June 2011 - 12:25 PM.

Imagen posteada

Firma StarWars - Un mundo paralelo

Spoiler


#8 Irathor

Irathor

    El Matarreyes

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 5313 posts

Posteado 29 June 2011 - 03:54 PM

Iravâel




Mis ojos verdes brillantes chisporrotean con magia arcana residual de mis largos años de entrenamiento y aprendizaje, durante todo ese tiempo no los he castigado con tanta ineptitud y falta de acierto como la que he estado presenciando dentro de esa sala llena de inútiles, incapaces de hacer la o con un canuto, jugando a las guerras. Alguien debería avisar a sus madres de que estan haciendo cosas peligrosas o se terminarán por hacer daño.

Mi lugar se encuentra en Ulthuan, defendiendola y no teniendo que escuchar sandeces.

Camino hacia nuestros aposentos al lado de mi hermano, escoltando al Archimago Teclis.

-Teclis: Esto va a ser más difícil de lo que pensaba, están ciegos ante el poder del Caos y sus secuaces. Sobre todo los enanos, que directamente se niegan a escuchar por su maldito orgullo. Y mientras los hombres de mi hermano mueren defendiendo Ulthuan…

Tras unos segundos en el que nos miramos mi hermano y yo.

-Kâvael: No puedo estar más de acuerdo, mi señor, pero sin nuestra ayuda, seguramente no consigan hacer nada frente al caos. Son corruptibles y facilmente engañables, también deberiamos de tener un ojo puesto en ellos.

Suelto un leve bufido

-Iravâel: No se para que montan un imperio, juegan a la guerra, montan alianzas frágiles con razas que jamás han visto el sol si despues de todo siguen necesitando... "niñeras"... que los guien por el buen camino. Odio reconocerlo, pero si no ayudamos a esos incompetentes al final tendremos que defendernos de ellos tambien. No entienden la seriedad que comporta el Caos, solo entienden de sangre, tierras y riquezas mundanas.

En un momento dado, uno de esos humanos nos frena dándonos una nota, no puedo evitar mirarle fíjamente, al parecer el brillo y el chisporrotear de mis ojos es intimidante, hasta que se pierde tras una esquina, no deja de ser gracioso y no puedo reprimir una leve sonrisa. Leo la nota despues de que la lea Kàvael.

Reverenciados hijos de Ulthuan:
Seré sincero, necesito sus servicios para una pequeña misión, nada importante. Podría hacerlo un humano cualquiera, pero, sinceramente, no soy capaz de fiarme de seres tan miserables y traicioneros como estos. Comprenderán ustedes que para asegurar el éxito de mi misión, busque lo mejor. Sé que forman parte de la escolta del mago alto elfo conocido como Teclis, una misión importante, sin duda. Sin embargo, me encuentro en posición de ofrecerles una recompensa que acabe con cualquier reticencia. Nada tan vulgar como tesoros o tierras, eso es de humanos. Me encuentro en posición de ofrecerles poder. Poder suficiente para borrar a los asaltantes que invaden su isla. Poder para borrar a vuestros perversos primos de la faz del mundo. Un poder capaz de eclipsar a Teclis, a Caledor Domadragones y al mismísimo Aenarion.
Si aceptan mi propuesta, abran el sarcófago del emperador Walter II esta medianoche

Firmado, P.D.N.


-Kâvael: Hermano, ¿Qué te parece? Podría ser una trampa, pero creo que debieramos ir a investigarlo y ver ése sarcófago. Si al final, dice la verdad, pordríamos acabar con la amenaza de nuestra querida Ulthuan.

La miro de nuevo y asiento con la cabeza.

-Iravàel: De todas formas, que nos intenten atraer ofreciendo poder es absurdo, está claro que hay algo detras de todo esto y es importante ver de que se trata. Si de verdad está en lo cierto podríamos acabar con las amenazas Ulthuan de una vez por todas y abandonar a estos sucias razas paganas de una vez por todas.

skeleton.gif

di-F7S3.gif
banner_bsg7.jpg


#9 Wolfen

Wolfen

    ...

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4806 posts

Posteado 29 June 2011 - 09:07 PM

Jack Dustendorf


El aburrimiento pesa sobre todo mi ser y todos esperamos impacientes algún tipo de orden que nos haga entrar en acción. El Mariscal Helborg está de nuevo en un consejo de guerra con el sagrado Emperador y con enviados de otras naciones, mientras la Reiksguard permanece quieta sin hacer nada.

Pero por lo menos tengo algo en lo que pensar, la misteriosa carta que he recibido. La leo una y otra vez y no hay manera de saber de quien procede. Si es una broma no tiene ninguna gracia y quien la envíe se las verá conmigo. Si es una trampa me arriesgaré yo solo por nada, sin mis hermanos a mi lado. Pero si resulta cierto... si hay una posibilidad, por pequeña que sea, de que lo dicho en esta carta sea cierto, no puedo ignorarla. No puedo ignorar una misión, por sospechosa que parezca, si con ello puedo beneficiar a mi Orden y al Imperio, e incluso a mí mismo aunque es lo que menos me importa.

Lo que todavía me extraña más es que me pidan que vaya armado, lo cual le quita probabilidades a que sea una trampa. Que vaya armado... y equipado. Así que salgo de la sala y paso por mis dependencias para recoger todo mi equipo, como si tuviera que salir de viaje. Me equipo con todas las piezas de la armadura, cuelgo a mi espalda el escudo, la espada al cinto y también recojo el resto de armas y de equipo.

Cuando ya tengo todo en mi poder me dirijo al lugar indicado, frente al tapiz de la Victoria del Paso del Fuego Negro en el tercer piso de la casa capitular. Cuando voy llegando al sitio voy con precaución, usando el poco sigilo que me permite mi pesada armadura, intentando detectar si se trata de una trampa.
"No dejes ninguno vivo, no merecen vivir."








Saludos, Wolfen.

#10 Doromund

Doromund

    Decapitador de Barbies

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2090 posts

Posteado 30 June 2011 - 01:29 AM

DRUM CABEZAPIEDRA

Maldito larguirucho... Se supone que me tengo que meter en la jaula y coger el craneo? La valla es alta. Grrrrrrrrrrrrr. Busco una puerta de entrada al recinto de contencion. Cuando la encuentro, la abro de un contundente martillazo. Ha resultado facil. Solo espero que no haya ningun guarda cerca. No me gustaria tener que dejarlo inconsciente con un caiman que tiene la oportunidad de escapar y tomarse un aperitivo con mi pequeña pero fuerte pierna. No hay moros en la costa. Entro y deduzco que con el animal consciente no podria coger el craneo, que se encuentra junto a el. No soy lo suficientemente rapido como para acercarme y coger la calavera de plata antes de que sus fauces se cierren en torno a alguna parte de mi cuerpo. Me acerco decidido, en posicion de combate. Los ojos del reptil me miran fijamente mientras mantiene su enorme boca con dientes afilados como cuchillas abierta, presta a cerrarse como el cepo de un cazador furtivo. Con un movimiento veloz le glpeo en la cabeza, pero no tan fuerte como lo haria con un pedazo de acero. No tengo intencion de matarlo. No por piedad, sino porque me niego a pagar una indemnizacion a zoo por matar a uno de sus ejemplares.


Una vez que he dejado al caimman fuera de combate me acerco al craneo. Es brillante. A los enanos nos gustan los metales brillantes. Y es precioso. Todo detalle esta perfectamente tallado. Juraria que es un craneo verdadero si no fuera porque se que no hay ninguna criatura antropomorfa ni de ningun otro tipo con metales preciosos formando sus huesos. Espero que el maldito larguirucho me de mi boceto de la runa de Kraig sin intentar ninguna estupidez como tratar de engañar a un enano de Karak-Kadrin.
Imagen posteada

THE LONG HARD ROAD OUT OF BAN

#11 baca

baca

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 4671 posts

Posteado 30 June 2011 - 10:26 PM

La bulliciosa ciudad de Altdorf esta silenciosa esta noche. No hay nadie por las calles, y las posadas y tabernas han cerrado sus puertas, lo que no es de extrañar, pues las noches en que la luna del Caos brilla con toda su intensidad no es muy recomendable estar bajo su siniestra luz verdosa. Es en estas noches cuando los muertos se remueven en sus tumbas, los vientos de la magia soplan huracanados y los demonios campan entre los mortales. O eso dicen las historias.

En medio del silencio sepulcral, las campanadas del Gran Templo de Sigmar suenan como cañonazos, escuchandose por toda la ciudad. Las doce en punto. Medianoche.


*una luna hecha de piedra bruja, un cristal hecho de magia en estado puro


Jack Dustendorf

Mientras escuchas las campanadas, te fijas en la representacion de Sigmar. Es... extraña. De repente, Ghal Maraz, su legendario martillo, empieza a brillar. Sorprendido, te echas hacia atras al tiempo que una piedra de la pared que hay bajo el tapiz se desplaza, reveando un estrecho y bajo pasadizo. Con enorme dificultad entras por el hueco de cabeza, arrastrandore por un tunel y agarrando una antorcha. Cuando, tras unos diez metros este se agranda, por fin consigues respirar y levantarte. Ante ti hay una escalera de caracol, que baja hacia la oscuridad.

Tras una eternidad bajando, llegas a tu derecha se empieza un ancho tunel que avanza en una linea relativamente recta. Empiezas a avanzar, pero a los pocos minutos notas un temblor mientras ves que a resquebrajar el tunel. Estupefacto, ves como el lateral se derrumba, dando paso a otro diminuto tunel. Entre el polvo salen cuatro pequeñas criaturas, como enormes ratas mutadas, a las que no sabes identificar, que empuñan picos y palas.

Spoiler



Las criaturas te ven y se quedan paralizadas de la sorpresa. Es evidente que no esperaban tan distinguido recibimiento.

Iravâel y Kavael


Las catacumbas estan totalmente a oscuras, pero eso no es impedimento para vuestra aguda vista, con una pequeña linterna de luz bruja sois capaces de ver las polvorientas salas como si estuvierais a la luz del sol. Tras mucho buscar, por fin llegais al sarcofago del emperador Walter. Se ve que era un pequeño y gordo hombrezuelo, incomparable a los regios reyes Fenix. Con esfuerzo, lograis apartar la pesada tapa y mirais en su interior. Esta vacia. Es mas, no hay suelo, sino unas estrechas escaleras. Vais a entrar al sarcofago cuando Iravâel nota un repentino cambio en la magia que les rodea. Gracias a tu vision de las corrientes de la magia, ves que la apertura de la lapida ha provocado la salida de un viento negro que se expande por la sala. Al momento, se empiezan a oir golpes secos en las antiguas tumbas, de las que empiezan a salir los restos de los otrora lideres del imperio, aun cubiertos con joyas, restos de capas y espadas ceremoniales. Son 8 los que ya os rodean, avidos de la sangre caliente de los vivos.

Spoiler



Hanna

El desconocido se marcha, y aunque lo persigues corriendo, desaparece sin dejar rastro. Frustrada, vas al Templo y pasas el resto de la noche buscando el craneo. Unos minutos antes de la medianoche encuentaras una pequeña muesca, casi imperceptible, pero con la forma exacta de un craneo con cuernos de ciervo, grabada en la tapa de una alcantarilla junto a la pared. Sin perder tiempo, abres la tapa y desciendes a una alcantarilla apestosa, pero justo entrente de otro pequeño craneo marcado en la pared. Unos metros mas alla descubres otro, y asi, poco a poco, vas siendo guiada a traves del laberinto de cañerias. Finalmente, ves una puerta metalica marcada, pero antes de llegar a ella ves como tres mutantes, humanos nacidos con el estigma del Caos, aparecen tras un recodo a unos 30 metros. No suelen ser hostiles, pero en una noche como esta, hambrientos como estaran y turbados por la luna, no son fiables . No te han visto aun, pero no podras llegar a la puerta sin que te vean.

Spoiler


Drum

Levantas el craneo y ves que debajo suyo, entre el barro, hay una argolla oxidada y una trampilla. Estas a punto de abrirla, pero en ese momento se acercan tres caimanes. Te han visto amenazar al primero, y no parece haberles hecho mucha gracia. Lentamente, empiezan a rodearte.


Harold Blackstone y Anderson


Entrais en la celda. A la luz de la luna, lo veis al instante. Un collar de plata, con una pequeña espada en su extremo, cuelga de un saliente de la pared. Pese a que no sopla viento, parece oscilar levemente bajo la luz. Os acercais al colgante y Harold lo agarra y lo sopesa. Un error, por lo visto, pues suena un ruido de engranajes y los dos caeis a traves de una trampilla que se abre a vuestros pies. Estais en un tunel oscuro, iluminado por pequeñas llamas que parecen generarse solas en medio de la oscuridad. Sin embargo, a la luz de una llamarada mas grande veis que habeis caido en el nido de unas enormes salamandras de fuego. Una madre y sus dos crias os miran con expresiones no muy amistosas y empiezan a avanzar hacia vosotros.

Editado por baca, 30 June 2011 - 10:48 PM.


#12 Wyrmslayer

Wyrmslayer

    El amo del calabozo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 12315 posts

Posteado 30 June 2011 - 10:44 PM

Kâvael



Bajo la luz de la luna del Caos, mi hermano y yo, nos adentramos en las catacumbas de Altdorf, donde la carta nos puso que debiamos buscar. No nos cuesta llegar hasta el sarcófago, pero el abrirlo ya es otra cosa. Con algo más de esfuerzo, lo conseguimos abrir, pero no hay suelo, hay unas estrechas y oscuras escaleras.

-Kâvael: Iravâel, bajaré yo primero y tu detrás, cubriéndome las espaldas, ¿Te parece?

Sin casi tiempo para una contestación de mi hermano, los sarcófagos adyacentes comienzan a abrirse, y de su interior salen ocho esqueletos. Poniendo la espalda contra la tumba del Emperador Walter, y mi espada en posición vertical, posición de combate, entablaré lucha con el primero que se acerque a nuestra posición.

-Kâvael: ¡Iravâel, detrás de mi!

Si vemos que nos superan, podemos intentar entrar a las escaleras del sarcófago, ya que los esqueletos suelen ser torpes y posiblemente por ahi no sepan moverse con libertad.



Heridas: 12/12
Puntos de destino: 2


#13 Doromund

Doromund

    Decapitador de Barbies

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2090 posts

Posteado 01 July 2011 - 09:46 AM

DRUM CABEZAPIEDRA

Al levantar el craneo de plata veo una trampilla con una argolla. Percibo como me rodean tres caimanes.


-Parece que alguien quiere unas tortas...

Enarbolo el martillo y comienzo a golpearles a diestro y siniestro, hasta que todos los reptiles se dicen entre ellos buenas noches, entre siseos que conforman su primitivo idioma.

Una vez estan fuera de combate abro la trampilla y me escabullo dentro, sin saber bien lo que puedo encontrarme.

Editado por Doromund, 01 July 2011 - 09:55 AM.

Imagen posteada

THE LONG HARD ROAD OUT OF BAN

#14 knox

knox

    Antediluvian

  • Miembro
  • PipPipPipPipPip
  • 4958 posts

Posteado 01 July 2011 - 10:52 AM

Harold Blackstone

Me dirijo hacia la celda estrañament iluminada, a mi espalda escucho los pasos de mi compañero y como me advierte para que le espere. Una vez llegamos a la celda, observamos un colgante colgado de una de las paredes, me acero y lo observo detalladamente, es de plata, y tiene una espada en la parte inferior.

¿Que hace esto aquí?

Las palabras del hereje vuelven a mi mente.

La celda verde.....la espada blanca....Todo coincide, ¿como es posible?...

Mientras le doy vueltas a la cabeza, observo como el colgante se mueve, en un principio no le doy importancia, de modo que lo cojo para observalo más de cerca. Pero una vez lo tengo a la altura de los ojos, unos extraños ruidos se escuchan, es como si unos engranjes se desplazaran, y de pronto me encuentro cayendo al vacio, hasta que topamos con el suelo del piso inferior. Enseguida me doy cuenta de mi error, el colgante se movia debido al aire procedente de este lugar, y no prestar atención a ese detalle nos ha hecho caer aquí. El lugar es oscuro, apenas iluminado por una especie de llamas. La situación no me gusta, y mis sentidos empiezan a alterarse buscando cualquier posible amenaza.

- ¿Conocías la existencia de este lugar? - digo a mi compañero

De pronto una llamarada más grande me llama la atención, gracias a la luz que proyecta puedo llegar a distinguir tres cuerpos moviéndose, al parece salamandras de fuego.

Sin poderlo evitar las palabras del hereje vuelven a mi mente.

Las llamas purificadoras....la eterna oscuridad....todo es como dijo el hereje, no entiendo que pasa, pero ahora no es momento de preocuparse de eso, hay que salir de aquí como sea.

Viendo claras las intenciones de las criaturas, preparo mis armas, y disparo con mi pistola-ballesta a la criatura más grande, la que creo que es la madre, esperando que si ella muere las más pequeñas desistan de atacarnos.

#15 Runge

Runge

    The Joker

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2624 posts

Posteado 01 July 2011 - 10:59 AM

Anderson



Cuando llegamos a la celda observo lo que parece un collar con una pequeña espada de plata.

Y eso es la espada blanca.- pienso para mí.- ¿Y dónde están las llamas purificadoras y la oscuridad eterna?

Ensimismado como me encuentro Blackstone se me adelanta y coje el collar, lo cual resulta ser un grave error por nuestra parte y no estar preparados para ucualquier tipo de trampa, qué otra cosa podíamos esperar de un hereje, de repente, empiezan a sonar unos engranajes y caemos por una trampilla.

Cuando tocamos suelo, me repongo un poco dolorido por el golpe, cojo mi sombrero que se me había caido y me lo vuelvo a ponermelo mientras intento adaptarme a la escuridad.

- ¿Conocías la existencia de este lugar?


"No, lo desconocía por completo".- le respondo cuando me doy cuenta de un par de llamas que parecen generarse solas.

He aquí las llamas purificadoras.- sonrió para mi interior, una sonrisa que se borra cuando un nuevo fuego ilumina mejor el lugar y logro distinguir 3 salamandras de fuego, una madre y su cría, parece ser que hemos caído en su madriguera.- ¿Qué hace una madriguera de salamandras debajo de la cárcel de Ketzer Tod?.- Da igual, no hay tiempo para desvarios, solo para destrozar a estas criaturas.

"Primero deberiamos encargarnos de la madre, las crías no sabrán reaccionar entonces, y la situación contraria, con una madre enfurecida no nos conviene".- le comento a Harold a la vez que lanzo un cuchillo a la salamandra madre, aunque parece que mi consejo no era necesario, ya que antes de que acabese la frase Harold ya estaba disparando.

Decido apartarme hacia un lado del pasillo y lanzar desde esa posición un segundo cuchillo dirigido también a la madre, pero en esta ocasión dé la sensación de que el objetivo era una de las crías, así seré yo su centro de atención; he oido comentar a otros cazadores que a Blackstone se le da bien el cuerpo a cuerpo, al contrario que a mí, por lo que he de intentar abrirle un hueco para que pueda acercarse a la salamandra madre y atacarla más comodamente.

Editado por Runge, 01 July 2011 - 11:00 AM.

Imagen posteada

Firma StarWars - Un mundo paralelo

Spoiler




Responder



  


A Bragol. Tus amigos te echan de menos.