Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

RELATO DEL IV CONCURSO: La Rosa de Dracia


33 respuestas al tema

#1 Rhaenys

Rhaenys

    Wanted - $$$

  • Moderador
  • 1571 posts

Posteado 15 April 2008 - 09:39 PM

La Rosa de Dracia, por REY_CARMESI


Malcolm despertó. Y mientras sus ojos se abrían, en ese aterrador instante en que la mente navega entre océanos de bruma, durante ese insoportable momento en que nos buscamos a nosotros mismos, en que nos agitamos desesperados intentando aprehender nuestra consciencia, durante ese peregrino latido fue tan solo una minúscula parte del cielo, una luz perdida entre las estrellas.
Pero esos instantes son efímeros, como la hermosura de la Rosa de Dracia, la de aquel viejo poema, la que muere al nacer; aquélla cuya existencia es un momento de fugaz belleza que se marchita como un sueño, apenas contemplada, jamás olvidada.

Pero ningún sueño permanece y Malcolm recordó al punto quién era. Recordó su obra, recordó a Sara; y el cielo volvió a ser el cielo, un mar azabache moteado de plata sobre su cabeza.
Se había quedado dormido en la mecedora que fue de su madre, en el porche de su casita en las afueras de San Diego. Una noche tranquila lo había acunado, una noche para recordar. O tal vez para olvidar. Olvidar que en dos días debería enfrentarse a Arthur Carver en Nueva York.
Aún no había pensado qué decir a su editor. La obra era perfecta, o casi. Sus páginas no se pasaban, se abrían como los pétalos de una flor, como los de la Rosa de Dracia durante su breve y agónico esplendor, esparciendo un aroma de belleza y gracia, revelando un mundo interior de frases que eran corola, corazón y verso, de palabras como gotas de rocío lloradas desde el alma, dulces y fragantes pero a la vez hirirentes y punzantes como espinas. Aquella obra no parecía haber sido escrita sino cultivada, amorosamente, para que cada espíritu pudiera sentir con ella, florecer con ella.
Pero eso nunca sucedería. La gloria en trescientas páginas, la inmortalidad impresa; y, sin embargo, nunca vería la luz. No podía hacerle eso a Sara. Amaba a Sara. Aquella joven se había convertido en su vida, en la parte más íntima, pura y dulce de su malograda y vacía existencia. La había traicionado, oh sí, porque él siempre traicionaba aquello que amaba. Pero esta vez sería distinto. Volvería a ella y no publicaría la obra. La recogería en Nueva York y luego la destruiría.


-¿De qué demonios estás hablando?
En aquel suntuoso despacho, tras la imponente mesa de nogal y teca, repantigado en su gigantesco sillón, Arthur Stephen Carver era ante todo una parte de Nueva York, un trozo de la Gran Manzana. Su arrolladora personalidad llenaba hasta el último rincón de aquella estancia, aquella aguilera del piso setenta y cuatro del Edificio Edward Fansworth.
-No voy a publicarla – repitió Malcolm con voz serena.
Arthur aplastó sobre un cenicero de cristal el cigarro que había estado fumando y se pasó la mano por su espesa y rebelde melena blanca. Su rostro era alargado y anguloso. Solía adoptar una pose altiva cuando se enojaba, el gesto adusto, los labios formando una fina línea. A Malcolm siempre le había recordado a Bertrand Russell.
-Escúchame bien, Malcolm- lo instó el editor mientras sus dedos, largos y muy blancos, acariciaban la superficie de su escritorio- Llevo sentado en este sillón treinta años. Perteneció a Ronald Stein. Yo se lo arrebaté. Se pasó dos décadas cagándose en mis muertos. Ahora se caga en pañales, para que luego digan que el alzheimer no puede mejorar las cosas.
-Art, no es que…
-No me interrumpas, joder. Llevo aquí lo suficiente. Demasiado, diría. He visto muchas cosas pero ninguna como ésta, ni entre los clásicos. Nunca me ha dolido el pecho leyendo algo, ni siquiera cuando leí "La cartuja de Parma" a los quince años o "Crimen y castigo" a los dieciséis. Pero con esto casi me partes el alma.
Malcolm suspiró y dirigió una dolida mirada hacia aquellos folios pulcramente ordenados sobre la mesa. A continuación los tomó con mano firme y los enterró en el fondo de su cartera.
-¿No habrás hecho copias, verdad?- inquirió con voz átona.
El editor negó con la cabeza.
Malcolm se levantó y se encaminó hacia la salida.
- Piensa en lo que vas a hacer, Malc – rogó Arthur Carver- Eres el autor, ¿pero crees que si Leonardo volviera de entre los muertos le permitirían rajar la Gioconda? Esto se lo debes a la Humanidad. Tienes la Grandeza a tu alcance, lo que siempre has soñado. ¿Sabes el dinero que puedes llegar a ganar? No voy a decirte que las adolescentes harán cola delante de tu puerta con las bragas en la mano. Eres un escritor, no un rapero drogadicto y medio idiota, pero la Historia puede recordarte para siempre. Y solo tienes que alargarme esos malditos folios. Puedes reconciliarte con el público, con esos jodidos pedantes del "The New York Times", con todo el mundo.
El escritor se volvió hacia su viejo amigo y sonrió con tristeza.
-Esto me está matando, Art. Debo ponerle fin.


Y lo hizo. Con sus propias manos. Lo hizo por Sara. No recurrió al fuego. Las llamas podrían haber sido buenas para los inquisidores medievales o para aquel cabrón de Adolf Hitler, pero no para él. Le debía algo más a su obra maestra. Usó la destructora de papel de su oficina. Qué prosaico, qué vulgar. Necesitó tres intentos para introducir la primera página a través de la ominosa ranura. Folio tras folio mató la belleza. ¿Qué recordaría de aquel momento? ¿El sabor a hiel en su boca? ¿La terrible opresión en su pecho? ¿El aire negándose a llenar sus pulmones?
Hasta el aire me desprecia, se dijo. Será un crítico.
Y rompió a reir, una risa franca, clara, histérica.


Llegó a casa a última hora de la tarde. Solo el silencio lo recibió tras el umbral de la puerta. No podía resistirlo más. Estaba destrozado. Tenía que acariciarla. La tomó del primer cajón de la mesa de su estudio. La había colocado en una carpeta de plástico, una transparente Nassden&Short que le había costado cincuenta centavos en "Humphreys".
Pasó la mano sobre el papel manuscrito casi con devoción. Allí estaba. El primer borrador. El texto sin revisar de su gran obra, el primigenio.
-Sara – musitó- ¿Te imaginas que alguien lo viera? Sucio, frío, anodino, yerto. Salvo por ti. Tú iluminas su mundo gris. Perdóname, perdóname por no haber sido capaz de recrearte, de llevarte al mundo perfecto, al interior de la Rosa. Lo intenté. Dios sabe que lo intenté. Pero aquélla no eras tú. Te amo, te amo mientras transitas las callejuelas de mis renglones rotos, mientras atraviesas con tu sonrisa coqueta las aceras de las frases que no supe adjetivar, las líneas que emborroné con mi vergüenza. Tu belleza redime el lugar en el que fui mediocre, el lugar en que me odié y tú me rescataste; en ese lugar habitas, en ese lugar destellas, fugazmente, como la Rosa de Dracia, la del viejo poema. No puedo quererte de otra manera ni en otro lugar.
Me enamoré de ti imperfecta. Te amo imperfecta. Te amo a ti.
Nunca permitiré que nadie vea a la otra, y jamás, jamás te compartiré.

Y Malcolm rió, y su risa se transformó en llanto, pero ni una lágrima se derramó sobre aquellas tristes hojas. Ni una sola gota tocó la cubierta de Nassden&Short. Porque las manos de Sara se elevaron desde el papel y las recogieron todas.


No puedo. Somos escritores, y escritores somos. Perdóname Malcolm, pero no puedo.




No pudo hacerlo. Ni siquiera por Sara. Ni siquiera por ella. El temblor de sus manos, un arrebato de cordura, nunca llegó a saber qué se lo impidió realmente. O quizás sí. Porque siempre traicionaba, aun lo que más amaba. Apartó su obra magna de las voraces fauces de la destructora. Tres días más tarde un sonriente Arthur Carver volvía a tenerla entre sus blancas manos.
Malcolm jamás supo cuántos millones de ejemplares vendió, cuántas vidas iluminó, cuántos corazones logró conmover.
Porque el suyo murió el día en que publicó. Y lo enterró. Lo enterró junto a Sara, envuelto en plástico de cincuenta centavos, a la orilla de un sueño velado por un mar de azabache y plata, un sueño perdido entre las estrellas.



He terminado. No estoy satisfecho pero nada más puedo hacer. Escribo mi nombre, Jason Lock, pulso guardar y cierro el archivo.
Mañana lo enviaré. Tal vez.
No, tal vez no. Se lo debo a Malcolm. No he amado nunca y jamás seré amado, al igual que él. Lo comprendió al final, le obligué a que lo comprendiera. No tenía derecho a destruirla. Nos debemos a lo que somos.

Somos escritores, escritores somos. Creando belleza destellamos, fugazmente, como la Rosa de Dracia.




"¿Sueñas?
Y si sueñas
¿Qué mares cruzas?
¿Qué belleza anhelas?
¿Por qué lloras Pigmalión?"



Inspirado en "Sácrimo" de The_Exorcist



VEREDICTO DEL JURADO:


canopus:

Lenguaje y Ritmo
Oh, mmm.....si, si, en este sentido es notable. Ritmo y léxico engranados para narrar, soldaditos de plomo en formación. Me gusta, me gusta,

Le doy un 8.5


Originalidad
Al basarte en Sácrimo, la cosa prometía. Sin embargo, veo que te has basado "superficialmente" Exor. jugaba con una narración canalla, y con un abrupto final, y tú lo llevas más lejos, le has dado una dimensión más poética. Has hurgado en la llaga creativa, que sugería Exor. Me gusta, me gusta.

Le doy un 9

Valoración Final
Muy buen tiro literario. Justo cuando el pato remontaba el vuelo. Desde luego, se oyeron más tiros, habrá que acercarse a la presa caída, y ver de quién era el perdigón...

Le doy un 8.7


Darsha:

Valoración: La Rosa de Dracia es para mí el mejor relato, a nivel técnico, de todo el concurso. Lo que destaca en el texto es la limpieza del estilo, la riqueza en los detalles, que hacen que cada palabra, cada objeto tenga peso, contorno. Nos encontramos ahí, junto a Arthur Carver cuando apaga su cigarro, podemos sentir el sonido de la destructora de papel durante la ejecución de un amor imposible. En cuanto al estilo narrativo, vemos que es sencillo, fluido, permitiendo enganchar cada oración con la siguiente de forma elegante. La historia en sí es algo más compleja de lo que da a entender una primera y fugaz lectura, y nos habla de una pasión escondida dentro de otra, lo que nos remonta nuevamente a Pigmalión y Galatea. Tal vez sea ése el único pero, la historia que se esconde dentro del texto es demasiado etérea, demasiado impersonal como para sentirla realmente, para creerla. Un amor narcisista y egoísta, clavado en la perfección de lo que no existe, dentro de un sueño, y que por tanto no llega a atraparnos una vez acabado de leerlo. A pesar de todo, esto no impide que siga siendo un hermoso y original cuento.

Puntuación: 8,5


juan perez:

El vocabulario del autor es muy rico, además de correctas su gramática y ortografía.
No encuentro errores de tipeo.
El texto inicia sin embargo un tanto recargado, casi barroco, el lector recién empieza y necesita aire para seguir leyendo.
La persona de la segunda oración se me antoja desacertada, en tanto el "nosotros" incluye al lector, y no necesariamente debe éste compartir (al menos yo no lo comparto) que al despertarnos sintamos "ese insoportable momento en que nos buscamos a nosotros mismos, en que nos agitamos desesperados intentando aprehender nuestra consciencia"
El texto es rico en detalles significativos y dibuja con seguridad y exactitud a los personajes.
Los diálogos son creíbles, rozando apenas el estereotipo.

Un muy buen relato, con un desenlace inesperado y enigmático.

Puntuación: 9


Lobo Estepario:

Vaya por delante que doy a este relato por ganador del concurso. Eso no quiere decir que no haya estacazos, que los hay. Para empezar, el inicio (el primer párrafo) me ha resultado confuso, y por ello falto de interés. A un libro que empieza flojo se le suele dar unas páginas como margen de confianza; a un relato corto no se le da nada. No comiences un relato con una digresión que solo adquiere sentido al leer el resto (que es precisamente, cuando el lector ha olvidado lo que decía el primer párrafo). Dale comienzo con algo, aunque sólo sea una palabra, que suscite el interés inmediato del lector. No te digo mas porque sé que me entiendes de sobra, y es tu decisión de hacerme caso o de mandarme al cuerno.

Hubo sólo un momento en que me rechinó el braguero: cuando culminas una buena descripción con una comparación con Russell. Me recordó de inmediato a aquella novela infame, el Código Da Vinci, en la que el imbécil del autor describe al protagonista comparándolo con Harrison Ford. Después de leer este relato, dudo mucho que necesites de recursos tan burdos.

El tema del relato me ha parecido muy bello (aunque me es difícil creer que un escritor que gana millones y vive con la cabeza enterrada en una montaña de farlopa sea tan dado al sentimentalismo). Una cosa que no entiendo es que hayas basado el relato en Sácrimo. Aparte de que Sácrimo no me gusta y que creo que Exorcist ha parido cosas muchísimo mejores que esa, me resulta difícil establecer una comparación entre ese relato y el tuyo, fundamentalmente porque en esencia no tienen nada que ver uno con el otro. Di lo que quieras, pero La rosa de Dracia es una versión del mito de Pigmalión, muy buena versión por cierto, y es así como creo que deberías haberla presentado.

Por último, te has pasado con las palabrotas. Lo mucho cansa, ya sabes.

Felicidades.

Puntuación: 9


Rhaenys:

Un relato interesante, muy bien ejecutado, y de fábrica compleja, en ocasiones peca de un exceso de adjetivado y de una metáfora demasiado profusa, pero el resultado deja una sensación de obra trabajada y mimada, con un inesperado giro final que cierra el relato con melancólica y serena profundidad. Del relato original toma apenas la idea, recogida ya en el mito, del autor enamorado de su creación, y como en él, no explica el porqué del espectacular y pronosticado éxito de la novela en cuestión. No obstante, resulta más fácil concebir que una obra maestra contenga como protagonista un personaje femenino que un perro (esto, por otra parte, es lo que dota al texto de Exor de su carácter más surrealista y lo convierte en insólito y original). La concepción de que el personaje al fin toma vida y domina al autor, impone su criterio, desde las páginas manuscritas rechaza y rehace su destino, es algo fascinante; pero en este caso exploramos la voluntad del escritor, su código de conducta y su responsabilidad para con la propia obra y para con el público, como si de un trago amargo se tratara, como si su deber estuviera por encima de su bienestar emocional y felicidad, como si ambos estuvieran contrapuestos.

Técnicamente, el mejor relato del concurso sin lugar a dudas. Conceptualmente, una versión que da pie a la reflexión, todo ello envuelto en un lenguaje intenso y poético que embriaga, sin llegar a empalagar.


Puntuación: 9


PUNTUACIÓN MEDIA: 8,84


#2 Apostle

Apostle

    Journeyer to Venusberg

  • Staff inactivo
  • PipPipPipPipPip
  • 2404 posts

Posteado 15 April 2008 - 11:01 PM

Soberbio. Nada que hacer ante esto. Merecida victoria.
<img src="http://i38.tinypic.c...com/ofsttv.jpg" border="0" class="linked-sig-image" />

<!--sizeo:1--><span style="font-size:8pt;line-height:100%"><!--/sizeo--><!--fonto:Arial--><span style="font-family:Arial"><!--/fonto--><!--coloro:#C0C0C0--><span style="color:#C0C0C0"><!--/coloro-->¿De donde procede lo apagado de vuestros ojos? ¿Como ha hecho vuestro siglo para entumeceros de este modo? Sois la suma de todos vuestros yos previos y sin embargo parecéis indiferentes a vosotros mismos. Sois una cultura que ha nacido sin intereses, ni siquiera por sus propias heridas abismales.<!--colorc--></span><!--/colorc--><!--fontc--></span><!--/fontc--><!--sizec--></span><!--/sizec-->

<!--fonto:Arial--><span style="font-family:Arial"><!--/fonto--><!--coloro:#808080--><span style="color:#808080"><!--/coloro--><!--sizeo:1--><span style="font-size:8pt;line-height:100%"><!--/sizeo-->William Withey Gull en <i>From Hell </i>de Alan Moore y Eddie Campbell<!--sizec--></span><!--/sizec--><!--colorc--></span><!--/colorc--><!--fontc--></span><!--/fontc-->

#3 canopus

canopus

    Antediluvian

  • Moderador
  • 1595 posts

Posteado 15 April 2008 - 11:18 PM

Hombre, Rey!! Tu por aquí....

Bueno, la verdad es que has escrito un gran relato. Me quedo, sobre todo, el esbozo que hace sobre la intimidad creativa.

Saludos y felicidades!!!


#4 Eldorin

Eldorin

    In Memory of Quorthon.

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 5925 posts

Posteado 15 April 2008 - 11:21 PM

Increible, me ha gustado mucho. Tiene pasajes realmente espectaculares, felicidades.

#5 Klautz

Klautz

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1475 posts

Posteado 16 April 2008 - 01:23 AM

Ya lo dije en otro lado pero sabía que ganarías. Siempre te tengo fe y me agrada que me des la razón de este modo.
No soy viejo, soy vintage.

Y estoy siguiendoeltao

#6 Magneto

Magneto

    Maestro Supremo del Magnetismo

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 3495 posts

Posteado 16 April 2008 - 08:16 AM

Felicidades, es el mejor sin duda, una victoria merecida!.

TENGO LA MEJOR FIRMA DEL MUNDO

Spoiler

 

#7 DEEKIN

DEEKIN

    mALkaViAn

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 2493 posts

Posteado 16 April 2008 - 08:43 AM

Puede que algún día, puede que algún día... No. Para qué engañarnos ???. Nivel inalcanzable. Felicidades!!

Ne invoces expellere non possis

lrb00Ah.jpg

 
Pazuzu, gracias por la firma 

#8 Migusa

Migusa

    Antediluvian

  • Miembro DLAN
  • PipPipPipPipPip
  • 1188 posts

Posteado 16 April 2008 - 09:30 AM

Felicidades Reeeeeeeeyyyyyyyy!!!!

#9 tarshiss

tarshiss

    Neonato

  • Miembro
  • PipPip
  • 238 posts

Posteado 16 April 2008 - 10:57 AM

felicidades rey, me ha gustado mucho, de verdad!
eres un crack! ???
"La belleza nace del corazón, y se derrama por los dedos del ceramista".

#10 REY_CARMESI

REY_CARMESI

    Rex Coronati

  • Moderador Global
  • 5178 posts

Posteado 16 April 2008 - 05:40 PM

Sobre “La Rosa de Dracia”.

El inicio, el comienzo.
- Lo he dicho ya varias veces. Yo busco a un lector. No es elitismo, es afinidad. Nada le daré que yo mismo no soporte. Pero no busco a cualquier lector. Busco a un lector. Quien lea la primera frase y no pueda con ella que no siga, quizás sea mejor que no siga. Si la primera frase le aburre yo no estoy para acunarle. Pero si la primera frase le extraña, le deja sin aliento y aun así ha despertado en él algo de curiosidad, algo de fascinación, y sigue, y porfía, y no se rinde es porque ama lo extraño, la promesa de lo inesperado. Si no tiene miedo a olvidar porque es capaz de releer, de recordar, entonces he encontrado a mi lector y, si quieren las musas, él una obra que pueda agradarle.
Lobo, la primera vez que entré en Dlan la página tardó en cargarse. Si hubiera pasado de ella no estaría hoy escribiendo esto, ni escribiendo quizás. ¿La página estaba mal hecha o era fallo de mi conexión? No lo sé, no me importa.
Hace poco leí una entrevista a un autor suramericano (siento no recordar el nombre) que se quejaba de que autores muy técnicos los hay, muchos y muy buenos, pero autores “distintos”, “originales, “que toquen fibras” de esos, de esos no tantos.

-El significado. (Juan Pérez): Al despertar, nuestra conciencia tarda una fracción de segundo en “tomar los mandos”, en “llegar al puente, a OPS”, y solo entonces todo vuelve a su sitio: los recuerdos, la consciencia… En algunas personas esa fracción es tan infinitesimal que no notan nada, otras (yo entre ellas) han llegado a “notar” ese instante de vacío, de búsqueda. Pero esa búsqueda existe, aunque no la percibas, y se da en todos nosotros, de ahí ese “nos buscamos a nosotros mismos”. Con esa frase intento que el lector comparta un momento íntimo y común con el protagonista al que estoy presentando: ¿Qué momento más íntimo que el despertar?
Y continúo. Según Descartes “Pienso, luego existo”. Según Hume “Pienso, luego los pensamientos existen”. Pero en ese instante de búsqueda que he descrito, si aun yo no soy YO ¿Quién soy? Si estuviera durmiendo de cara al cielo y al abrir los ojos fuera esto lo primero que viera, y el cielo llenara mi mente antes de que YO lo hiciera. ¿Quién sería yo? ¿Quizás uno con el cielo? Y un instante después, cuando mi YO se impusiera, el cielo volvería a ser el cielo, algo distinto y yo perdería ese cielo. Me pareció una forma original de presentar a Malcolm, entre el sueño y la vigilia, uno con el cielo, libre en un primer momento de sus dudas, de sus miedos, de su obra, de Sara. Y a la vez introducir una referencia onírica que recuperar al final para sembrar la duda sobre el final de Malcolm, su final como “personaje”. Y así lo presento, libre, aunque sea por un instante tan fugaz como la vida de Rosa de Dracia. Porque la fugacidad es otro de los temas de este relato, que raro que ninguno lo hayáis comentado.

- El relato continúa. Y podemos ver que en su mayor parte (salvo el párrafo que tiene lugar en NY) está rodeado por un aura poética, evocadora, casi lírica. Eso es debido a dos razones:
1. Y más importante. Es la parte de Malcolm, la parte de Pigmalión, la parte del artista. Casi un ensueño.
2. Un pequeño homenaje a los mitos clásicos. Señores, “Las metamorfosis” de Ovidio está escrita en verso, es pura lírica. ¿Y “La Eneida”? ¿Ya no se acuerdan los de letras: dáctilo, espondeo, dáctilo, espondeo?

- Bertrand Russell. En esta obra creo no haber abusado de la descripción física. No sabemos como es Malcolm. Arthur Carver tenía que ser descrito. Pero yo nunca digo “Arthur Carver tenía el pelo blanco y… uff, me he jartado de describir, y no se como continuar… bah, se parecía a Bertrand Russel y ya está”
No he leído “El Código da Vinci”. A veces si algo nos disgusta lo vemos en todas partes. Yo no he dicho que Arthur Carver se pareciera a Bertrand Russel. He dicho que a “Malcolm le recordaba a Bertrand Russell” Con ello no solo quiero transmitir la imagen de alguien regio, augusto e imponente. La frase no se limita a lo físico, es la única pizca de evocación de ese fragmento (porque procede de Malcolm) ¿qué pretende evocar?
Bertrand Russell es uno de los exponentes más claros de un tipo de pensamiento que trata de acercar la filosofía al empirismo puro, a la lógica de precisión matemática.
La escena de NY no es onírica, es realista. Es la escena de Arthur Carver. Solo hay que leer su alocución, su ruego. Expone con racionalidad, es la voz de la razón, la precisa voz de la lógica, de la cordura, desde su primer “¿De qué demonios estás hablando?”
Creo que no debería subestimarse la importancia de Carver en el relato. ¿Quién nos dice que no es su “ruego”, que no son “sus razones” a través de la cuales el autor tras el autor decide el fin real de “La Rosa…”?

-¿Por qué en Sácrimo? Porque es la verdad. Las bases del concurso especificaban que el criterio de la inspiración podía ser lo más amplio posible. “La Rosa…” comparte el planteamiento inicial de “Sácrimo”, incluso su estructura. El final los convierte en algo completamente distinto. Pero de eso se trataba ¿no? No se trataba de “contar” otra vez una historia, sino de recrearla a la vez parecida y distinta.
Lobo, dices que “Sácrimo” no te gusta. Las bases solo pedían que te inspirases en un relato. Hay quién ha presupuesto que si te inspiras en un relato es porque ese relato te ha gustado. Craso error. Craso error. Eso no tiene por qué ser así, ni mucho menos.
Hacia la mitad de mi lectura de “Sácrimo” vi clarísimo el final, la vuelta de tuerca que yo le daría. Así nació “La Rosa…”. Evidentemente “Sácrimo” fue por otros derroteros. Escribí el relato aquella misma noche. En ese momento que este concurso fuera a versar sobre “mitos” no era más que una propuesta. Para cuando la organización lo confirmó, “La Rosa…” ya estaba escrito. No envié el texto hasta bastante después. Tuve mis razones.
No, no indiqué: “Basada en Pigmalión” entonces. Creo que si lo hubiera hecho habría destripado el final en parte, algún avezado lector (Dar…) habría podido imaginar quién o qué era Sara. Jugué la carta de Sácrimo.

-El final. (Juan Pérez) Pigmalión se enamora de Galatea porque es bella, perfecta. Sara no es perfecta, quizás ni siquiera sea la protagonista de “la obra” de Malc. ¿Pero es que acaso nos enamoramos de seres perfectos, no asumimos a quien amamos aun con sus imperfecciones? Malcolm no es un gran autor. No recuerdo ahora quien ha dicho que es un autor de éxito o que gana millones. Me huele a turrón ¿El Lobo?
Hablo de su malograda existencia, vive en la casa que fue de su madre, Arthur habla de que puede “reconciliarse” con la crítica, “con todos”. Malcolm es un escritor mediocre que de forma torcida y enfermiza se enamora de un personaje que, de alguna extraña manera, es real para él, en su mente. Su mente o quizás su imaginación hace las veces de la diosa del mito. Eso no es narcisismo, es amor. Y ese amor le lleva a cultivar un borrador mediocre para lograr una obra maestra. Una obra perfecta en la cual, sin embargo, pierde a Sara, pierde la esencia que le enamoró. Es posible que Sara, la que él amaba, solo “funcionara”, “fuera ella”, en el contexto de la versión mediocre. Ahí está el dilema, y el “quid” del relato, la tragedia de Malcolm, lo que “le está matando”. Juan, no lo veo impersonal. Lo veo insano, torcido, roto. Acabo ocultando esa desdicha con el manto del olvido y del sueño, pero solo al final. Honestamente ¿puede ser que hayas entendido el relato de otra forma?
Y finalmente Jason Lock, el autor tras el autor. A diferencia de Malcolm él si opta por la segunda versión dentro del “meta relato”, la visión fractal. Rhaenys, le atribuyes, me parece, unos móviles demasiado nobles. Hablas de responsabilidad hacia su obra y sus lectores. Yo no lo creo. Su obra es “La Rosa…” que no es, ni mucho menos, perfecta. La que es perfecta es la obra de Malcolm. Lo que tu llamas “trago amargo” para mi es remordimiento. Y siente remordimiento aquél que sabe que ha hecho algo malo.
El autor de fondo no puede concebir que la gran obra no se publique y traiciona a Malcolm igual que este traicionaba todo cuanto amaba. Al “obligarlo” a publicar lo destruye, solo le otorga la piedad de difuminar ese dolor. ¿Qué inspira esa decisión de Jason? ¿Responsabilidad? ¿O celos? Celos de alguien capaz de sentir un amor tan profundo como imposible, celos de quien ha logrado la Perfección, de quien tiene a su alcance lo que Carver aventuró: La Inmortalidad, la Grandeza.

PD Jason Lock es el pseudo con el que publico en Sedice.com.
Todas las referencias, incluso el verso final son de mi cosecha, fictas, salvo las ciudades de San Diego y Nueva York y la referencia a Russell y el “The New York Times”.


Por ahora nada más. Gracias por leerme y por este premio.

Editado por REY_CARMESI, 16 April 2008 - 05:56 PM.

Imagen posteada

#11 juan perez

juan perez

    Elder

  • Miembro
  • PipPipPipPip
  • 578 posts

Posteado 16 April 2008 - 06:15 PM

¡Ay, Dios! me has abrumado Rey, voy a necesitar tiempo para leer todo ésto.
Saludos, Juan.

Un autor que no soporta las críticas es y siempre será un hombre que sufre.

 

Aureliano Juan Pérez Acosta.


#12 Lobo Estepario

Lobo Estepario

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 287 posts

Posteado 17 April 2008 - 10:14 AM

Bueno, vale, aceptamos lo de Rusell como animal acuático, ya que es cierto que lo pusiste en mente de uno de los personajes. Pero no me bajo de la burra con lo del primer párrafo: no digo que elimines esa digresión de tu relato, sino que lo introduzcas mejor. Dirás lo que quieras, pero Borges, por poner un ejemplo, es un autor complejo no apto para cualquiera, y no conozco ni uno sólo de sus relatos de ficción al que no dé comienzo con una frase que atraiga de inmediato el interés del lector y le sitúe directamente en el medio de la acción. Y como ese, infinidad de autores consagrados. Te lo advierto desde un punto de vista práctico: si sólo escribes como forma de ocio, y para lectores en cierto modo "selectos", entonces adelante y no digo más. Si no es así, y quieres ir mal allá, no creo que te puedas permitir prescindir de toda crítica que se te haga.

De todos modos, ya lo has visto: cinco fulanos dedicados en cuerpo y alma a buscar defectos en tu relato, y no hemos encontrado mas que defectos menores.

Saludos

Editado por Lobo Estepario, 17 April 2008 - 10:49 AM.

"La estupidez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás."

Voltaire

#13 REY_CARMESI

REY_CARMESI

    Rex Coronati

  • Moderador Global
  • 5178 posts

Posteado 17 April 2008 - 10:47 AM

Nops, con "La Rosa..." no voy a sacar dinerillo, (tendria que darselo al Exor) ja,ja. No voy a tocar este relato, pero eso no quiere decir que no tome nota de lo que me has dicho. "La Rosa..." es que, no se explicarlo, es... no la voy a tocar. Pero te aseguro que no voy a empezar ningun relato mas "fusilando" al lector.

No soy insensible a las criticas y el hecho de que a veces no actue conforme a ellas no quiere decir que no las aprecie y que no reflexione sobre ellas o, en el fondo, cambien algo en mi. Hace cuatro dias Darsha me tiro de las orejas por una frase un pelin pasada de rosca en el capitulo final "Mnemoneous" y la corregi al punto. En otra me propuso una alternativa que acepte inmediatamente porque le quedo soberbia. A mi es que me pesan pocas cosas, soy un lector muy sufrido y tiro hacia la evocacion y cierto barroquismo. ¿Que le voy a hacer?

En cualquier caso, cualquier lector mio creo que valorara que "La Rosa..." es menos densa, menos sobrecargada y gongorina que "Perfección" por ejemplo.


PD Soy un autor "aficionado". Pese a lo que podais pensar (Lucius Vicious) lo primero que escribi fue "Perfección", llevo escribiendo (¿siete meses?) Para mi escribir "en serio", para publicar, es algo que hasta hace tres meses ni se me pasaba por la imaginacion (hasta que alguien vinculado a una revista o publicacion de internet se intereso por "Sombras del Alma", sin comentarme por cierto nada sobre el estilo, manifestandome que su interes se habia despertado por lo "distinto" que habia visto en su resolucion). No he estudiado literatura ni periodismo, ni acudido a "talleres literarios". Aun a dia de hoy no tengo decidido si quiero escribir fuera de un ambito reducido. No se, tiempo al tiempo.
Imagen posteada

#14 Lobo Estepario

Lobo Estepario

    Ancillae

  • Miembro
  • PipPipPip
  • 287 posts

Posteado 17 April 2008 - 10:54 AM

Pues deberías ir pensando en ello, "porque tu lo vales". Supongo que te habrás pasado por los foros de sedice.com; si no es así, te los recomiendo: hay gente que está por estar, pero también hay críticos muy finos, y postea gente que ya está publicando (creo que el premio Minotauro anda en ese foro).

Saludos
"La estupidez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás."

Voltaire

#15 REY_CARMESI

REY_CARMESI

    Rex Coronati

  • Moderador Global
  • 5178 posts

Posteado 17 April 2008 - 10:57 AM

Otra cosa. Detecto en ti, Lobo un cierto... ¿como decirlo?... encorsetamiento, ligamen a una estructura preconcebida, a unas leyes cuadriculadas. Pareces orientado al publico, a captarlo, a darle lo que quiere, a escribir para el: "Los relatos hay que comenzarlos asi", "Tales adverbios no se utilizan", "si tal ocurre entonces pasa esto". Pareces llevar una Biblia del escritor bajo el brazo. Ojo, esto no es una critica, quizas esa Biblia contenga la Verdad, o al menos una gran parte de ella.

Pero.

Debes comprender que tambien han existido autores "intimistas", autores que nunca pensaron escribir para los demas, sino expresar para si lo que tenian en el interior pugnando por salir. Autores que mas tarde han sido descubiertos y no por lo antes dicho menos apreciados. Quizas no han hayan llegado al gran publico, quizas sean dificiles de leer, pero ahi estan, forman parte de la literatura, un desafio para quien desea adentrarse en otro espiritu.
Imagen posteada



Responder



  


A Bragol. Tus amigos te echan de menos.