Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

RELATO DEL CONCURSO: Veredicto


1 respuesta al tema

#1 Apostle

Apostle

    Journeyer to Venusberg

  • Staff inactivo
  • PipPipPipPipPip
  • 2404 posts

Posteado 01 August 2006 - 07:29 PM

Veredicto

Había matado a su hermano. Había atravesado su corazón con el frío acero de su espada y luego removido la hoja de su cuerpo moribundo. Había quitado la mirada humedecida mientras escuchaba el último hilo de voz que salía de esos labios trémulos. Todo había pasado tan rápido, la noche se cerraba sobre ellos y se escuchaba el ulular de los búhos entre la espesura.

- ¡Denial! ¡Denial! ¿Dónde estas?- la voz de una mujer se dejó escuchar en el silencio- ¿Qué ha pasado?- no pudo continuar, ahí estaban ambos, Denial junto al cadáver traspasado de su propio hermano.

- Debemos irnos, vendrán más y no tendrán piedad- Denial se dirigió a ella, con la vista baja- ¿Estas bien? Adalai, nos mataran en cuanto nos vean.
- Entiendo, alejémonos de aquí tanto como podamos.- estrecho su vientre mientras se volvía a carro que los esperaba.

Denial azotaba con furia las ancas de los caballos mientras avanzaban raudos por un camino olvidado. Sólo por segundos se permitía pensar en la mujer que aguardaba sentada dentro del carro. La amaba tanto, desde el primer día que la viera, ya hace un año cuando llegó con la comitiva rescar.

El zumbido de una flecha lo saco de sus recuerdos, uno de los caballos resultó herido en el cuello, levantándose sobre sus patas traseras, relinchando del dolor. Esa flecha vino acompañada de muchas más y pronto los caballos yacían muertos y el carro rodeado de soldados y arqueros. Denial saltó desde donde estaba con su espada, aún ensangrentada, desenfundada.

• Vamos, sé que eres un joven inteligente, no queremos hacer locuras aquí, ¿eh?

• Capitán Feghra Mifión, jamás imagine que precisamente usted…

- ¿Qué yo qué? Eres tú quien me sorprende, Mirght Denial, huyendo así con esa mujer rescariana. Pero ahora tú, ya no hay vuelta atrás para ti, he visto lo que has hecho junto a la entrada- Feghra movió la cabeza indignado- ahora tendremos que matarte a ti y a esa desertora, aunque de todas formas, iba morir mañana, sólo has conseguido adelantar la sentencia.

- Jamás lo permitiré- Denial levantó su espada, pero antes de poder hacer algún movimiento, una flecha penetró por su costado, cortándole la respiración.

- De donde vino esa hay muchas más, ¿Sabes? Pero el veneno surtirá efecto antes de que necesitemos otra.

Su vista comenzaba a tornarse borrosa y las piernas le flaqueaban, giró y dio unos pasos más, antes de caer apoyado en el marco de la ventana del carro. Adalai lo estrechó con fuerza y sus ojos lloraban.

- Denial, Denial, no te preocupes, no te preocupes por nosotros. Así es, llevo un hijo tuyo en mis entrañas. Has hecho cuanto has podido y aunque nos quiten la vida, ya nada podrá separarnos.

El rey Ferembernitudh se encontraba cómodamente sentado en su trono, comiendo pulpa de fruta perlada mientras el capitán Feghra se presentaba junto a él, acompañado por un grupo de soldados que traían a Denial, que poco a poco íbase recuperando de los efectos del veneno.

- Buen trabajo, Mirght Feghra Mifión, esperemos que con sus acciones se lave aunque sea un poco el mancillado honor de la casa de Fugh. ¿Los habéis capturado a los dos?

- Se ha hecho como ha ordenado, oh altísimo señor.- Feghra hizo una ligera reverencia.

- Nunca he estado de acuerdo con el pueblo rescar en cuanto a sus rituales, pero son un pueblo peligroso y sus conocimientos de lo arcano siempre nos han resultado beneficiosos. No podemos dejar que esta joven escape, aunque la situación resulta bastante tentadora. Mirght Ferinath, ¿Cuáles son los cargos contra Mirght Denial? Tengo entendido que es vuestro hijo.

- Así es, oh señor- un hombre muy alto y seco, como quien ha vivido en el desierto toda su vida, se levantó de su asiento, sin expresión en su pétreo rostro- Pero ya no lo considero mi hijo. Se le imputa el ayudar a huir a la rescariana que estaba bajo nuestro cuidado. En el proceso mató a varios hombres, incluido Fenerith, su propio hermano.

- No cabe duda que la condena sería la muerte, ¡Ah traicionado a todo el reino de Fugh!- un miembro de consejo las 400 cabezas se levanto airado.

- Habláis bien, así ha de ser, sin embargo- el rey se inclinó y miro fijamente a Denial, quien le devolvió la mirada- sin embargo, dime ¿Qué estas dispuesto ha hacer para que ella no muera?.

- Todo-respondió sin dudarlo, casi fieramente.

- Entonces- acomodándose en sus cojines y tomando otro trozo de fruta perlada- creo que podemos llegar a un acuerdo. Ella vivirá en cuanto tú obedezcas en todo lo que se te ordene, no olvidemos que perteneces a la segunda casta y ciertas consideraciones deben ser tenidas. Si aceptas, olvidaras tu nombre, quien eres y servirás en todo. Tampoco podrás verla, hasta que tus actos borren tu traición. ¿Entendido?

- Si, lo entiendo

- Pero, ¡Señor! Las leyes establecen que…

- ¡Yo soy la ley! He hablado, retírenlo de mi presencia.

El capitán hizo una última reverencia y se alejó con sus soldados.

- Oh, altísimo señor, si se me es permitido preguntar- levanto la voz el padre de Denial- ¿Cuánto le tomara ser perdonado?

- Toda la eternidad- respondió con una sonrisa el rey, mientras devoraba un último pedazo de pulpa.

* * *

No se movió por largo tiempo. El viento desordenó sus cabellos y azotó su rostro, negras aves volaban sobre su cabeza, extendiendo su vuelo a la pradera y una solitaria lágrima cayó por su rostro curtido. La niebla que se arremolinaba alrededor de su caballo traía el hálito de los cadáveres y el del fuego, el fuego que, voraz, lo había consumido todo. Pronto llovería y se borrarían con el tiempo las huellas que demostraran que ahí había existido algo, algo que se marchitaba, tan velozmente como el corazón de ese hombre que observaba apesadumbrado desde su montura.

-¿Por qué? ¡Por qué lo hiciste!- Un joven mirgans surgió entre la niebla, sus ropas estaban reducidas a harapos y lucía quemaduras por todo el cuerpo- ¡Baja aquí, so cobarde!

Denial, le dirigió una última y lánguida mirada, antes de traspasarlo con su espada.



PUNTUACIONES Y COMENTARIOS DEL JURADO:


Alexandra
Puntuación: 6.75
Me ha parecido una buena historia, aunque sinceramente, le falta algo más de “alma” para llegar a ser genial, algo más de “ornamentación” en los sentimientos que describes lo habría hecho más trágico y emotivo, que al fin de cuentas, es lo que entiendo como nudo central del relato. Muy buena de todas formas.

Fandhir

Puntuación: 8.3
El melodrama tiñe este relato. Me ha gustado, tiene muchos pasajes del mismo muy interesantes, y está bien narrado.

Apostle
Puntuación: 6.60
Bueno, el esfuerzo para llevarlo a cabo no te lo va a negar nadie. Te has trabajado la historia y la acción está bien reflejada, pero no acaba de enganchar. Tal vez porque los diálogos forman el 90 por ciento del texto y eso, a no ser que se trate de una obra de teatro, dificulta horrores la lectura.

Judas
Valoración inicial: 5
Estructura: 0,8
Lenguaje: 0,5

Puntuación total: 6,3

El mayor defecto de este relato es lo increíblemente previsible que es.

Immortality

ort: 1
tec: Muy bien armada: 3
orig: Tengo que decir que al leer el nombre del rey no he podido parar de reirme pensando en lo mal que lo escribiría si fuera un nick del foro XDD: 2
sent: El final me dejó pensando, algo ahí en la trama no termina de encajar, pero aún así la historia es muy bonita. Me gustan las tragedias: 2

Puntuación total: 8

Jesugandalf
Puntuación: 6.9

PUNTUACIÓN MEDIA: 7.14

<img src="http://i38.tinypic.c...com/ofsttv.jpg" border="0" class="linked-sig-image" />

<!--sizeo:1--><span style="font-size:8pt;line-height:100%"><!--/sizeo--><!--fonto:Arial--><span style="font-family:Arial"><!--/fonto--><!--coloro:#C0C0C0--><span style="color:#C0C0C0"><!--/coloro-->¿De donde procede lo apagado de vuestros ojos? ¿Como ha hecho vuestro siglo para entumeceros de este modo? Sois la suma de todos vuestros yos previos y sin embargo parecéis indiferentes a vosotros mismos. Sois una cultura que ha nacido sin intereses, ni siquiera por sus propias heridas abismales.<!--colorc--></span><!--/colorc--><!--fontc--></span><!--/fontc--><!--sizec--></span><!--/sizec-->

<!--fonto:Arial--><span style="font-family:Arial"><!--/fonto--><!--coloro:#808080--><span style="color:#808080"><!--/coloro--><!--sizeo:1--><span style="font-size:8pt;line-height:100%"><!--/sizeo-->William Withey Gull en <i>From Hell </i>de Alan Moore y Eddie Campbell<!--sizec--></span><!--/sizec--><!--colorc--></span><!--/colorc--><!--fontc--></span><!--/fontc-->

#2 Salube

Salube

    Ancillae

  • Miembro DLAN
  • PipPipPip
  • 378 posts

Posteado 01 August 2006 - 11:20 PM

ME gusta, pero me ha costado entenderlo, quizás debiera leerlo con más calma... de todas formas, la parte central es la que más me ha interesado, y también la descripción del monarca.
DOGMA INMUTABLE:

Así es .
Así fue.
Y así será siempre.





Responder



  


A Bragol. Tus amigos te echan de menos.