Saltar al contenido

Más en DLAN: Nuestras Traducciones | Otras Traducciones | Mods y modding | Revisiones y Guías | Videojuegos | Arte | Literatura | Rol y Rol por foro e IRC | Mapa de la web
Foto

RELATO DEL CONCURSO: Libro de Athrel


2 respuestas al tema

#1 Apostle

Apostle

    Journeyer to Venusberg

  • Staff inactivo
  • PipPipPipPipPip
  • 2404 posts

Posteado 01 August 2006 - 05:44 PM

Libro de Athrel

Pasajes de la segunda Era

“Ignoro cual será el día y el momento exacto, pero sé que no está lejano. Hoy, en mi lecho de muerte y cansado ya de vivir, siento el deber de narrar la historia de mi otrora brillante Estirpe, aquella que un día destacó sobre todas las demás.
No sé si queda esperanza alguna para este mundo, pues ni siquiera nosotros fuimos capaces de detener el mal que desencadenó la decadencia de los primeros nacidos. Mas no permitiré que la verdad muera conmigo, y éste será mi legado.
Siento cómo escapan los últimos vestigios de vida de mi anciano cuerpo con cada palabra que logro esbozar en éste decrépito pergamino… el tiempo apremia, y sé que no dispongo de mucho.”


(...)

Para comprender realmente lo que pasó, debemos remontarnos a una era en la que la humanidad aún era muy joven, ya que la batalla que decidió su destino no se libró en las tierras de Akhantha, sino en los Reinos de los Cielos.
Al principio fueron cinco los Arcángeles Guardianes del orden y la Paz; Aelial, Ilugaeth, Melkhoal, Helvereth y El Gran Athrel.
De entre las razas de la tierra, los más parecidos a ellos fueron los Hombres, y los lazos que unieron a ambos reinos crecieron fraternalmente durante cientos de generaciones.
Cuentan que de entre los arcángeles protectores, el más joven fue el más poderoso, y aunque era inmortal como sus hermanos, sus sentimientos se asemejaban mucho a los de los hombres, pues era capaz de crear y amar. Pero esa libertad también le permitió conocer el odio, y sabiéndose el ser más poderoso de la creación, Ilugaeth no se resignó a acatar las órdenes de sus hermanos y traspasó los umbrales del cielo.
Dicen que le gustaba mezclarse con los humanos, y convivió largos años entre ellos.
Aprendió a cultivar sus campos y a recoger las cosechas, y se dio cuenta de que la mayoría de ellos ignoraban por completo cualquier otra existencia que no fuera la suya propia.
Envidió su libertad por encima de todas las cosas, y los odió profundamente, pues se dio cuenta de que aunque la vida de los mortales era insignificante en comparación a la suya, él nunca llegaría a ser uno de ellos, y por lo tanto jamás sería libre, viviría por siempre atado a su destino divino y a la voluntad de sus hermanos, y el cielo le pareció una horrible cárcel.
Revelándose contra su naturaleza y destino, logró huir para siempre del cielo junto a su amada hermana Aelial, y desapareció de la faz de Akhantha durante más tiempo del que ningún ser sea capaz de recordar.
Lo que fué de Ilugaeth y Aelial durante aquel tiempo hace siglos que se perdió en los anales de la historia, pero los grandes señores de nuestra orden aseguran que los Guardianes encontraron la forma de dejar a un lado su divinidad y convertirse en meros mortales. Adentrándose en los senderos de la oscuridad, sus poderes divinos les permitieron dominar las más poderosas fuerzas arcanas. Haciendo uso de todo su poder, Ilugaeth logró extirpar el último aliento divino del cuerpo de su hermana, pero una vez más, la desdicha quiso entrar en escena para sembrar definitivamente la semilla del mal en el Guardián.
Según la leyenda, momentos antes de que Aelial pudiese completar el ritual con Ilugaeth, las huestes humanas al servicio de Athrel y sus hermanos irrumpieron guiados por un ejército de Serafines dispuestos a acabar con el mal que se había desatado.
Ilugaeth quiso defender a su hermana, pero Aelial murió en el acto y sin remedio en su nueva condición de mortal. Cuentan que las lágrimas derramadas por su hermana marchitaron la tierra, y que sus lamentos llevaron a la locura a todos aquellos que los escucharon.
En ese preciso instante murió toda la humanidad que algún día albergó el cuerpo del guardián, junto con sus sueños de libertad, y nació Nagrel.
La Bestia.
Incluso el habitante menos ducho en la historia de Akhantha ha oído hablar de los albores de la Primera Era y el azote del Nigromante.
Durante cientos de generaciones, ejércitos de necrófagos asolaron nuestras tierras, y aunque conseguimos aplacar al mal, nunca erradicamos su semilla. Solo ahora conozco el motivo.

(...)

“Hace ya meses que puedo sentir su presencia, les oigo murmurando entre las sombras, saben que ha llegado su momento. Las voces estridentes y ensordecedoras penetran en mi mente como miles de agujas al tiempo que el terror se apodera de mi cuerpo.
Este es el legado de Adriel, hijo de Mezual, hijo del Serafín Gaethael, hijo del Gran Athrel, último superviviente de los descendientes de los Ilugen, guardián de guardianes, custodio de La Bestia.
Siento que el tiempo se me acaba, y al final de mis días veo como la labor de todos mis antepasados se desmorona como una montaña de arena en mitad de la tormenta, y todos mis temores se hacen realidad.
La presencia de Nagrel no pasa ya inadvertida para ninguno de nosotros, y la catastrófica premonición de un mal venidero está cada vez más latente en nuestros corazones.
Siento cómo una nueva y única fuente de oscuridad se fortalece y reagrupa en el Sur, y la muerte cubre ya sin remedio estas tierras baldías.
Mis sospechas se fundamentan y reafirman a cada momento que pasa: Los señores a los que tan fielmente hemos servido siempre son en realidad el mal contra el que creíamos luchar.
Largo tiempo hemos aguardado este momento, pero ya no hay esperanza, hemos fracasado, pues por las venas del Nigromante corre nuestra propia sangre.
No cabe duda alguna: Hemos sido traicionados.”

Ibon Enriquez Urcelay (Dragonsbane)


PUNTUACIONES Y COMENTARIOS DEL JURADO:


Alexandra
Puntuación: 7.50
Muy bueno, tanto en lo que se refiere a la técnica como al contenido, fácil de leer, ameno, con un lenguaje variado y cuidado sin caer en ser cargante. La historia no es en si misma excesivamente original, aunque si lo es su planteamiento. Igual son cosas mías, pero noto cierto toque “Dunsanyano” o “Lovecraftiano” : ), de todas formas el relato tiene un estilo indudable.

Fandhir
Puntuación: 8.2
Me agrada el tinte "bíblico" que rodea a este relato, y está contado de una manera que engancha.

Apostle
Puntuación: 5.52
No está mal escrito pero adolece un poco de originalidad. Has querido crear un universo demasiado complejo en un espacio muy reducido, aderezándolo con una montaña de nombres que desconciertan por completo al que lo lee. Un poco mas de sencillez no habría ido nada mal.

Judas
Valoración inicial: 4
Estructura: 0,6
Ortografía: 0,5
Lenguaje: 0,5

Puntuación total: 5,6

Nota: El único relato de ángeles que hay en el concurso. No obstante, el argumento no se aleja lo suficiente de la línea general de los demás como para ser considerado original.

Immortality
ort: 1
orig: Otra vez la biblia noooo: 1
tec: Muy bien escrito, muchas gracias por la separación de párrafos y la letra cursiva cuando es necesario: 3
sent: Lo siento, el árbol genealógico se me ha hecho muy pesado: 1

Puntuación total: 6

Jesugandalf

Puntuación: 7.7

PUNTUACIÓN MEDIA: 6.75

<img src="http://i38.tinypic.c...com/ofsttv.jpg" border="0" class="linked-sig-image" />

<!--sizeo:1--><span style="font-size:8pt;line-height:100%"><!--/sizeo--><!--fonto:Arial--><span style="font-family:Arial"><!--/fonto--><!--coloro:#C0C0C0--><span style="color:#C0C0C0"><!--/coloro-->¿De donde procede lo apagado de vuestros ojos? ¿Como ha hecho vuestro siglo para entumeceros de este modo? Sois la suma de todos vuestros yos previos y sin embargo parecéis indiferentes a vosotros mismos. Sois una cultura que ha nacido sin intereses, ni siquiera por sus propias heridas abismales.<!--colorc--></span><!--/colorc--><!--fontc--></span><!--/fontc--><!--sizec--></span><!--/sizec-->

<!--fonto:Arial--><span style="font-family:Arial"><!--/fonto--><!--coloro:#808080--><span style="color:#808080"><!--/coloro--><!--sizeo:1--><span style="font-size:8pt;line-height:100%"><!--/sizeo-->William Withey Gull en <i>From Hell </i>de Alan Moore y Eddie Campbell<!--sizec--></span><!--/sizec--><!--colorc--></span><!--/colorc--><!--fontc--></span><!--/fontc-->

#2 Salube

Salube

    Ancillae

  • Miembro DLAN
  • PipPipPip
  • 378 posts

Posteado 01 August 2006 - 11:11 PM

está muy bien escrito, pero estoy de acuerdo con Apostle, es un mundo demasiado complejo para sólo dos páginas, lo que hace q te quedes con ganas de mas, quizás podías pensar en una continuación.
DOGMA INMUTABLE:

Así es .
Así fue.
Y así será siempre.



#3 Dragonsbane

Dragonsbane

    Humano

  • Miembro
  • Pip
  • 2 posts

Posteado 15 August 2006 - 04:56 PM

Gracias por interesarte por el relato, salube, y mil perdones por la tardía contestación. La verdad es que ni tu ni Apostle os equivocais. El relato que expuse no es sino una síntesis de una de las historias que componen El Libro de Athrel, un ensayo que empecé a escribir hace mucho tiempo.

El proyecto original era crear un trasfondo para una partida de rol, que con el tiempo fué creciendo en contenidos e ilusión y se convirtió en una historia, la historia de una tierra.

Siento de veras que el argumento del relato resultase insidioso y carente de originalidad. Afortunadamente, las críticas que se han escrito sobre él han sido completamente constructivas y es un orgullo contar con las opiniones de gente como vosotros.

Editado por Dragonsbane, 15 August 2006 - 04:57 PM.




Responder



  


A Bragol. Tus amigos te echan de menos.